srcset

Jardinería

Cuáles son las flores ideales para cubrir los cercos del jardín

(0)
20 de enero de 2019  • 00:00

Los cercos permiten generar diferentes áreas en un jardín. En general, demarcan el perímetro y son el telón de fondo de canteros o de vistas. Pero además de su función, por qué no, pueden volverse protagonistas en su época de floración.

Los llamados "setos vivos" resguardan la intimidad del parque, ocultan zonas de servicio (tendederos, galpón de herramientas), sectorizan y también pueden crear un fondo de interés para un cantero de menor altura. Siempre es imprescindible conocer qué porte adquirirán las especies elegidas una vez que alcancen la adultez, para no incurrir en errores o fallas en la selección de la vegetación. La presentación en que se adquieren las plantas dependerá también de la especie, la época del año; recordar que la plantación de otoño-invierno admite el uso de terrón para especies de hoja caduca. La distancia de plantación será variable según el crecimiento y el desarrollo futuros de cada especie. No es conveniente plantar cercos mixtos donde se agrupen las especies de a una por vez; siempre combinar tres o cuatro ejemplares de cada una para poder apreciar sus características.

Izquierda: Petrea volubilis. Derecha: Quechualia Fulta.
Izquierda: Petrea volubilis. Derecha: Quechualia Fulta. Fuente: Jardín

PETREA VOLUBILIS

Fue descripta por Carlos Linneo y nombrada en honor de Lord Robert James Petre (1713-1743), botánico y horticultor inglés; el término volubilis refiere a que es trepadora. Originaria de América Central y norte de Sudamérica, en la Argentina su distribución natural es el norte de Jujuy. Es un arbusto leñoso, semitrepador, algo desprolijo, que puede alcanzar hasta los 4 metros de altura. Posee tallos delgados y serpenteantes, de color marrón pálido a gris. Las hojas son perennes; es característica su textura al tacto, muy áspera y rugosa. Desde la primavera y hasta el verano florece profusamente, en inflorescencias en racimo que contienen entre 15 y 30 flores de color violeta claro. Sin fragancia, tienen forma estrellada.

  • Necesita de un tutor para llegar a grandes alturas y es buena para cubrir pérgolas y cercos.
  • Requiere suelos ricos, húmedos y exposición soleada.
  • Poco resistente a heladas, admite sequías temporarias.
  • No suele presentar plagas ni enfermedades.
  • Se propaga por estacas semileñosas en verano y también por semillas.

QUECHUALIA FULTA

Nativa de América del Sur, es un arbusto apoyante, robusto, que puede alcanzar más de 4 metros de altura y de ancho, de crecimiento vigoroso. Las hojas son grandes; hacia mediados de primavera produce inflorescencias en capítulos largamente pedunculados, de corola violeta claro o lila, muy visitadas por abejas y mariposas. Se multiplica a partir de semillas o esquejes.

  • Requiere climas templados, suelos bien drenados y pleno sol; no admite heladas fuertes.
  • Podar intensamente para controlar el crecimiento.

Pereskia Aculeata.
Pereskia Aculeata. Fuente: Jardín

PERESKIA ACULEATA

El nombre recuerda al astrónomo y botánico francés del siglo XVI, el conde Nicolas-Claude Fabri de Peiresc (1580-1637). Es nativa de América tropical, hasta el norte de la Argentina. En nuestro país se distribuye naturalmente en Corrientes, Entre Ríos, Misiones. Recibe nombres vulgares según la región: mori (guaraní), trepadora limón, grosella de Barbados. Es una trepadora arbustiva de tallo semileñoso, ramas espinosas, hojas elípticas, con espinas en las axilas. Tiene una abundante floración otoñal en largos y densos racimos de flores extremadamente perfumadas, de color crema con estambres amarillos anaranjados, muy bellas. Visitadas por abejas y abejorros, desde lejos se percibe el perfume embriagador. Los frutos (que maduran en climas cálidos) son bayas comestibles, de color amarillo. Por sus abundantes espinas es empleada en cercos vivos. Tiene propiedades ornamentales, melíferas, alimentarias, medicinales. Sin embargo, está declarada nociva en Sudáfrica, especialmente en los bosques de KwaZuluNatal, donde produce graves daños en áreas forestales y reservas por la asfixia de los árboles autóctonos. La planta tiene una tendencia a formar grandes grupos impenetrables y las espinas en los tallos hacen que el control de las invasiones presente grandes dificultades. También en Australia es considerada una planta invasora.

Paullinia elegans.
Paullinia elegans. Fuente: Jardín

PAULLINIA ELEGANS

Es una liana nativa de América del Sur, y en nuestro país se distribuye en Chaco, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, Misiones y Santa Fe. Mediante zarcillos se sostiene sobre alambrados o cercos. Tiene hojas alternas, simples y lustrosas. El atractivo principal son los frutos, que maduran desde abril hasta junio. Su aspecto da lugar al nombre vulgar "ojito de muñeca". Admite ubicación a media sombra, temperaturas cálidas y humedad. Es sensible a las heladas. Con usos medicinales en comunidades originarias, una especie afín, Paullinia cupana (nativa del Amazonas), es usada para elaborar una bebida conocida como guaraná, rica en cafeína. Por otra parte, la savia de la especie Paullinia cururu es altamente tóxica, utilizada como veneno para las flechas por los nativos en Sudamérica.

