Van Halen y la historia detrás de la portada icónica de su clásico 1984

Van Halen en la colección de clásicos de vinilo curada por Rolling Stone
Van Halen en la colección de clásicos de vinilo curada por Rolling Stone
(0)
5 de noviembre de 2020  • 15:34

Yo estoy al derecho, dado vueltas estás vos. El vinilo de 1984, el clásico de Van Halen, viene con la contratapa invertida y durante años los fans pensaron que se habían comprado un disco fallado. Y aún hoy, las nuevas reediciones continúan imprimiéndose respetando aquel "error" (incluyendo la de Clásicos en Vinilo, la colección curada por Rolling Stone que acaba de salir).

Contratapa y tapa de 1984, sexto disco de Van Halen
Contratapa y tapa de 1984, sexto disco de Van Halen

Porque si bien todo indicaría que podría haber sido un error de fábrica, entre los seguidores de Van Halen están también quienes apoyan la teoría acerca de que fue hecho a propósito, para poder utilizar la contratapa como tapa, ya que para muchos, la portada de 1984, con el niño de alas fumando, podía ser un tanto controversial o chocante.

A pesar de ello -y de que originalmente el concepto era totalmente diferente-, desde su edición, la tapa del sexto álbum de la banda fue elegida una y otra vez como una de las mejores de todos los tiempos. "La banda tenía una idea un tanto nebulosa, que era que la tapa fuese con cuatro mujeres bailando", contó tiempo atrás la artista Margo Nahas, que, en primera instancia, rechazó el pedido. "Me parecía una ilustración de pesadilla". De todas formas, el esposo de Nahas, Jay Vigon, que trabajaba por entonces para la Warner y a través de quien le había llegado el encargo, llevó a la compañía discográfica una carpeta con buena parte del trabajo de Nahas. "Mientras Eddie, Alex Van Halen y David Lee Roth revisaban mi trabajo, se encontraron con una pintura que había hecho para un proyecto más personal, un ángel sosteniendo un cigarrillo. Para el grupo, fue como amor a primera vista y el resto resultó ser la historia de la portada del álbum", aseguró esta artista que, junto a Vigon, formó un estudio de diseño, responsable de portadas para Stevie Wonder, Fleetwood Mac, Toto, Quiet Riot y Bon Joni, entre muchos otros.

Para el angelito fumador, Nahas primero fotografió al hijo de un amigo y luego lo ilustró de manera hiperrealista. "La imagen puede haber sido algo controvertida, porque parecía que el ángel en realidad estaba echando humo a espaldas de Dios, por así decirlo. En realidad, los cigarrillos eran de chocolate envueltos en papel para que parecieran auténticos, y Carter, mi pequeño modelo, se los había devorado todos al final de la sesión de fotos".

En Gran Bretaña, el vinilo se editó con una banda pegada sobre la parte posterior del disco, que tapaba tanto las cajas de cigarrillos como el cigarrillo que tiene el niño en la mano.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.