Top Five: heroínas de acción

Fuente: Archivo
Cinco actrices que se destacaron en el género; ¿con cuál te quedás?
Milagros Amondaray
(0)
12 de octubre de 2012  • 10:05

*1. UMA THURMAN

Cuando frecuentemente se suele asociar el cambio radical en la carrera de Uma Thurman al nombre de Quentin Tarantino, es porque motivos sobran. Antes de Mia Wallace, de Tiempos violentos, de un personaje que la había empujado a los extremos y convertido en una suerte de ícono, Uma solo había adquirido cierto reconocimiento gracias a su papel de June Miller en ese triángulo que planteaba Henry & June. Pero finalmente llegó Tarantino y lo cambió todo, volviéndola más consciente de esa audacia interpretativa que indudablemente siempre tuvo consigo. Pero no fue hasta Kill Bill que supimos que Uma, además de todo, podía cargarse una historia al hombro por sí sola, en un género que le era prácticamente desconocido. Porque en la saga, sabemos, todo pasa por Beatrix Kiddo, mujer a la que Uma no solo le dio una fuerza acorde a su plan de venganza sino también una vulnerabilidad, una sensibilidad, que es la que, en definitiva, le permiten sonreír en esa habitación, sabiendo que tanta sangre, sudor y lágrimas valieron la pena por tener a su hija mirando televisión a su lado. "La idea era encontrar el límite entre la dureza de Beatrix y su humanidad", declaró Thurman. Y ese, acaso, haya sido su máximo logro.

*2. SIGOURNEY WEAVER

Sigourney Weaver, en una escena de Aliens, el regreso
Sigourney Weaver, en una escena de Aliens, el regreso Fuente: Archivo

Hay actrices que, por haber sabido cómo darle vida a un personaje en el momento justo (y con el talento a la altura de las circunstancias), eventualmente se vuelven inimputables, como si estuvieran más allá del bien y del mal por haberse ganado nuestra empatía. Este es el caso de Sigourney Weaver, casi un emblema de lo nostálgico, a quien vemos, por ejemplo, en Avatar y no podemos evitar sentir una profunda emoción por todo lo que ello implica: saber que James Cameron le hace un homenaje dentro de esa gran obra y, al mismo tiempo, saber que nuestra memoria cinéfila nos trasladará al origen de todo. Sí, hablo de Alien. Especialmente de la primera. De Ripley. De cómo Weaver, sin ser consciente de ello, trazó el camino para las heroínas de acción contemporáneas ganándose un respeto acorde a ese papel que, dos años después de haber pasado inadvertida en Annie Hall de Woody Allen, generó el efecto opuesto. Porque ya nadie dejaría de reconocerla.

*3. MILLA JOVOVICH

Milla Jovovich, en acción
Milla Jovovich, en acción Fuente: Archivo

En mi opinión, Milla Jovovich es una de las mejores actrices de acción de la actualidad, quizás porque concentra dos rasgos que esporádicamente van de la mano: el vértigo/adrenalina y cierta dulzura. Creo que pocos podemos ver a Milla sin que ello provoque la misma clase de empatía que generó Weaver, pero menos impenetrable y más, si se quiere, entrañable. Desde su Katinka de Zoolander, pasando por El quinto elemento hasta, claro, la saga de Resident Evil, Jovovich se entrega por completo a sus personajes pero sin que resulte forzado. Realmente la vemos disfrutando del género (del que buscó ser una representante, "porque no muchas actrices se destacan en él") como si se pusiera a la par nuestra. Al acortar esa distancia entre ella y el espectador, Milla se ganó un lugar privilegiado en películas para las cuales se volvió imprescindible (y no a la inversa).

*4. TURA SATANA

Tura Satana, en una escena de Faster, Pussycat! Kill! Kill!
Tura Satana, en una escena de Faster, Pussycat! Kill! Kill! Fuente: Archivo

"Montada en una lata de fuego, deja estrobo de chispas por la carretera, hace auto-stop en un rancho, quema a todos, mata a todos, un zafarrancho; no entiende de súplicas, menos de llantos". Si les suena esa descripción, es porque probablemente más de una vez hayan escuchado "¡Viva Satana!", canción de Babasónicos que alude, justamente, a Tura Satana, ícono de un cine clase B, actriz fetiche del gran Russ Meyer, una presencia cinematográfica imprescindible para esas películas exploitation de culto, como la memorable Faster, Pussycat! Kill! Kill! del mencionado realizador. Sus curvas, su mirada aniquiladora y, sobre todo, su intensidad para protagonizar esos viajes brutales y desaforados la convirtieron en una de las pocas actrices en realmente comprender la violencia en todas sus formas, quizás (o seguramente) por haberla sufrido en carne propia.

*5. MICHELLE YEOH

Michelle Yeoh, en El tigre y el dragón
Michelle Yeoh, en El tigre y el dragón Fuente: Archivo

El nombre de Michelle Yeoh comenzó a volverse familiar cuando se estrenó El tigre y el dragón, la película de Ang Lee que, al ganar el Oscar, instantáneamente puso en el mapa internacional a todos sus protagonistas. Pero lo cierto es que las artes marciales siempre fueron la debilidad de Yeoh, quien incluso sin haber recibido un entrenamiento intensivo, logró desenvolverse en pantalla como si hubiera nacido para esas prácticas, y también logró dar el salto a Hollywood unos años antes del estreno del film de Lee, gracias a El mañana nunca muere, junto a Pierce Brosnan. Después vendrían, entre otras, Memorias de una geisha, Sunshine, la secuela de La momia hasta lo nuevo de Luc Besson (The Lady), en las cuales jamás nos privó de ese encanto innato. "Lo importante para mí siempre fue demostrar que no soy solo una buena acróbata sino una actriz y por eso me uní a directores que me vieran de la misma manera", declaró Yeoh y, con su ecléctica filmografía, ha dado prueba de ello.

¿Con cuál de las cinco te quedás? ¿Qué otras actrices sumarías al conteo?

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?