La TV se vuelca al aquí y ahora

Desesperada por la fuga de público a otras pantallas como Internet y el cable, la pantalla chica local potencia su cercanía con la audiencia con propuestas centradas en el calor del vivo
Francisco Ganduglia
(0)
18 de diciembre de 2013  

Cuatro letritas bien juntas, apenas un poco resaltadas y ubicadas siempre a la derecha de la pantalla. De eso se trata. Del tradicional cartelito de "Vivo", que si bien mantiene la sobriedad estilística de siempre (dejándoles el look chillón a sus primas hermanas, "Urgente" o "Último momento") ha ido ganando, de la mano de los periodísticos, el fútbol, los programas de chimentos y otros similares, cada vez más peso en la televisión abierta.

¿Es un anuncio de lo que viene? ¿El "aquí y ahora" será lo que prevalezca sobre cualquier otra forma futura de emisión? Antes de hacer vaticinios apocalípticos, conviene mirar un poco el panorama actual, donde aparece América como un interesante caso testigo. "Un canal que es un formato en sí mismo, con toda su programación en vivo." Así lo presentó en Cannes su gerente de programación, Liliana Parodi.

Exceptuando Lo sabe no lo sabe, el programa de preguntas y respuestas conducido por Guillermo López, el canal se aferró en efecto este año al tercer puesto del rating de la mano de casi 18 horas diarias en directo (López saldrá en vivo desde el año próximo, ver columna).

Productor de envíos como Desayuno americano, Animales sueltos y El show del fútbol, Juan Cruz Ávila comenta: "Es una característica muy fuerte de la señal, una marca de identidad que incluso nació antes del actual boom de las redes sociales. Lo que sucede ahora con Twitter y la llamada televisión social es que ese vínculo directo con el público se potenció: enseguida tenés respuesta y repercusión de lo que estás poniendo al aire", comenta.

Para Ávila, presidente de la productora Jotax, el problema es que aún no se ha encontrado la forma de monetizar esa alianza. "Para los anunciantes lo importante siguen siendo las planillas de rating", sentencia, a la vez que imagina un futuro en el que los TT (trending topic) de Twitter sean algo más que una anécdota. "En el caso de Animales sueltos –afirma– la relación entre esa red social y lo que sucede en el piso es muy fuerte. En todas las emisiones metemos al menos un hashtag (tema o tópico) al tope de la lista nacional y una vez llegamos al ranking mundial con la frase #SoySoldadoDeAzzaro. Pero insisto, todavía falta para que ese vínculo sea tomado como parámetro de algo".

Mariano Chihade, productor de Los unos y los otros (América) y de Mariana en casa (El Trece), coincide: "La interacción con el público va a seguir creciendo a todo nivel, la televisión será cada vez más 360º", sentencia, a la vez que señala otra firme, y mucho más "urgente", tendencia. "La gente se ha volcado más a los contenidos actuales, a lo que pasa hoy, mejor dicho a lo que está pasando en este momento. Cuando sucede un hecho importante, ya sea político, social, deportivo o incluso del ámbito del espectáculo, la gente se vuelca mucho a la televisión. Para estar a la altura de esa necesidad, no te queda más remedio que ir en vivo". Y ahí, según comenta, aparece la otra gran herramienta tecnológica de esta época: el Real Time Rating. "Es imposible pensar hoy la tele sin el minuto a minuto. Es un instrumento muy útil, sobre todo para los que vamos en vivo".

Consciente de las "nuevas competencias" que han mermado el encendido de la televisión de aire –el cable, Internet y los servicios on demand, entre otras–, Chihade desliza que los envíos en directo, tal cual sucede en la industria de la música, bien pueden presentar una ventaja diferencial. "A los enlatados, los programas grabados e incluso los de ficción los podés ver en otro momento y por la pantalla que quieras. Ahora bien, los que van en vivo no tienen reemplazo, no tienen segunda vuelta y son los que ofrecen, al menos por ahora, una cobertura única (con móviles, conductores y panelistas) de los temas de actualidad. Además –concluye–, hay algo que sucede entre el público y el o la conductora de un programa que pasa por el plano emocional. Al televidente le gusta saber que están trabajando «para él», en el momento en que está frente a la pantalla. Hay como un contrato semiteatral en eso: «No me lo cuentan al otro día, me lo están contando ahora»".

La ficción resiste

¿Y la ficción? ¿Supone este modelo dejar afuera las novelas, las tiras y unitarios de ficción? Un rápido repaso a los números del año diría que no, ya que las ficciones de Pol-ka (Solamente vos y Farsantes) e incluso la de Underground (Vecinos en guerra) se metieron en el top five de las preferencias de sus canales y de la televisión abierta en general. Sin embargo, los matices no tardan en aparecer, y como el propio medio sabe, la audiencia de cualquiera de esos productos está bien lejos de otros años. Pablo Culell, de Underground, comenta: "De todas las tendencias que asoman en la televisión abierta, la de la caída de audiencia es la que me parece más sostenida. Por década, se caen 10 puntos de rating: los 30 puntos de ayer son los 20 de hoy y quizá los 10 de mañana".

Para el productor de Vecinos en guerra, la "competencia" no es tanto los programas en vivo sino más bien el cable, los nuevos soportes y pantallas. "De todas maneras –admite– es cierto que creció muchísimo todo lo que tiene que ver con el aquí y ahora. Las costumbres cambian y hoy el público joven, por debajo de los 25 años, siente la necesidad de estar hiperinformado (aun a riesgo de estar mal informado) y a la vez se siente que puede ser más protagonista, vía redes sociales, de eso que sucede en la pantalla. Así como nosotros fuimos nativos del video club, ellos son nativos de Internet y las nuevas tecnologías. En ese segmento, el vivo prevalece", afirma Culell, a la vez que no por eso la ficción debe dar un paso al costado: "En ninguna industria ir todos para un mismo lado es una solución viable. En la televisión sucede lo mismo, y es por eso que estoy convencido de que seguirá habiendo ficción y que en todo caso se deberá trabajar más para seducir al público. Una salida posible es que las historias incorporen temáticas de actualidad o de cercanía temporal, que busquen una mayor identificación con el público y con ese aquí y ahora. Pero de nuevo es una posibilidad entre tantas. No me caben dudas de que ya aparecerán propuestas de todo tipo, incluidas las más osadas", sentencia.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.