Suscriptor digital
La época más calurosa del año impone sus códigos y los expertos de Club BONVIVIR nos comparten consejos para deleitarse con cada sorbo
La época más calurosa del año impone sus códigos y los expertos de Club BONVIVIR nos comparten consejos para deleitarse con cada sorbo
(0)
29 de diciembre de 2018  • 00:00

En materia vínica, en Argentina, el verano comienza el 2 de enero, una vez resueltos los brindis de las fiestas. Es después del último atracón del año que los amantes del vino empiezan a preocuparse por cómo disfrutar de esta bebida en los días más calurosos o bien qué botellas son las imprescindibles durante las vacaciones.

Sabiendo esto en la búsqueda de que cada uno de los brindis veraniegos sea perfecto, es que acudimos a los sommeliers de Club BONVIVIR para que nos cuenten cuáles son los vinos que debemos aprovechar en verano y cuáles son las mejores formas de disfrutarlos.

  • La clave es la temperatura. Cada vino demanda una temperatura específica y este dato en verano es vital. "A medida que llegan los días más caluroso es importante tener en cuenta que los tintos conviene refrescarlos mientras que los demás (blancos, rosados o espumosos) se deben enfriar", explica Alejandro Iglesias, sommelier de Club BONVIVIR. Para esto Iglesia recomienda solo dos cosas: tener a mano una frapera con abundante hielo y agua, y poder dejar la botella durante 20 minutos. De esta manera los blancos, rosados y espumosos quedan entre los 6 o 9 grados mientras que los tintos estarán bien alrededor de los 12 grados en mitad de tiempo. "Estos rangos son apenas más bajos de los ideales pero así uno se asegura que la temperatura no se dispare en la copa. Si están muy fríos, en apenas unos minutos quedan óptimos". Lo importante es que, para asegurar esos rangos de temperatura, se deberá recurrir a la frapera durante el tiempo que dure la botella.
  • Cantidad justa. Siempre partimos de la base de que los vinos se deben consumir con moderación todo el año, pero en este caso nos referimos a la cantidad que conviene servir en verano. "Cuando hace calor es ideal servir en las copas menos de lo habitual para que el vino no levante temperatura", explica Verónica Gurisatti, también sommelier del club. "Es preferible servir más veces y asegurarnos la temperatura ideal, a servir de más y que el vino se caliente".
  • Vino, hielo y frutas. En los últimos años el vino se instaló en las barras de la mano de distintos bartenders. El objetivo es disfrutar de los sabores de las diferentes cepas aún en los días más agobiantes. La clave es combinar los vinos con diferentes frutas y syrups, como por ejemplo, la clásica sangría con vino tinto o rosado o un sofisticado Spritz con espumoso, dash de bitter y rodaja de naranja. Incluso, para algunos vinos, un cubo de hielo puede ser la salvación cuando se tienen los pies en la arena o dentro de la pileta y basta con agregarle una rodaja de limón.
  • Verano color de rosas. "Si tuviésemos que destacar una tendencia del 2018, el auge de los rosé es la más sobresaliente", comenta Teresa García Santillán, Gerente de Desarrollo Comercial de Club BONVIVIR, y asegura que estos son los vinos imperdibles del verano."Jamás tuvimos en Argentina la variedad de vinos rosados que podemos disfrutar hoy en día. Es más, nosotros acabamos de presentar la Colección BONVIVIR: Especial Rosé con seis botellas que dan cuenta de la diversidad que hoy ofrecen estos vinos". Entre los vinos que sugiere García Santillán los hay de Malbec pero también de otras cepas como Pinot Noir o Merlot. Incluso algunos que combinan uvas tintas con blancas para lograr mejor frescura. Lógicamente que estos vinos deben beberse fríos, entre los 6 y 9 grados idealmente.

  • La revolución de los vinos blancos. Con la aparición de la categoría White Blend (mezcla de blancas) la oferta local de vinos blancos también ganó predicamento durante los últimos doce meses. Estos vinos, a diferencia de los clásicos blancos de corte, ofrecen un estilo renovado, moderno y mucho más refrescante. Pero también se trata de vinos que resultan simples de beber. Entre las cepas más utilizadas están Chardonnay, Sauvignon Blanc, Semillón y Torrontés, de modo que cada bodega puede ofrecer un vino de carácter único y muy personal. En su mayoría son vinos ideales para la hora del aperitivo o para los menús de estación donde las carnes magras, los pescados y vegetales son protagonistas.
  • Criollas para los fundamentalistas del tinto. Está claro que en el verano los vinos blancos y rosados deberían copar la escena, pero el fanatismo argentino por los tintos desafía las reglas. Por esto mismo, para los bebedores de tintos en los últimos tiempos surgió una categoría muy atractiva de la mano de las uvas criollas que permiten elaborar vinos de color pero ligeros y frescos. En la mayoría de los casos se trata de vinos más delicados que un Malbec pero algo más intensos que un Pinot Noir. Como si fuera poco, en su mayoría, son tintos para beber refrescados, es decir, a unos 10 o 12 grados.

Conoce muchos otros secretos para disfrutar de los mejores vinos argentinos en www.bonvivir.com

  • Mendoza de punta a punta. Club BONVIVIR anunció para sus selecciones de febrero vinos que proponen conocer el carácter de los diferentes rincones mendocinos. Con etiquetas de Luján de Cuyo, San Rafael y Valle de Uco, los miembros del club de vinos más importante del país podrán realizar un recorrido virtual por la principal provincia vitivinícola de Latinoamérica. Para disfrutar de estas selecciones de Club BONVIVIR y otros beneficios exclusivos para socios solicita información al 5555-6949 (de lunes a sábado de 9 a 18 h) o completa el formulario de suscripción en este link. Quienes se sumen al club durante enero recibirán con su primera selección un set de seis copas de vinos como obsequio de bienvenida.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?