"Tengo un importante nivel de morbo"

Florencia Etcheves, la especialista en policiales de TN
Francisco Ganduglia
(0)
30 de diciembre de 2012  

Está atravesada por la actualidad. Basta apenas un café con la periodista Florencia Etcheves para notar que cualquier noticia (ya sea un pico de calor, un delito altisonante o la más reciente decisión gubernamental) dispara en ella un sinfín de comentarios e informaciones ad hoc. "Hace 22 años que me dedico a esto", dice y enseguida agrega que es inevitable que muchos de esos hechos la terminen afectando en lo personal. "Primero, porque soy una ciudadana más y, segundo, porque hay ciertos casos en los que resulta imposible no quedar sensibilizado. Muchas veces he vuelto a casa después de charlar horas con la madre de una chica violada y no había manera de sacarme la culpa de encima. ¿Por qué mi hija está tan feliz y contenta mientras que la de aquella señora está peleando por su vida en el hospital?", dice y dejará la pregunta flotando en el aire.

Aun así, afirma que en todo este tiempo jamás pensó en que había errado el camino, no ya de periodista, sino de cronista especializada en el género policial. "Supongo que lo que más me interesa de ese mundo es que ahí encontrás todas las manifestaciones humanas la muerte, el dolor, el amor y el engaño-, pero llevadas al extremo. ¿Si hay algo de morbo en esa elección? Sí, por supuesto que sí, y en mi caso, se trata de un nivel muy importante", admite para luego completar: "Sin morbo no podés dedicarte a la crónica policial. Ojo, eso vale para mí, pero no para el televidente. Si bien yo puedo interesarme y mucho por el video de una autopsia, no tengo por qué pensar que al espectador le va a pasar lo mismo".

Formada con el recordado Enrique Sdrech ("«El Turco» fue un gran maestro y «padre» para todos los que trabajamos con él"), esta auténtica fanática de Bon Jovi hace rato que también pisa en otras tierras. No sólo trabaja en los noticieros diarios de TN y El Trece (tiene dos Martín Fierro por labor periodística femenina), sino que acaba de editar La Virgen en tus ojos , su primera novela de ficción. Antes ya había publicado (en conjunto con sus colegas Liliana Caruso y Mauro Szeta) los libros periodísticos No somos ángeles y Mía o de la tumba fría , pero esta vez se animó a volar por su cuenta, una experiencia que no duda en describir como "caminar desnuda por la avenida 9 de Julio". "Los periodistas explica estamos acostumbrados a describir, no a inventar, y por lo tanto es inevitable que a la hora de hacerlo (sobre todo si se trata de tu primera vez) termines poniéndole mucho de tu propia vida. Este libro está lleno de personajes o situaciones que tienen que ver con mi mundo más íntimo y privado, y me resulta entre extraño e invasivo encontrarlos luego en boca de otros. Supongo que con el tiempo me acostumbraré", afirma.

Y si de abrir el panorama hablamos, lo cierto es que Florencia se ha convertido también en una suerte de "tuitstar" (estrella de Twitter), categoría de la que reniega, pero que ha edificado a base de mensajes constantes y muchos seguidores (está por llegar a los 100.000). "Mi vínculo con esta plataforma es múltiple, me sirve como canal de información hoy cualquier ciudadano con su celular puede enriquecer una cobertura periodística y también como diversión cotidiana."

Por la red social del pajarito, de hecho, sus seguidores se enteraron no sólo de la existencia de sus tres gatas y de su hija Manuela (convertida ya en "toda una adolescente"), sino también de la de Juan, su famoso "marido K" y supuesto antagonista. "Es un chiste. Ni él es un oficialista fanático ni yo me siento una opositora recalcitrante (voté a Néstor y a Cristina en su primera presidencia), por lo que nos permitimos bromear al respecto. Cuando discutimos él siempre me termina diciendo: «Ahí apareció la chica corpo»", comenta.

Bromas a un lado, lo cierto es que la disputa entre el Gobierno y el Grupo Clarín también se metió de forma más virulenta en su universo virtual. "Al principio me asustaba el nivel de barbaridades e insultos que recibía. Con el tiempo entendí que se trataba fundamentalmente de cuentas anónimas y que cuando la gente pone su nombre y apellido no insulta ni falta el respeto. Yo he tenido grandes debates por la Web con gente que se declara abiertamente kirchnerista y con la que siempre me interesará discutir", sentencia antes de dejar un pequeño párrafo para la ya célebre ley de servicios de comunicación audiovisual. "Me parece que en general hay mucha desinformación al respecto, se habla de comprar o vender licencias televisivas como si fueran muebles en desuso y no como lo que en realidad son: piezas de una compleja industria tecnológica. ¿Existen empresarios dispuestos a desembolsar todo el dinero que se necesita para montar y llevar adelante un canal de televisión? En la era del HD no podés poner un escritorio y un potus", dice para concluir: "Estoy convencida de que las buenas leyes, mal aplicadas, no sirven. Que haya más voces me parece buenísimo, pero que todas digan lo mismo, no".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.