Un repaso por todas las nominaciones de Argentina a los premios Oscar

La tregua, de Sergio Renán, fue la primera película argentina en entrar en competencia
La tregua, de Sergio Renán, fue la primera película argentina en entrar en competencia Fuente: Archivo
Nuestro país estuvo en competencia en siete oportunidades dentro de la categoría a mejor película extranjera
(0)
22 de febrero de 2015  • 20:16

A pesar del orgullo y la alegría que generó la inclusión de Relatos Salvajes en el rubro mejor película en idioma extranjero, Argentina tiene historia dentro de los Oscar. Y es que, desde que se decidió la inclusión formal de esta categoría, en 1956, nuestro país ha obtenido 7 nominaciones y consiguió alzarse con el premio en dos oportunidades.

La primera vez fue en la ceremonia de 1975, cuando La tregua, de Sergio Renán, parecía tener grandes chances de quedarse con la dorada estatuilla. Protagonizada por Héctor Alterio y Ana María Picchio, el film estaba basado en la novela homónima de Mario Benedetti y tuvo una muy buena recepción de parte de la prensa internacional. Sin embargo, fue Federico Fellini con su Amarcord el que resultó ganador en aquella oportunidad, y nadie se atrevió a decir que no era merecida la distinción.

En 1985, María Luisa Bemberg consiguió que Camila entrara en competencia, y volvió a despertar grandes esperanzas de este lado del mundo. Pero, nuevamente, Argentina se quedó con las manos vacías: fue la suizo-francesa La diagonale du fou la que se coronó triunfadora.

Pero al año siguiente, hubo revancha. Con La historia oficial nuestro país no solo tuvo presencia en los Oscar, sino también se alzó con el premio. Resulta inolvidable el momento en que la propia Norma Aleandro -acompañada por el entonces presidente de la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos, Jack Valenti- anunció que el film de Luis Puenzo se convertía en la primera película latinoamericana en llevarse el premio a casa. Casualmente, la entrega se realizó el 24 de marzo de 1986, justo cuando se cumplían 10 años del golpe de Estado que había inspirado a Puenzo y a Aída Bortnik a escribir el guión.

Doce años más tarde, en la ceremonia de 1999, el país regresó a la categoría mejor película extranjera de la mano del director español Carlos Saura y Tango. Filmada en Buenos Aires y con gran parte del elenco argentino -encabezado por Miguel Ángel Solá y Mía Maestro-, quedó muy atrás de la muy efectista La vida es bella, de Roberto Benigni.

La quinta nominación llegó en 2002, con Juan José Campanella y El hijo de la novia. Nuevamente, el orgullo argentino infló el pecho, pero el retrato del bosnio Danis Tanovic del conflicto de los Balcanes pudo más. Así, En tierra de nadie nos arrebató el sueño de la dorada estatuilla.

Pero Campanella lo hizo de nuevo: en 2010, tras arrasar con las taquillas en los cines, El secreto de sus ojos fue oficialmente candidata. Y, aunque muchos apostaban por la alemana La cinta blanca como gran ganadora, fue la película protagonizada por Ricardo Darín, Soledad Villamil y Guillermo Francella la elegida por la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood. Así lo anunciaban Pedro Almodóvar y Quentin Tarantino:

¿Escucharemos "And the Oscar goes to... ¡Relatos Salvajes!" esta noche? La competencia será dura , pero la posibilidad de que el cine argentino vuelva a hacer historia está apenas a un paso.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.