srcset

Bienestar

Dejó el mundo corporativo del marketing para dedicarse a vender flores

Jimena Barrionuevo
(0)
21 de octubre de 2019  • 11:58

La miraron sorprendidos y un tanto incrédulos cuando esa mañana entró tempranísimo y apurada, con macetas de orquídeas en las manos y su cartera pesada con todo lo necesario para el día, al shopping Paseo Alcorta. "Te dejo todo armado, a la noche vuelvo y me contás. Espero que la gente se anime a probar con este tipo de flores", le dijo Ana Monges a su empleada.

No era la primera vez que recorría los pasillos del centro comercial. Su carrera como licenciada en marketing la había llevado a obtener un importante puesto en una de las empresas más destacadas en el rubro del marketing. Y conocía el detrás de escena de los locales para llegar y permanecer en esos espacios. Pero, después de meditarlo durante algunos meses, finalmente decidió que había llegado el momento de darle forma a su sueño.

"Al principio nadie entendía bien qué estaba haciendo, o si era algo pasajero. Entrar y montar un espacio de ventas de orquídeas y flores con maceta en los principales shoppings de moda del país no era lo mas normal, y menos con tantos años de vida corporativa. Entrar a los centros comerciales como locatario no es lo más fácil del mundo, requiere mucho trabajo, disciplina, compromiso. Creo que son herramientas que me dio la corporación, y por eso estoy súper agradecida. Lanzarme a algo nuevo, sin estar amparada por una gran empresa parecía una locura, era como saltar al vacío. Pero por suerte, mucha gente me apoyó, me acompañó y así empecé a crecer", recuerda Ana.

El recuerdo de la flores la había acompañado desde siempre. De niña, su papá Pedro la había enamorado, sin quererlo quizás, de un mundo donde la naturaleza era protagonista. "El era una persona que llevaba esto en su sangre. Siempre tenía la necesidad de estar en contacto con las plantas, los árboles, la tierra. De sembrar semillas, verlas germinar, crecer. Y eso, de a poco fue quedando en mí. Desde chiquita, me llevaba al lago de Palermo -ya que era parte de grupo Los Amigos del Lago- donde iban a plantar arboles y ayudar en todo lo que se pudiera, para que ese espacio estuviera mejor para la comunidad. Esto se impregnó en mi alma y encendió algo en mí que empezó a concretarse cuando conocí a mi marido Martín, uno de los principales productores de flores del país y con tradición familiar de más de 90 años en el rubro".

Con las manos en la tierra

Ana sabía que el camino que estaba por transitar iba a estar lleno de obstáculos. Emprender algo nuevo, salir de la zona de confort de la empresa corporativa donde todo estaba armado para arremangarse, literal y metafóricamente hablando. Empezar una pyme desde cero la llenaba de incertidumbre. Se trataba ni más ni menos que de entrar a los principales centros comerciales y que los responsables de otorgar los espacios creyeran en su proyecto. Un concepto que no existía todavía: llevar flores al interior de los shoppings.

Pero Ana tampoco sabía si iba a tener aceptación en los consumidores. "Cuando arranqué con Anette Flowers (así llamó a su emprendimiento), aún trabajaba en una corporación. Empezaba a las 6 am para llevar la mercadería a Alcorta Shopping (que fue el primer local), armaba todo, esperaba a mi empleada y me iba a la oficina corriendo. Estaba todo el día en la empresa, salía y volvía al local para cerrar y controlar que estuviera todo bien. Era enorme la ansiedad de saber que estábamos abiertos de lunes a lunes de 10 a 22 y querer que todo saliera bien. Fue necesario estar en cada etapa, desde levantar una maceta, limpiarla, armar el packaging, la marca, los locales, la comunicación, las promociones, escuchar a los clientes, para poder darle una base mas sólida a la empresa".

En Paul French Gallery, uno de los locales que que Ana tiene en la Ciudad de Buenos Aires.
En Paul French Gallery, uno de los locales que que Ana tiene en la Ciudad de Buenos Aires.

