Polémica en el bar: Luciana Salazar confesó que la seducen los políticos, los intelectuales y los filósofos

Luli Salazar reconoció que tiene debilidad por "el hombre culto".
Luli Salazar reconoció que tiene debilidad por "el hombre culto". Crédito: Instagram
(0)
17 de junio de 2020  • 00:58

La incorporación de Luciana Salazar a la mesa de Polémica en el bar conlleva una catarata de declaraciones que, potenciadas por el entorno, tienen destino mediático asegurado. Con los años la actriz ha construido un personaje que, sin dejar su costado más sexy, se muestra más relajada a la hora de hablar de su intimidad. Sin dar jamás un dato de más, pero dando a entender que los tiene en cantidad.

Si bien Salazar comenzó su intervención en el programa del lunes, recién un día más tarde pudo cruzarse cara a cara con Chiche Gelblung. Y el periodista, que la conoce desde hace mucho, no se privó de las ganas de un mano a mano para bucear en sus gustos a la hora de elegir pareja. "Me seduce el hombre inteligente, la cabeza -contó la rubia-. Cuando era más joven me tiraba más el físico, pero ahora gusta mucho ‘la cabeza’, poder tener un buen diálogo con la persona que tengo al lado. Me gusta el ‘rulo’ intelectual, poder preguntarle cosas y aprender".

Sin embargo, y aunque el fantasma de su expareja Martín Redrado sobrevuela todavía en el imaginario de los que la conocen, Luli dijo que todavía no ha encontrado un nuevo compañero, aunque no le faltan propuestas: "Lo que me pasa ahora es que muchos hombres, como saben que me gusta el perfil intelectual y político, se quieren hacer que están ‘dentro del palo’. Me dicen cosas como ‘mirá que yo conozco a tal político’".

Con las cartas de seducción expuestas sobre la mesa, y mientras el conductor y los compañeros aprovechaban para el chiste llano, a instancias de Gelblung Luciana reconoció que hoy sus prioridades son claras y no tiene dudas de lo que busca: "La poesía no me conmueve, pero sí un filósofo. Me gusta el hombre culto, el que sabe idiomas. Obvio que primero te entran por la vista. Pero hay personas que no me entraron por la vista, pero después me comieron la cabeza".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.