Cómo fue que las internas de My Chemical Romance inspiraron ‘The Umbrella Academy’

Gerard Way empezó a escribir el cómic antes de que se separara el grupo. Ahora es un programa de Netflix
Gerard Way empezó a escribir el cómic antes de que se separara el grupo. Ahora es un programa de Netflix Crédito: Christos Kalohoridis/Netflix
(0)
28 de febrero de 2019  • 10:53

The Umbrella Academy se lee como una catarsis. Hace casi 12 años, Gerard Way lanzó el cómic en Dark Horse en la cima del éxito de My Chemical Romance. A lo largo de seis números, Way canalizaba la disfunción y los desacuerdos cada vez mayores de su grupo de la vida real en la historia ficcional de siete chicos adoptados con superpoderes sufriendo una infancia opresiva, con un padre recientemente fallecido. Eran clásicos arquetipos de X-Men empapados de kerosén, y vistos a través de un prisma psicodélico.

Surrealista, dinámica y personal, The Umbrella Academy: Apocalypse Suite estaba repleta de niños asesinos que hablaban de chimpancés y de solos de violín que podían terminar con el mundo pero, en el centro, el cómic se trataba sobre los modos en los que los miembros de una familia pueden dañarse irrevocablemente entre sí, y cómo se supera ese dolor. "Nosotros [My Chemical Romance] estábamos en una olla a presión, por la fama y la celebridad, y los personajes experimentan eso en el cómic y en el programa", explica Way acerca de su creación.

Tras años en el limbo de la fase de desarrollo y el limbo de las películas, The Umbrella Academy encontró un hogar en Netflix . Ahora, el máximo desafío es mostrar la humanidad detrás de los personajes principales con cuerpos de gorilas alienígenas (Spaceboy) y los adolescentes asesinos que viajan en el tiempo (Number Five). En conversación telefónica, Way describe la creación del cómic, cómo su música informó la historia y cómo la paternidad está cambiando su escritura.

¿Dónde se originó la idea de la Umbrella Academy?

La filosofía que yo aplico a todo el arte que hago es que hay que hacer algo que te gustaría leer o ver, algo que sentís que no existe como vos lo ves en tu cabeza, algo que sólo puede contarse a través de tu lente. En los cómics, yo no había visto nada como The Umbrella Academy. Veía muchas cosas comprometidas con la continuidad, que llevaban 50 años, historias que habían durado tanto, pero nada que arrojara a los lectores a un territorio más profundo, y que les diera lo bueno de inmediato.

¿Cuáles eran los cómics de tu infancia que eran como tus biblias?

El primer cómic que recuerdo que me enganchó y que compré por mi cuenta fue X-Men de Chris Claremont y Marc Silvestri. Eso tiene una influencia enorme en lo que yo hago en Umbrella Academy. La manera como contaban la historia, que se podía saltar de un personaje a otro a través de una serie de viñetas, y tener como pedacitos de su vida que finalmente se reúnen. Es un poco lo que hago en Umbrella Academy.

Watchmen también tuvo un gran impacto en mí, y obviamente hay algunos elementos en Umbrella que están inspirados en eso. Dark Knight Returns fue grande, Daredevil: Born Again fue grande. Después descubrí el trabajo de Grant Morrison en Doom Patrol y se transformó en mi mixtape de cosas bizarras y fantásticas.

Umbrella Academy, antes de ser un programa de televisión, supuestamente iba a ser una película en Universal. ¿Fue difícil o emocionalmente duro ese proceso?

Sí, fue emocionalmente duro, y me consumió mucho tiempo, y me agotó. Me involucré más de lo que me debería haber involucrado. Me involucré en muchas de las primeras conversaciones. Y mientras avanzaba, me acuerdo de ir ahí y tener reuniones. Y no iba a ningún lado. No creo que el que era director en esa época creyera en el proyecto. Fue emocionalmente agotador. Así que después, tomé la decisión de que cuando hiciera más cómics, los cómics serían mi foco principal, y no lo que pasa alrededor de ellos, y que tenía que ceder ese control y dejar que existiera en otro medio.

¿Cómo pasó de ser una película a terminar en Netflix como programa de televisión?

