Bitter, amaro, fernet: de dónde nace el gusto por los Amargos