srcset

Arquitectura

Del otro lado del Paraná. Una casa que cobija la aventura sin fin de una familia

Connie Llompart Laigle
Arq. Eugenia Cides
(0)
2 de junio de 2019  

Un día de sol, Carlos Arzani y su mujer salieron a navegar con unos amigos, cruzaron el Paraná y el Google Maps les señaló un lugar en la Segunda Sección del Delta que no conocían. Guiados por la curiosidad, se aventuraron por el río Durazno y desembocaron en el barrio homónimo, que entonces no tenía barreras. Allí la vieron: una laguna privada abrazaba una pequeña isla apostada en el centro del espejo de agua donde echar el ancla y perderse por horas.

Estructura de paneles de pino con placa de OSB (Maderas Newton) y techo de chapa prepintada en horno con el color "Fuerza Aérea" (ABC Techos), un tono que enamoró a la dueña de casa cuando vivió en los Estados Unidos.
Estructura de paneles de pino con placa de OSB (Maderas Newton) y techo de chapa prepintada en horno con el color "Fuerza Aérea" (ABC Techos), un tono que enamoró a la dueña de casa cuando vivió en los Estados Unidos. Crédito: Santiago Ciuffo

Así fue como, después de girar por el mundo acompañando a Carlos en su función de diplomático, los Arzani decidieron echar raíces en el Delta y recuperar el espacio de reunión familiar en un lugar al que a veces es difícil llegar por la logística que imprime el río, pero del que raramente alguien se quiere ir. Y quién mejor podía interpretar este sueño que su hija Sofía, quien junto con su marido, Santiago Boffi, comandan AB Estudio.

Primero crearon un muelle flotante, después desmalezaron el terreno y, en cuatro meses, el práctico sistema de construcción en seco hizo realidad esta casita de madera con techo de chapa que parece sacada de un cuento y tiene todo lo necesario para ser una usina de recuerdos imborrables.
Primero crearon un muelle flotante, después desmalezaron el terreno y, en cuatro meses, el práctico sistema de construcción en seco hizo realidad esta casita de madera con techo de chapa que parece sacada de un cuento y tiene todo lo necesario para ser una usina de recuerdos imborrables. Crédito: Santiago Ciuffo

"Cuando volvimos de Barcelona nos dimos cuenta de que nos habíamos malcriado con la playa y la montaña, y era algo que nos faltaba en Buenos Aires. Descubrir este rincón en el Delta nos abrió un nuevo panorama", dice María E. Sherriff.

El díptico es obra de la dueña de casa, María E. Sherriff, quien además se inspiró aquí para escribir su novela "El cautivo de la niebla". Paredes revestidas con machimbre de álamo (Ederra); los pisos de eucalipto. Carpinterías con vidrios laminados (Cerramientos De Luca).
El díptico es obra de la dueña de casa, María E. Sherriff, quien además se inspiró aquí para escribir su novela "El cautivo de la niebla". Paredes revestidas con machimbre de álamo (Ederra); los pisos de eucalipto. Carpinterías con vidrios laminados (Cerramientos De Luca). Crédito: Santiago Ciuffo

Una de las cosas que más disfruto es de la vista desde el living. Los inmensos ventanales dan la sensación de que uno está afuera, pero protegido
Carlos Arzani

Arriba, el rincón de los nietos. Lámpara colgante de mimbre (Falabella), alfombra tejida (Elementos Argentinos) e individuales y servilletas de algodón de Petite Margot. Además, salamandra (Ñuke).
Arriba, el rincón de los nietos. Lámpara colgante de mimbre (Falabella), alfombra tejida (Elementos Argentinos) e individuales y servilletas de algodón de Petite Margot. Además, salamandra (Ñuke). Crédito: Santiago Ciuffo

El corazón de la casa es un único espacio en doble altura construido con cabriadas de madera reciclada de pino tea, donde conviven un comedor, la cocina con vista de 180° y un estar. En este último se clocó un sofá tapizado con pana azul que convive con una banqueta en guayubira (AB Estudio) y una hamaca traída de Costa Rica.

En el comedor, mesa extensible (Ikea) rodeada de sillas de estilo Windsor americano.
En el comedor, mesa extensible (Ikea) rodeada de sillas de estilo Windsor americano. Crédito: Santiago Ciuffo

"Como en la zona es frecuente que se corte la luz, pensé en calentar la casa con una salamandra. Aquí, la leña es gratis: los sauces del Delta caen cada tanto con los vientos fuertes. Si bien su madera es blanda y se consume rápido, genera una linda llama que abriga e invita a una ceremonia".

Los muebles y la isla fueron diseñados por el Estudio. Para las alacenas optaron por fenólico con film negro. La salamandra es de Nuke.
Los muebles y la isla fueron diseñados por el Estudio. Para las alacenas optaron por fenólico con film negro. La salamandra es de Nuke. Crédito: Santiago Ciuffo

"Nos gusta el fenólico porque es económico, práctico y tiene muy buena terminación. Y a diferencia de la melamina, el canto permite ver cómo está formada la placa. Y el contraste con el negro le queda muy bien. También lo usamos para los placares de la casa", comenta Sofía.

La inclinación de 45° fue perfecta para generar el playroom. Los muebles que lo ambientan fueron diseñados por AB Estudio. Alfombra (Elementos Argentinos), cortinas de algodón italiano con motivos náuticos y almohadones en tussor (Claudia Adorno).
La inclinación de 45° fue perfecta para generar el playroom. Los muebles que lo ambientan fueron diseñados por AB Estudio. Alfombra (Elementos Argentinos), cortinas de algodón italiano con motivos náuticos y almohadones en tussor (Claudia Adorno). Crédito: Santiago Ciuffo

"Queríamos una casa luminosa, por eso revestimos el interior con álamo. Accesible, es la sustitución ideal para el muro blanco: tiene un atractivo natural para quienes buscan tanto luz como la calidez de la madera. La clave es que esté secado a horno, para que no trabaje", cuenta Sofía Arzani, de Estudio AB.

Un antiguo juego de raquetas de bádminton y un remo fueron los objetos elegidos para ambientar el cuarto de huéspedes. Los acolchados son de Ikea y el pie de cama, de Zara Home.
Un antiguo juego de raquetas de bádminton y un remo fueron los objetos elegidos para ambientar el cuarto de huéspedes. Los acolchados son de Ikea y el pie de cama, de Zara Home. Crédito: Santiago Ciuffo

En la planta baja hay dos habitaciones y un baño mesada de anchico y bacha de apoyo (Easy).

La galería es el rincón preferido por María para disfrutar de apacibles tardes de lectura.
La galería es el rincón preferido por María para disfrutar de apacibles tardes de lectura. Crédito: Santiago Ciuffo

Sobre las reposeras de madera (Falabella), una manta azul tejida a mano en puro algodón de Elementos Argentinos; la cesta de mimbre con manijas de cuero es de Petite Margot. El piso es de pino impregnado: además de ser ultrarresistente, está conformado por piezas de distintos anchos, que proponen un juego visual.

Jardín y muelle al Paraná: combo perfecto para conectar con la naturaleza.
Jardín y muelle al Paraná: combo perfecto para conectar con la naturaleza. Crédito: Santiago Ciuffo

Crédito: Santiago Ciuffo

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.