Universal tuvo la opción de la película durante un tiempo largo, y finalmente nos dijeron que no querían hacerla. La opción se venció, y después me contactó Dark Horse y me dijo: "Bueno, la televisión empezó a ponerse muy loca. ¿Qué te parece hacer Umbrella como programa de televisión?". Les dije: "Creo que está muy bien, porque me encantaría pasar más tiempo con estos personajes". Porque Umbrella Academy, como cómic, se mueve muy rápido. Esa primera novela gráfica podría fácilmente haber sido de 12 números, pero decidimos que fuera más chiquita.

En fin, entonces dijeron: "Nos gustaría que te reúnas con UCP [Universal Cable Production], hay una productora. Están desarrollando mucha tele", como muchas otras productoras. Me reuní con Dawn [Olmstead, presidenta de UCP], y me cayó muy bien, al igual que la gente que trabajaba con ella, que son muy receptivos a los artistas. Dawn me preguntó cuál era mi objetivo y le dije: "Mi objetivo es hacer un cómic muy bueno. Yo ya hice la cosa de Hollywood. Ya pasé por esa máquina. Si hago un muy buen trabajo, entonces ustedes van a tener material para hacer el programa". Terminé involucrándome un poco más, como co-productor ejecutivo, pero desde el principio, definitivamente fui consciente de que iba a ser diferente que mi cómic.

Al releer [ Umbrella Academy], es claro que se trata sobre la paternidad, y cómo tu familia te cambia de manera irrevocable. ¿Qué te estaba pasando mientras escribías esos primeros cómics?

Estar en una banda es como estar en una familia disfuncional, donde todas las personalidades son distintas, y fuertes, no sólo de la gente en la banda, sino la gente que conocés de gira, o el equipo con el que trabajás, y todo eso. Un grupo especialmente es una familia disfuncional, así que en todos los personajes hay cosas de mí, hay cosas de algunos de los chicos en los personajes también, y los diferentes papeles que uno tiene en la banda, y cómo cambian a veces esos roles. Nosotros estábamos en una olla a presión, y los personajes experimentan eso también, en el cómic y el programa.

Los chicos de la familia son de razas diferentes, está Mary J. Blige [hace de Cha-Cha]. ¿Cuáles fueron las ideas detrás de la diversidad del programa?

Esas fueron conversaciones muy tempranas, todos queríamos que hubiera diversidad y representación en el elenco. Queríamos eso en serio, y es una de las formas en la que mejoraron el material original. El material original no es muy diverso, pero esas fueron conversaciones muy tempranas que tuvimos Dark Horse y yo, o yo y Jeremy Slater, que es el showrunner original y escribió el piloto original. El quería mucha diversidad. UCP también, y cuando hablamos con Netflix, ellos también la querían, y es la situación perfecta para la diversidad, porque son todos adoptados.

The Umbrella Academy tiene un gran programa el mismo año que The Doom Patrol lo tiene. ¿Qué te parece que hay en estos dos cómics que hace que sean un buen entretenimiento en 2019? ¿Está listo el público para estos superhéroes menos convencionales?

Es la hora para ese tipo de cosas, porque ellos quieren algo diferente, ellos necesitan algo diferente. Se pasaron los últimos diez años viendo historias de orígenes. Creo que el público necesita cosas que los traten de manera inteligente y que los lance a zonas más profundas. Lo bizarro es diferente. Lo bizarro es fresco y nuevo. Están listos para cosas que van más allá. No se trata simplemente de lidiar con el hecho de que algunas de estas personas a veces son como dioses.

¿Qué cosas cambiaron de tu escritura? Hubo un quiebre. Es el mismo cómic, pero parece que hubieras crecido como creador en tu estilo.

Cuando me siento a pensar en las experiencias que tuve desde ese segundo volumen, pasaron muchas cosas. Hubo un grupo que se separó y se disolvió. Una de las mejores cosas fue criar a mi hija y pasar mucho tiempo con ella, y no tener que salir de gira. Así que la paternidad tuvo un rol mucho más grande en mi vida. Acumulé sabiduría. Aprendí a soltar mi ego. Gané algo de humildad. Aprendí a callarme y empezar a escuchar. Mejoré mucho en todas esas cosas.

Charles Holmes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.