Superhéroes sin poderes

Con Agents of Shield y de la mano de Joss Whedon, Marvel desembarca en la ficción televisiva para adultos
Natalia Trzenko
(0)
25 de septiembre de 2013  

LOS ÁNGELES.- Cada vez que comienza una nueva temporada de series, las expectativas son altas. La programación se llena de títulos y de promesas que pueden concretarse en grandes ciclos televisivos o terminar en el olvido. Así funcionan las cosas: una mezcla de rutina y azar que, esta vez, se presenta un poco diferente a lo habitual, ya que un estreno monopoliza todas las miradas. Tal vez porque Marvel's Agents of S hield., que se estrena esta noche, a las 21, por Sony, lleva su prosapia prendida en el ojal. Se trata de la continuación en la pantalla chica de la exitosa película Los vengadores . Creada por Joss Whedon, director y guionista del film (y de su secuela, que llegará a los cines en 2015), el programa imagina un mundo donde los superhéroes y sus formidables enemigos son cosa de todos los días.

La serie comienza pocos meses después del final de la película, en una Nueva York que ya se recuperó del ataque extraterrestre que casi la destruye, aunque todavía recuerda a quienes salvaron a la humanidad del desastre.

Allí aparecen Hulk y Thor ubicados detrás de una vidriera, convertidos en esos muñequitos de plástico articulados que todos los chicos sueñan tener. Una manera de marcar el tono de lo que vendrá: capítulos llenos de guiños lo suficientemente ingeniosos como para deleitar a los fanáticos sin dejar afuera a ningún espectador no iniciado en el mundo Marvel.

A estos conviene aclararles que cada vez que la Tierra se ve amenazada –algo que aquí sucederá bastante seguido– se enciende la alarma en los cuarteles generales de S.H.I.E. L.D. (las siglas, que en inglés se pueden leer como shield, es decir, "escudo", refieren al trabalenguas "Strategic Homeland Intervention Enforcement and Logistics Division"). Esa agencia gubernamental supersecreta, que en Los vengadores reunió a Iron Man, Thor, Hulk, el Capitán América, la Viuda Negra y Hawkeye, acá está en el centro del relato. En el que, por ahora, los superhéroes no aparecerán.

Aun así, el programa cuenta con suficientes elementos de ese universo como para convertirse en la primera serie auténticamente pochoclera. De hecho, uno de los personajes centrales –que establecerá los lazos entre el relato cinematográfico y el televisivo– es uno de los favoritos de los seguidores de las películas Marvel. Se trata del agente Coulson, interpretado con gran tempo humorístico y sensibilidad por el actor Clark Gregg (fue el ex marido de Julia Louis-Dreyfus en la sitcom The New Adventures of Old Christine), que tan efectivo fue en su breve paso por los films de la saga que su suerte se volvió materia de debate y preocupación para los espectadores.

Es que –en esto no hay eufemismos– Coulson está muerto. O al menos lo estaba al final de The Avengers. Por suerte para la serie, ocurrió el milagro: el agente está de vuelta al frente del grupo de elite, cuyos miembros lo miran algo desconcertados cuando regresa del más allá. De hecho, el misterio de su resurrección se extenderá a lo largo de toda la temporada. Pero no será el único: cada uno de los integrantes del equipo cargará con su propia mochila de secretos.

En eso estarán Grant Ward (Brett Dalton), un aspirante a James Bond que no tiene demasiado interés en el aspecto sobrenatural de sus misiones; Melinda May (Ming-Na Wen), piloto de oscuro pasado; Skye (Chloe Bennet), joven hacker con más curiosidad que sentido común, y un dúo de científicos que ya tiene destino de favorito de los espectadores.

Experto en diversión

En un tiempo en que la ficción televisiva brilla con ambiciosos dramas nacido en guiones tan profundos como complejos, este ciclo de acción, aventuras y algo de ciencia ficción se destaca como puro entretenimiento. Una pieza de género(s) con el valor agregado de tener a Whedon como conductor. El realizador, que este año estrenó su propia versión de Mucho ruido y pocas nueces –vista aquí en el Bafici–, se hizo conocido por crear, escribir y a veces dirigir un trío de series indispensables: Buffy, la cazavampiros; Firefly y Dollhouse. Ficciones excepcionales que influeyeron bastante en el espíritu de Agents of Shield. Allí está el grupo de amigos y colegas formando lazos sensibles y tan humanos mientras a su alrededor el mundo se puebla de las situaciones más extraordinarias y sobrenaturales, como sucedía en Buffy; por ahí aparecen los científicos como inesperados héroes, que también vivían en Dollhouse, así como los diálogos chispeantes que hicieron de Firefly un fenómeno de culto.

Las marcas registradas de Whedon están, y gracias a ellas, sin descuidar la diversión ni las escenas de acción y efectos especiales –que aquí abundan y están resueltas con gran despliegue de producción–, aparece la emoción. Y entonces el entretenimiento puro se vuelve algo más. Así, la serie arranca con todos los ingredientes para ser la más popular de la temporada. Quizá consiga, también, ser la mejor.

James Spader, el villano al que amamos odiar

En un principio, Agents of Shield y The Blacklist no parecen tener demasiado en común, salvo que se trata de series con mucha acción que se estrenarán el mismo día, una detrás de la otra, por Sony. Sin embargo, hace pocos días se volvieron casi familia. Es que el protagonista de The Blacklist es James Spader, que interpretará a Ultrón, el gran villano de la próxima Los vengadores. Aunque todavía no se sabe qué forma asumirá Ultrón –una inteligencia artificial que intenta destruir a sus creadores– ni si Spader le prestará su voz o también su cuerpo, lo cierto es que su personaje televisivo le dará un buen entrenamiento como el enemigo público número uno.

En la serie, el actor es Raymond Reddington, un ex militar transformado en uno de los criminales más buscados del mundo, que un día se entrega a las autoridades y les ofrece un servicio único: ayudarlos a cazar a sus más peligrosos colegas. Su única condición: trabajar con Elizabeth Keen (Megan Boone), una agente novata a la que aparentemente no conoce.

Con algo de El silencio de los inocentes y otro poco de Los sospechosos de siempre, la ficción puede no ser la más original de la nueva temporada, pero cuenta con uno de esos personajes que ya tienen destino de clásico. Inteligente, filosamente cómico y perfectamente carismático, Reddington se sumará a la galería de grandes intervenciones televisivas de Spader, que se hizo conocido en 1989 gracias a su protagónico en el film de Steven Soderbergh Sexo, mentiras y video. Desde aquel personaje entre seductor y untuoso, cada participación del actor en la pantalla chica ayudó a elevar la calidad de los programas a los que se sumó. The Practice, Boston Legal y The Office aprovecharon al máximo la fortuna de contar con Spader, aunque The Blacklist tendrá el privilegio de mostrarlo en su mejor versión: la del villano que amamos odiar.

La agente Carter, ¿la próxima?

Los cerebros de Marvel ya tienen candidata para encabezar la próxima ficción televisiva de su universo: la supercompetente agente Carter (¿miembro fundador de Shield?) que interpretaba Hayley Atwell en Capitán América. La serie noir transcurriría en la Nueva York de la posguerra y sería protagonizada por la propia Atwell.

The Blacklist

Serie creada por Jon Bokenkamp y protagonizada por James Spader.

Esta noche, a las 22, por Sony (repite el jueves, a las 23 y el domingo, a las 21).

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.