TV: esta vez Zamba solo militó por la cuarentena

El especial de Zamba por el 25 de mayo
El especial de Zamba por el 25 de mayo
Pablo Sirvén
(0)
25 de mayo de 2020  • 14:13

Afortunadamente no hubo dedos en V ni por parte de Zamba ni del General San Martín ni de Juana Azurduy -representados por personas disfrazados con sus atuendos y cabezotas de cartón pintado- tal como sucedió en el acto de "recuperación" del CCK en diciembre último cuando tomó posesión el entonces flamante ministro de Cultura, Tristán Bauer, rodeado de artistas y figuras de otros rubros identificadas con el kirchnerismo.

La celebración del 210° aniversario de la Revolución de Mayo que hizo el canal infantil oficial Pakapaka fue mucho más sobrio, por medio de un simpático y dinámico especial de 45 minutos que no incurrió en tan grueso apunte ideológico como el consignado. Sí hubo una militancia persistente y marcada durante toda la emisión, pero a favor de la cuarentena.

El programa, que se repetirá un par de veces más durante el día en esa señal, y también en la TV Pública, funcionó como una suerte de "aperitivo" a la espera del estreno de la producción animada del personaje para esta nueva etapa que se verá en la próxima fecha patria, el 20 de junio, Día de la Bandera.

Zamba es un dibujo animado que representa a un niño de la ciudad formoseña de Clorinda que viaja en el tiempo hacia episodios trascendentes del pasado. Más que con la famosa serie norteamericana El túnel del tiempo, La asombrosa excursión de Zamba tiene puntos en común con otra producción animada catalana, Las tres mellizas, en la que también las niñas protagonistas de ese dibujo se transportan a otras épocas para recuperar hechos históricos con bastante desenfado.

En consonancia con la radicalización del cristinismo en el poder, antes de 2015, Zamba fue incorporando mayores puntos de vista revisionistas que despertaron no pocas polémicas. El tratamiento de la figura de Sarmiento, la aparición de Eva Perón, el viaje de Zamba con Lula para conocer movimientos obreros, la Guerra de las Malvinas, episodios donde había Abuelas de Plaza de Mayo o los miembros de la primera junta militar de la última dictadura, entre otras situaciones, provocaron controversias que el gobierno anterior cortó al discontinuar la serie, que ya venía con recortes en los últimos tiempos de la presidencia de Cristina Kirchner por temas presupuestarios.

El asombroso acto del 25 de Mayo apeló, por eso, a reeditar imágenes ya vistas hace años de un par de capítulos de Zamba sobre la revolución que dio comienzo al Primer Gobierno Patrio, que se alternaron con un eje argumental protagonizado por los ocho histriónicos y efusivos conductores del ciclo #SeguimosEducando. Los mismos representaron que se conectaban desde sus casas con videollamadas y zoom. En consonancia con los cuidados que se solicitan para evitar contagiarse del coronavirus, los animadores aparecían en pantallas partidas, pero nunca interactuando personalmente entre sí. La excusa era de qué personaje de época se iban a disfrazar para el acto patrio de la fecha.

"La cuarentena nos tiene a todos un poco raros", dijo uno, pero enseguida otro bajaba la consigna sin vueltas: "Hay que aguantar la cuarentena". Pequeñas piezas animadas apuntalaron esa acción, inclusive con dibujitos del virus, portando en su cabeza una corona. Muy bonitas también las animaciones que ilustraron audios enviados por los chicos con sus experiencias del actual confinamiento.

A diferencia de los chicos de otras épocas que solían mandar a los programas infantiles sus dibujos, aquí se mostró un clip de pequeños que subieron sus videítos a la red social de moda, TikTok. Paulina Cocina preparó alfajores de maicena, enseñaron a hacer una bandera (en una de cuyas versiones, la cara de Zamba ocupó el lugar del sol), hubo canciones y el Regimiento de Patricios interpretó "Salve Argentina". Toda una sucesión de secciones breves que mantuvo el ritmo hasta el final.

El lenguaje inclusive no avanzó más allá del clásico "todas y todos" y del algo más rebuscado "las y los patriotas". Los hechos de mayo de 1810 se relataron tal cual lo cuentan los manuales de historia de los que todos aprendimos y apenas alguien deslizó por ahí una observación feminista -"No hay ninguna mujer"- al mostrar el célebre cuadro de las deliberaciones del Cabildo Abierto. "En esa época -anotaron- [las mujeres] ni siquiera podían ir a la escuela, pero en la guerra de la Independencia participaron muchas e importantísimas", completaron. Y sonó el clásico de Félix Luna y Ariel Ramírez: "Juana Azurduy".

En resumen: esta vez Zamba se portó muy bien. En su cuaderno de notas se podría poner a manera de aliento (y de súplica): "Niño, sigue así".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.