srcset

Decoración

Al agua: piletas soñadas para escapar del calor en la ciudad

(0)
10 de enero de 2019  • 22:15

Nada como terminar un día de trabajo extenso y caluroso y llegar a una piscina, propia o ajena, para que un buen chapuzón saque de encima el cansancio y renueve el espíritu. La presencia de un espejo de agua, aunque artificial, en un parque o una terraza, le da a los lugares un caracter más personal y esa posibilidad tan gratificante de reposar ahí la mirada. Sin dudas, si viene acompañado de verde alrededor, la presencia de la naturaleza hará lo suyo para hacerlo todo más placentero. No importa que el espacio sea pequeño: hasta un jacuzzi puede hacer las veces de pileta y ofrecer todas las bondades de sumergirse un largo rato.

Asuntos externos

Una terraza que tenía poco uso que se renovó al cambiar de lugar un viejo jacuzzi y sumar canteros.
Una terraza que tenía poco uso que se renovó al cambiar de lugar un viejo jacuzzi y sumar canteros. Fuente: Jardín

Pocas cosas son más reconfortantes que volver a darle vida a un ambiente que estaba en desuso o desaprovechado. En este caso, fue el turno de una terraza a cielo abierto de un departamento en Colegiales.

Con la intención de generar allí lugares de estar, los dueños de casa decidieron empezar por trasladar un jacuzzi existente a un rincón y rodearlo de un cantero. De esta manera, lograron sectorizar el espacio. El cantero fue aprovechado para amurarle un banco en L y así tener un nuevo sector de fogón y picada justo a la salida del quincho. Para los tonos del lugar, eligieron un gris claro en consonancia con el nuevo piso, igual al del quincho, y así lograr continuidad. Se sumaron más canteros para lograr profundidad y abundante vegetación y un cerco de vidrio que aminora el viento sin perder las vistas de la ciudad.

Situación

Había un jacuzzi en el medio de la terraza rodeado por un deck ni muy angosto ni lo suficientemente ancho como para descansar al lado del agua. Se trataba de una terraza inutilizada porque la gente no sabía dónde estar. Había materiales variados: baldosas naranjas, miles de macetas y macetitas con plantas en mal estado.

Pedido

Que se pudiera usar la terraza todo el año, esa fue la única premisa. Después, se le dio total libertad a la paisajista.

Ideas rectoras del diseño

  • Sectorizar la terraza.
  • Proponer lugares de estar mediante de bancos contenidos por las plantas.
  • Cambiar macetas por canteros para que las plantas tuvieran generoso sustrato.
  • Quitar las redes existentes y colocar un cerco de vidrio para no perder la vista y parar el viento.
  • A través del piso, unificar el quincho y el espacio exterior.

Momento para nadar

Las plantas que bordean la pileta son jazmines de Madagascar y jazmines de leche que trepan por tensores.
Las plantas que bordean la pileta son jazmines de Madagascar y jazmines de leche que trepan por tensores. Fuente: Jardín

Una casa de San Isidro cuyos ambientes miran todos al patio interno, que a su vez es protagonizado por una pileta bien centrada. Sin tierra para plantar ni muros por donde hacer trepar las enredaderas, en este caso se adoptó el criterio de formar grupos de macetas para incorporar vegetación. Con tensores y portamacetas en altura, se subió el verde hasta el techo.

Situación

El espacio libre era reducido y no había tierra disponible. Las celosías corredizas limitaban la posibilidad de plantas apoyadas en los muros. Pedido. Generar un contexto verde alrededor de la pileta.

Ideas rectoras del diseño

  • Formar grupos de macetas para incorporar vegetación.
  • Apelar a la repetición de especies y tipos de macetas para marcar el ritmo del conjunto.
  • Enfatizar la simetría para dar carácter a la perspectiva.
  • Se usaron jardineras en portamacetas en altura con tensores para hacer trepar los jazmines separados de las paredes y poder deslizar las celosías.