Mandevilla Splendens.
Mandevilla Splendens. Fuente: Jardín

MANDEVILLA SPLENDENS o DISPLADENIA SPLENDENS

El género Mandevilla rinde homenaje a Henry Mandeville (1773-1861), diplomático británico y jardinero. Nativa del Brasil, es una herbácea trepadora y vigorosa, caduca, de crecimiento lento en sus primeros años, llega a alturas de hasta 6 u 8 metros. Tiene hojas de color verde profundo que escalan y se enredan con sus tallos formando un tapiz espectacular cuando florece, con generosidad, desde el final de la primavera hasta el otoño, con flores dispuestas en racimos de trompetas de cinco pétalos, generalmente rosas, de un aroma delicioso. Se presentan en el mercado variedades con flores blancas, rojas, carmesíes.

  • Requiere clima templado cálido, una posición soleada (no tolera heladas); la temperatura ideal es entre 15 y 25° C.
  • Requiere suelo liviano, con buen drenaje. Es una planta bastante resistente a la sequía y un exceso de agua puede ser perjudicial.

Izquierda: Araujia sericifera. Derecha: Combretum fruticosum.
Izquierda: Araujia sericifera. Derecha: Combretum fruticosum. Fuente: Jardín

ARAUJIA SERICIFERA

Es una especie nativa del Brasil austral, Paraguay, Uruguay y del este de la Argentina, con varios nombres vulgares: tasi, planta cruel, jazmín de Tucumán. Es una enredadera subarbustiva que se trepa con facilidad sobre cualquier tipo de soporte. Florece de septiembre a enero con flores perfumadas y vistosas, de color blanco rosado, en ocasiones rosado o morado intenso con manchas blancas. Las flores funcionan como una trampa de insectos polinizadores. Es una planta rústica que debe ubicarse a pleno sol. En zonas de clima frío se comportará como caduca. El látex es muy irritante para la piel y los ojos, por esto es importante usar guantes al manipularla. Utilizada en medicina tradicional, con el látex se hacen buches para calmar dolores bucales. Es una especie considerada invasora en Europa y África, por su rápida multiplicación a partir de las semillas.

  • Requiere suelos bien drenados.
  • Se reproduce con facilidad mediante semillas o gajos.

COMBRETUM FRUTICOSUM

El peine de mono es una especie nativa de la Argentina, habita naturalmente las provincias de Buenos Aires, las de la Mesopotamia y Formosa. Es un arbusto que forma una mata enorme, de hasta 4 metros de diámetro. Tiene hojas de color verde brillante, persistentes, aunque pueden ralear en invierno. Su atractivo principal lo constituyen las flores, que aparecen desde mediados de verano hasta las primeras heladas. Son densas espigas que parecen cepillos, formadas por los estambres de hasta 3 cm de largo, desde el amarillo verdoso hasta el anaranjado (según van madurando), colores que están presentes durante todo el período de floración. Es muy melífero y visitado por colibríes. Los frutos también son atractivos: secos, de color castaño, con cuatro alas. Es capaz de trepar por árboles o pérgolas con sus ramas volubles.

  • Necesita pleno sol, suelos ricos, porosos, bien drenados. Es sensible a las heladas.
  • Se recomienda podar luego de la floración para limitar la expansión.

Izquierda: Combretum indicum. Derecha: Allamanda Cathartica.
Izquierda: Combretum indicum. Derecha: Allamanda Cathartica. Fuente: Jardín

COMBRETUM INDICUM

Nativo de una amplia zona de clima subtropical de África y Asia, es un arbusto trepador, generalmente persistente, caduco en climas templados, de hojas simples. Tiene flores con pétalos blancos que al madurar viran al rosado intenso, lo que da un matizado espectacular al conjunto; por la noche emanan un perfume muy agradable. Cuando las flores abren blancas son visitadas por lepidópteros nocturnos, luego por abejas y nectarínidos. Se multiplica por semilla o por esquejes semileñosos, también por brotes de raíz. En climas favorables es una especie vigorosa de espectacular floración. Es ideal para cubrir cercos y alambrados.

  • Prefiere pleno sol.
  • Tolera heladas cortas y ligeras; en ese caso, pierde la parte aérea y vuelve a brotar con el aumento de la temperatura.

ALLAMANDA CATHARTICA

Nativa de América del Sur (Venezuela, Guyana, Brasil), el género fue dedicado por Linneo a Frédéric-Louis Allamand, botánico suizo especialista en flora brasileña. Es un arbusto vigoroso, trepador, de hoja perenne, que puede alcanzar hasta los 2 metros de altura, aunque en su lugar de origen llega a los 6 metros. Contiene látex blanco, que se reconoce al cortar su tallo u hojas. El follaje es lustroso. En verano produce flores grandes (7 a 10 cm de circunferencia), de color amarillo brillante. Se comercializan cultivares con flores rosadas. El fruto es una cápsula espinosa que contiene semillas aladas. Se utiliza para cubrir cercos y pérgolas en climas subtropicales.

  • Requiere clima templado cálido, húmedo, pleno sol, suelos livianos y bien drenados.
  • No tolera heladas.
  • En general, se propaga por esquejes ya que a nuestra latitud no fructifica.
  • Todas las partes de la planta son tóxicas; además, el látex que emana al cortarlo puede producir dermatitis o reacciones alérgicas. Por ello conviene usar guantes al manipularla.

Texto: Ing. Agr. Gabriela Benito.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.