srcset

Cuarto de chicos

Cuartos de chicos. Un altillo convertido en el lugar perfecto para jugar y soñar

Karina Contini
(0)
19 de marzo de 2019  

En la intimidad de un altillo y sin los códigos convencionales de la decoración infantil, este cuarto es un remanso capaz de albergar las fantasías de Beltrán y a pequeños habitantes del bosque.

Reformamos la bohardilla buscando crear un espacio tranquilo, armónico, bien iluminado; ideal para el juego y el descanso de un chiquito
Clara Marré, mamá de Beltrán

Beltrán tiene dos años y acá juega sentado en una de las alfombras tejidas (La Vie).
Beltrán tiene dos años y acá juega sentado en una de las alfombras tejidas (La Vie). Crédito: Javier Picerno

El paño fijo de vidrio en el techo fue una de las incorporaciones de la reforma. El sillón comprado en anticuario y restaurado por Clara la acompaña desde que nació el primero de sus cuatro hijos. Es confortable para alimentarlos, leerles o arrullarlos. Sobre él, almohadón hecho por ella misma y manta de hilo con pompones (Lanitas Caro). Completan el espacio acuarelas (Etsy), cortinas (UCQ) y lámpara colgante (La Serine).

"A Beltrán le fascina esta lámpara por los dibujos que forma la trama y por cómo se mueven los hilos con el aire. A mí me pasa lo mismo".

Herramientas de madera (Algo Bonito Universo Artesanal).
Herramientas de madera (Algo Bonito Universo Artesanal). Crédito: Javier Picerno

Los pisos de laja negra se cambiaron por otros de madera (Patagonia Flooring); las paredes se revistieron en kiri y se pintaron de blanco. Frente a la cuna, somier (Simmons); cubresomier, cubrecama y almohadones (Rapsodia Home); y almohadón estrella (Algo Bonito Universo Artesanal).

"Sabía que iba a pasar muchas horas en este cuarto, por eso me conecté con la forma en que quería vivirlo. Lo proyecté de antemano y no me apuré en la elección de los muebles".

Sobre la cuna, móvil (Casaideas Chile) y en la biblioteca, canguro al crochet (Lanitas Caro).
Sobre la cuna, móvil (Casaideas Chile) y en la biblioteca, canguro al crochet (Lanitas Caro). Crédito: Javier Picerno

Sobre el bloque de mampostería existente, colocaron una placa de madera para dar un lugar de asiento y apoyo. En ella, almohadón (Pottery Barn), que marcó el camino de la deco. "El ocre se repite en toda la casa: genera una vibración agradable, solar".

"Elegimos muebles que acompañaran el crecimiento de Beltrán. La cuna, por ejemplo, se convierte en cama".

El mueble transformable es de petiribí con piso regulable (Mesopotamia BA) y tiene chichonera (UCQ). Acompaña una biblioteca también de petiribí (Mesopotamia BA) con guirnalda de luces (Pottery Barn). En ella, canguro al crochet (Lanitas Caro), figuras de león y ratón de madera (Algo Bonito Universo Artesanal), oso de tela y cuenco de cerámica con forma de puercoespín (todo de Casa Viló). Además, lámpara de pared (Luz y Más).

Regla medidora 'Chancho' (Algo Bonito Universo Artesanal) y dentro del canasto comprado en una feria de antigüedades, manta de hilo (Cosa Bonita).
Regla medidora 'Chancho' (Algo Bonito Universo Artesanal) y dentro del canasto comprado en una feria de antigüedades, manta de hilo (Cosa Bonita). Crédito: Javier Picerno

Después del cuarto de Beltrán hay un espacio de lectura que desemboca en un pasillo.

"Usamos materiales nobles, como la madera y textiles de algodón en elementos hechos artesanalmente. Creemos que eso nos conecta con una faceta creativa y nos abre la posibilidad de hacer cosas con nuestras manos".

Arriba del sillón, lámina con animales autóctonos (Mesopotamia BA).
Arriba del sillón, lámina con animales autóctonos (Mesopotamia BA). Crédito: Javier Picerno

Sobre la biblioteca rescatada, ciervo tejido (La Serine Deco), junto a cuadros comprados en ferias. Además, sillón que hace juego con el que está junto a la cuna, almohadón (Rapsodia Home), manta (Cosa Bonita) y banquito con asiento en macramé (Vero Alessandrini para modernmacrame_va).

"Quisimos que tanto Beltrán como sus hermanos encontraran en sus cuartos esos puntos de interés que despiertan la imaginación y alientan a aprender de manera orgánica".

Beltrán y su hermano Santiago juegan a reconocer mariposas y abejas de una de las tantas láminas en su cuarto (tienda de los Kew Gardens, Londres
Beltrán y su hermano Santiago juegan a reconocer mariposas y abejas de una de las tantas láminas en su cuarto (tienda de los Kew Gardens, Londres Crédito: Javier Picerno

"Como trabajo en paisajismo, me parece fundamental que mis hijos se conecten con la naturaleza y sepan identificar, desde el juego, a todos los habitantes del jardín, cuál es su función y por qué es importante respetarlos".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?