Qué plantas se usaron

Jazmines de Madagascar ( Stephanotis floribunda) y jazmines de leche ( Trachelospermum jasminoides) trepan por tensores desde los maceteros elevados de chapa. En su base, pasto inglés ( Ophiopogon japonicus). En el resto de las macetas, de un mismo material, se encuentra una diversidad de plantas, en su mayoría de flores blancas: rosas, agapantos, alpinias, jazmines. Algunos cítricos dan altura.

Las flores blancas iluminan el ambiente y dan la unidad necesaria en un espacio reducido.

Todo lo necesario para una tarde de verano

Al lado de la parrilla se arovechó el espacio para sumar un deck.
Al lado de la parrilla se arovechó el espacio para sumar un deck. Fuente: Jardín

El diseño de este jardín urbano de pequeñas dimensiones buscó sectorizar para sumar oportunidades de uso. Se incorporó la pileta con un deck al fondo, la parrilla con su quincho y un espacio de césped intercalado con losetas de cemento, que facilitan el mantenimiento. Unos escalones salvan el desnivel hacia la casa y profusos canteros de herbáceas dan el marco verde.

Situación

El jardín presentaba un desnivel, con unos 30 centímetros de diferencia entre el fondo y la casa. Esta pendiente traía inconvenientes, en especial en los días de lluvia, sumada a la dificultad del pasto bien crecido con los perros allí. En una esquina del terreno había un lugar para hacer asados.

Pedido

Sumar una pileta y resolver los desniveles sin perder jardín. Se hizo énfasis en la necesidad de tener césped a pesar de los perros y del tamaño del terreno.

Ideas rectoras del diseño

  • Lograr un "patio con piso verde".
  • Ocultar los muros linderos.
  • El uso de líneas rectas para ordenar el lugar.
  • La colocación de losetas de cemento en forma horizontal para generar un espacio visualmente más ancho.
  • Hacer escalones para salvar el desnivel, y usar el mismo material que en el sector de césped.
  • Crear los distintos espacios: la pileta, el sector de la parrilla, el deck que funciona como comedor de verano.

El mayor logro fue tener el césped tan deseado y que al mismo tiempo se mantenga bien.

Una selva en el corazón de San Telmo

La abundancia de plantas combinada con el espejo de agua de la piscina le da al parque un toque de misterio.
La abundancia de plantas combinada con el espejo de agua de la piscina le da al parque un toque de misterio. Fuente: Jardín

En un antiguo solar del barrio de San Telmo, se encontró un fondo generoso con muchas ganas de ser jardín. La primera decisión fue construir una escalera para acceder a la parte posterior del terreno desde la pileta que ya se encontraba allí. Se quitaron rejas y se construyó también un banco lineal de madera que equilibra y vincula los espacios de distintos niveles. Se reutilizó el material existente, y todo tomó un lugar pertinente en la nueva selva. No falta una huerta y un plano de césped. Las plantas se eligieron por su estabilidad y gracia tropical que, junto con lo antiguo de la construcción, favorecen los objetivos de entrar en un mundo sorprendente que contenga e invite a recorrer su vastedad.

Situación

En un lote de 50 metros de largo, con hermosas viviendas alrededor y un fondo generoso, había una pileta con solado de ladrillo, desniveles, rejas que contenían niños pequeños que ya no viven más ahí. Además, la casa ahora está habitada por un joven empresario hondureño que disfruta de reunir amigos y compartir el tesoro escondido en la ciudad.

Pedido

Conectar los espacios y volverlos habitables, generar misterio y realzar la profundidad. Favorecer la intimidad y la diversidad.

Ideas rectoras del diseño

Conectar el fondo con el sector de la pileta a través de una escalera que se vuelve tribuna espontánea también.

Qué plantas se usaron

Cortinados de Arundinaria japonica, palmas perfectas de Archontophoenix cunninghamiana y Livistona chinensis, chefleras, bananos y tres Populus nigra. Este conjunto se completa con una huerta, además de un plano de césped.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.