Quién quiere ser millonario: perdió todo, vivió en la calle y este miércoles buscará revancha

José María tuvo un accidente y quedó en la calle.
José María tuvo un accidente y quedó en la calle.
(0)
19 de junio de 2019  • 01:04

En 1998 José María Mondino tuvo un accidente que casi le cuesta la vida. Una camioneta lo atropelló destrozándole la cadera. Pero su drama apenas comenzaba: "Me operé en un lugar en el que no tendría que haberme operado. Me agarré una infección de huesos, una osteomielitis, y estuve tres años y medio hospitalizado. En ese interín perdí todo". Así comenzó su historia el último participante del martes de Quién quiere ser millonario .

Cuando sucedió el accidente José María no tenía una vida de lujos pero sí un techo donde vivir, que había comprado "con una hipoteca de esas de la época de Menem". Pero el tiempo internado hizo que su presente cambiara por completo, porque a poco de volver a su casa " Un día abrí la puerta y estaban el tipo de justicia, el cerrajero, el policía y el nuevo dueño del departamento, los cuatro jinetes del apocalipsis, y me desalojaron".

El participante terminó en la calle y sin familia: "Cuando te quedás sin recursos, no te dan trabajo y sos discapacitado no te queda otra. Además vos solo te vas apartando de la gente, a lo mejor te invitan a comer y vos sos el único que mira el menú por el lado de la derecha porque no querés pedir algo que sea caro, es un proceso. Terminás solo".

Intrigado por cómo fue su primera noche en la calle, Santiago del Moro se lo preguntó sin vueltas, y de la misma manera le contestó José María: "En un colectivo 60 de Constitución a Tigre. Cuando llegó a la terminal me despertaron, crucé la calle y me tomé el que iba de vuelta. Esa fue mi primera noche. Después dormía en un cyber que estaba abierto las 24 horas".

Mondino ya había demostrado su enorme conocimiento en cultura general en 2018, cuando participó con mucho éxito del programa La tribuna de Guido y estuvo muy cerca de llevarse un 0 km. Y en esta oportunidad, su convicción a la hora de contestar obligó a suspender su participación hasta mañana miércoles. En una regla nada habitual en Quién quiere ser millonario, una alarma dejó en suspenso la participación del concursante, que tiene grandes chances de llevarse el premio mayor.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.