Desirée De Ridder. En cuarentena, construyó un taller ecológico de barro

Con la ayuda de su marido, Antonio Salgado, y sus hijos, y la intención de rescatar la cultura ancestral, la artista construyó con sus propias manos y con materiales de bajo impacto ambiental
Con la ayuda de su marido, Antonio Salgado, y sus hijos, y la intención de rescatar la cultura ancestral, la artista construyó con sus propias manos y con materiales de bajo impacto ambiental Fuente: HOLA - Crédito: Tadeo Jones
Lucila Olivera
(0)
28 de octubre de 2020  

A 300 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires, en Perkins, Desirée de Ridder (48) encontró el refugio perfecto en un año difícil. Y allí logró plasmar su obra más singular: con intención de rescatar la cultura ancestral y cuidar el medioambiente, construyó con sus propias manos su nuevo taller con materiales de bajo impacto ambiental. "Se llama bioconstrucción", cuenta la artista plástica sobre la técnica empleada, mientras apura unos mates. Y sigue: "Yo heredé una parcela pequeña de un gran campo (a ella le tocó la casa y una parcela de tierra de La Providencia, una de las estancias que surgieron a medida que se fue dividiendo El 29, la estancia de sus abuelos). "No es rentable, pero es mi pequeño paraíso", cuenta entusiasmada.

La casa, construida por Alejandro Bustillo, tenía un galpón donde mi padre [Luis Enrique de Ridder] guardaba el tractor y las herramientas, pero con los años, como ya no se sembraba, quedó vacío. Mi sueño era armar allí mi taller y una sala de exposición. Entonces le sugerí a Mariano Goñi, que es un arquitecto que había reciclado un galpón muy lindo en una estancia, que me hiciera un dibujo. Lo hizo, pero después yo no tenía la plata para hacer la obra", relata la artista y guardiana de los animales, cuya obra en cerámica es reconocida como una alianza perfecta entre arte y naturaleza.

-¿Y qué hiciste, entonces?

-En Corrientes, conocí a Ricardo Tamalet, que hace bioconstrucción con una cooperativa que se llama Tribu de la Tierra, y quedé maravillada. Él me hablaba de que podía hacerlo gratis, tal como se hacían los ranchos de adobe. Me entusiasmé, me capacité con él y su grupo y después de un año logré hacer el taller y una sala multipropósito.

-¿Qué es la bioconstrucción?

-Es una manera de construir con mate-riales de bajo impacto ambiental. En mi caso, levanté paredes de seis metros con elementos naturales: barro, bosta de vaca y de caballo, arena, arcilla, paja de trigo... Y el revoque fino llevó algunas cositas como ceniza, baba de tuna, engrudo... Fue una experiencia maravillosa que compartí con mis hijos y con dos chicos del pueblo. Hicimos ocho mil adobones, que son una suerte de ladrillos. Y, para capacitarnos, vinieron tres veces, una semana por vez. Fue tan bueno el resultado que también voy a hacer un enorme palomar para las palomas que estaban en el galpón. En vez de sacármelas de encima, voy a darles un nuevo hogar.

junto a su marido, Antonio Salgado, su hija mayor, Valentina, su hijo menor, Antonio León, y dos de sus tres Whippet, Ramoncito y Pancho. "Algunas cosas, como el no maltrato animal, deben estar ligadas a la educación desde que nacen. Acá, por ejemplo, los perros son parte de la familia"
junto a su marido, Antonio Salgado, su hija mayor, Valentina, su hijo menor, Antonio León, y dos de sus tres Whippet, Ramoncito y Pancho. "Algunas cosas, como el no maltrato animal, deben estar ligadas a la educación desde que nacen. Acá, por ejemplo, los perros son parte de la familia" Fuente: HOLA - Crédito: Tadeo Jones

"La construcción de barro era parte de nuestra cultura ancestral, por eso me pareció importante rescatarla"
"La construcción de barro era parte de nuestra cultura ancestral, por eso me pareció importante rescatarla" Fuente: HOLA - Crédito: Tadeo Jones

"Reencontrarnos en el campo después de quedar varada en Italia en plena pandemia fue un resurgir, muy sanador"
"Reencontrarnos en el campo después de quedar varada en Italia en plena pandemia fue un resurgir, muy sanador" Fuente: HOLA - Crédito: Tadeo Jones

UN AÑO DE DESAFÍOS

El verano pasado, Desirée se había instalado en un castillo en Italia para trabajar haciendo obra, pero el coronavirus no sólo cambió sus planes, sino que le impidió volver a casa en tiempo y forma para reencontrarse con su marido, Antonio Salgado, y sus tres hijos, Valentina (19), Lorenzo (18) y Antonio León (9). "Me fui a Italia con muchísimas ilusiones, era un viaje que tenía programado hacía un año para trabajar haciendo obra en un castillo, y al mismo tiempo lo iba a combinar con una muestra en Suiza, y todo eso se fue al tacho por la pandemia. Pude quedarme en el castillo a trabajar pero todo quedó trunco porque no había quién viera mi trabajo", relata.

