De vuelta: ¿por qué retomamos los deportes de la infancia?

Volver a practicar los deportes de la niñez o la adolescencia promueve emociones positivas relacionadas con la felicidad, el entusiasmo, la motivación y el optimismo
Volver a practicar los deportes de la niñez o la adolescencia promueve emociones positivas relacionadas con la felicidad, el entusiasmo, la motivación y el optimismo
Silvina Vitale
(0)
26 de diciembre de 2019  • 00:49

Fútbol, tenis, vóley, hockey, taekwondo, danza o patinaje; el enamoramiento con un deporte suele durar toda la vida. Aun cuando en la adolescencia muchas personas dejan de practicar la actividad que realizaron durante su niñez, la edad adulta suele traer nostalgia por volver a ponerse los patines, las zapatillas de punta, jugar un partido de fútbol, tenis o hockey. Aunque no tengamos el tiempo, ni el cuerpo de épocas pasadas, las ganas siguen intactas. Además, muchos clubes o instituciones deportivas suelen tener en sus deportes espacios destinados a adultos.

"Algunas personas vuelven a practicar los deportes de su niñez o adolescencia porque eran momentos donde esa actividad proporcionaba una alegría muy importante. Volver nos acerca a esos momentos de felicidad y plenitud. Tiempos en los que solo nos preocupaba divertirnos, pasarla bien y forjar nuevas amistades. En el club tenemos muchos adultos que vienen a buscar un lugar donde volver a jugar su deporte, sentirse bien y vivir mejor", dice Eliseo Ramos, director de Deportes Adultos del Club de Amigos.

Mientras que para Diana Trajtenberg, profesora de la Licenciatura en Psicología de UADE, retomar el deporte en esta etapa suma calidad de vida, tanto física como psicológica y emocional. "Este regreso promueve emociones positivas relacionadas con la felicidad, el entusiasmo, la motivación y el optimismo. A su vez, en los casos de adultos que padecen depresión, estrés o ansiedad, el deporte ayuda a reducir y bajar la intensidad de estos síntomas, por lo que es una buena opción de distracción de la vida cotidiana", asegura.

Pero el cuerpo de los 15 no es el de los 45, ¿cómo sienten este retorno los músculos y los huesos? "A nivel físico, la mayoría nota su cuerpo en mal estado con mucha necesidad de entrenar para ponerse en juego nuevamente. Debido a su rutina diaria y quizás habiendo dejado de lado su bienestar físico durante muchos años, es frecuente que sientan que no pueden volver a desempeñarse como solían hacerlo en su época dorada. "Sin embargo, a pesar de que pasaron décadas, algunos conservan la costumbre del deporte o simplemente al retomar lo que practicaron de chicos, notan que su cuerpo tiene memoria y la técnica real no se ha olvidado, generando una mejoría tanto en su salud corporal como también mental y anímica", explica Trajtenberg.

Mientras que, en su experiencia con adultos, Ramos sostiene que el reencuentro con el deporte tiene una doble sensación en la adultez. "Una es de alegría, pero, por otro lado, hay cierta desilusión y desencanto, cuando uno ve que el físico no acompaña, y los movimientos y técnicas de cada deporte resultan dificultosas, y que no les sale lo mismo que en su juventud. Ya el físico no responde como antes. En nuestras actividades, vamos acompañando ese proceso de recuperación para que cada día se sientan mejor con ellos mismos. Para eso tenemos profesores especializados".

Tras sus pasos

¿El amor por un deporte se transmite? Sí, es habitual que los adultos entusiasmen a sus hijos con su deporte de referencia. "En los casos de haber experimentado gratificación y disfrute de chicos, lo que se conserva en el recuerdo como una vivencia placentera, el adulto desea lo mismo para sus hijos. Existe una búsqueda por trasmitirles una pasión, por lograr mejoras en materia de salud, fortalecer el vínculo y transmitirles los valores del trabajo en equipo, la responsabilidad, la constancia y la perseverancia", señala Trajtenberg.

En definitiva, los motiva a inculcar esa costumbre que en su juventud les trajo buenas experiencias. Hay que tener en cuenta que también existe una relación afectiva con el lugar donde se practicó ese deporte. "Muchas veces los deportistas toman el club como su segunda casa, y a las personas del club como su familia", agrega.

Coincide Ramos: "es muy probable que entusiasmen a sus hijos a practicar el mismo deporte. Lo que uno hizo y le provocó mucha felicidad y alegría quiere que se replique en sus hijos. Es muy normal en nuestro club que los niños practiquen el mismo deporte que sus padres".

Si vas a volver tené en cuenta:

  • Es importante que la primera etapa de este regreso sea con calma, teniendo en cuenta que los progresos serán graduales.
  • "La cabeza quiere hacer todo y el físico no es el mismo, por eso es muy importante empezar de a poco, focalizarse, mantener la continuidad y no desanimarse" dice Ramos.
  • Es necesario generar una rutina que se pueda seguir ordenadamente.
  • Es fundamental un chequeo médico antes de iniciar.
  • Conviene ser realistas con las expectativas y tomar la actividad física como un espacio de bienestar sin metas imposibles.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.