Pero tenía las herramientas para hacerlo. Su base, el marketing, representa por un lado la parte más dura del negocio. Por el otro lado, estaba la parte creativa donde entraba en conexión con las flores. "Nosotros vendemos flores en maceta, es un nuevo concepto en relación a las flores de corte. Me parece que las flores en sí tienen mucho potencial para comunicar, para conectarse de una manera diferente con la naturaleza. Fue clave la experiencia laboral previa para entender que existe una necesidad latente de plantas y flores en la vida cotidiana de todos nosotros y que esto podía ser una oportunidad, para lograr esa conexión entre el consumidor y el mundo de las flores. Los que nos eligen no solo están comprando una orquídea, una flor, sino la experiencia que ella les genera. Llegar a su casa, tener color, alegría, vida en cada espacio. Después de un día largo, llegar y encontrarte con esto, puede robarte una sonrisa. O bien, si se usa para un regalo, qué mejor que regalar vida".

Cosechar el esfuerzo

Hoy Anette Flowers tiene un staff fijo de 19 personas y cinco locales de venta al público, uno de ellos se ubica en la icónica Paul French Gallery. Ana es la cabeza de la empresa. Como toda pyme, confiesa que está en todo. Sus tareas van desde lo mas estratégico (creación y posicionamiento de marca, misión, los objetivos, definición de canales comerciales, pricing, promociones, marketing, comunicación, redes sociales, finanzas), hasta lo operativo y lo administrativo. Por otro lado, su marido es el experto en producción, el encargado de tener las mejores flores y plantas del mercado, con una calidad premium.

Con su marido Martín en el vivero de Escobar.
Con su marido Martín en el vivero de Escobar.

"En el plano personal y profesional tuve y sigo teniendo mucho aprendizaje. Me declaro aprendiz en todo momento: en cada desafío, cada proyecto proyecto y cada sueño. Salir del mundo corporativo después de 12 años, fue como una montaña rusa. Todo el tiempo hay desafíos nuevos, y es tu decisión la que cuenta, tanto si salen las cosas bien como si salen mal. Aprendí el valor de cada una de las partes del proceso productivo, entender lo importante de la inteligencia interpersonal en el momento de armar equipos, como manejar las finanzas de una pyme. Y tener en claro que, si uno es una apasionado en lo que hace, y es honesto con esto, eso se trasmite. Siento que crecí como persona, como mujer, enfrentando desafíos constantes, y entendiendo que esta gran responsabilidad me permitió obtener una gran independencia".

Para Ana, el esfuerzo es constante, desde lo emocional, lo físico y financiero. Invirtió mucho tiempo, muchas horas y fines de semana para buscar la forma de mejorar en cada momento. "Estoy convencida de que este es mi camino, es algo que me da placer, pero fue y sigue siendo muy desafiante, sobre todo en el contexto en que vivimos. Pero no cambiaría nada de lo que viví: las flores generan alegría, dan color, llevan vida a tu hogar. Es una belleza honesta, que te acompaña en diferentes momentos y cuando pienso en eso, sé que todo valió la pena".

Sus preferidas

Una flor de interior: "Recomiendo siempre la orquídea porque es una planta que está viva todo el año, y tiene flores 4 meses. Dura mucho y florece todos los años. Tiene colores y tramas que pocas flores tienen. Y el cuidado se cree que es difícil, pero en realidad necesita luz en el interior y riego cada 10 días"

Para balcones: "Sin duda los Kalanchoes. Es tanto para adentro y afuera y es de las que en maceta se cuidan solas. Necesitás regarlas poco, podés esperar a que llueva y está perfecto. Es de la familia de las suculentas por lo que el riego es moderado cada 20 días y la flor dura entre 3 y 4 meses y cuando las florecitas se abren aportan mucho color. Sin ellas es como una suculenta. Y al año próximo te vuelve a crecer. Se banca sol, heladas, vientos. Todo"

Para principiantes: "Cuando no están acostumbrados es bueno que prueben de a poco. Que piensen primero el lugar donde las pondría. Puede ser un banco, en el piso, ver el lugar donde quiere tener flores y los colores. Cuando la ccompre la puede ir cambiando de lugar y en ese momento ver si quiere seguir sumando. De a poco armar una selva urbana, que es de lo que tanto se habla hoy".

Compartí tu experiencia

Si viviste alguna experiencia que mejoró tu bienestar y calidad de vida (puede ser médica, alimenticia, deportiva, un viaje, sentimental, profesional o de otra índole), y querés compartirla en esta columna, escribí a bienestarlanacion@gmail.com

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.