Estilo. Axilas sin depilar: el último fetiche de la industria fashionista