-¿Cuánto tiempo te quedaste varada?

-Dos meses y medio. Esta era la primera vez que me iba por tanto tiempo. Los chicos están más grandes, así que era una gran oportunidad. Por otra parte, dos años atrás había ido a Bélgica a hacer una muestra, que no la pude hacer del todo porque estamos tan lejos, yo no dispongo de grandes capitales y es todo a pulmón. Como las obras quedaron allá, coordiné con una amiga para hacer esta muestra en Ginebra. Pero, obviamente, no pude ni siquiera salir del castillo. En el interín murió el padre de mis hijos mayores [el artista plástico Carlos Regazzoni]. Yo no tenía relación con él, pero los chicos sí. Más allá de que era todo un personaje, era muy bueno con ellos, lo querían y se divertían juntos. Entonces, cuando aterricé, nos vinimos al campo para reencontrarnos, y fue como un resurgir, muy sanador.

-Este es definitivamente tu lugar en el mundo...

-Sí. Viví acá con mis padres y mis her-manos. Mi madre [May Helena Perkins] criaba caballos árabes y siempre nos rodeaban, ella los presentaba en La Rural. Siempre estuve rodeada de animales y naturaleza, algo que evidentemente marcó mi obra. A fines de los 70, empezó en la zona el tema de la soja, aunque no era la de hoy, era orgánica. En los 90 surgió lo nocivo, los productos altísimamente cancerígenos para la fauna y para nosotros, y, poco a poco, los animales fueron desapareciendo. Eso lo viví, no me lo contaron.

-De hecho, tu obra tiene un mensaje de denuncia.

-Totalmente. Y la caza furtiva, que es un tema muy perverso, también es algo que me preocupa.

-¿Cuánto tiempo vas a quedarte acá?

-Si puedo acomodar a los chicos, creo que ya me quedo en el campo para siempre. Mi marido va y viene, y después de quince años juntos, está bueno extrañarse. Después, Valentina (19) aplicó para estudiar conservación de la naturaleza en Sudáfrica. La carrera es un sueño y me parece que es el futuro; Lorenzo termina este año y planea estudiar en Inglaterra, ahora hay que ver cómo voy a pagar eso, pero ya veremos... Sólo me quedaría el más chico.

-¿De qué otras maneras llevás a la práctica tu mensaje ecológico?

-Tengo huerta, gallinas libres, caballos árabes pero no como criadora sino por amor a ellos, hay muchos zorros, mulitas... Los últimos meses los pasé construyendo, cuidando la huerta, y cocinando.

-¿Sos vegetariana?

-Sí, desde hace un año y monedas. Me siento mejor y creo que es más coherente con lo que pienso. Otra cosa que me pesaba era el tema de la huella de carbono, algo que se puede medir. La cerámica, si usás hornos eléctricos, deja de ser ecológica, entonces regalé el mío y me hice uno a leña, que alimento con árboles caídos. Funciona muy bien.

-¿Por qué elegiste la cerámica como medio de expresión?

-De joven, mi sueño era estudiar afuera pero mi madre no me lo podía pagar. Éramos una familia con vaivenes económicos, pasábamos de la escuela rural a un colegio privado y de vuelta a la escuela rural cuando se acababa la plata. A los 26, pude irme a Francia como asistente de Regazzoni. Al mismo tiempo, trabajaba de moza, y también estudié animación en Saint Martin's School of Art. Y poco a poco me fui enganchando con la escultura e iba a muchas muestras, donde había mucha obra en cerámica, que acá no pasaba. Un día fui al museo de Picasso, donde justo exponían su obra en cerámica, y ahí me enamoré. Cuando regresé a la Argentina, que volví con dos hijos chicos y sin un mango, arranqué con la cerámica y nunca más paré. Me encanta el barro, un material noble y primario, pero nunca me enganché con la alfarería, aunque me parece bellísima, pero me interesaba la escultura. Acá, en la Prilidiano Pueyrredón, también estudié pintura.

-¿Cómo les inculcás a tus hijos el amor por la naturaleza?

-Algunas cosas, como el no maltrato animal, deben estar ligadas a la educación desde que nacen. Acá, por ejemplo, los perros son parte de la familia, duermen con nosotros. Ellos no son vegetarianos, pero eso es algo que yo misma elegí de grande. También reciclamos mucho, y por supuesto tenemos compostera. En este momento tengo separadas muchísimas botellas pero no hay adónde llevarlas.

-Quizás se conviertan en una obra de arte.

-Tal vez...

El equipo manos a la obra
El equipo manos a la obra Fuente: HOLA

"Le sugerí a Mariano Goñi, que es un arquitecto que había reciclado un galpón muy lindo en una estancia, que me hiciera un dibujo. Lo hizo, pero después no tenía la plata para hacer la obra", relata la artista.
"Le sugerí a Mariano Goñi, que es un arquitecto que había reciclado un galpón muy lindo en una estancia, que me hiciera un dibujo. Lo hizo, pero después no tenía la plata para hacer la obra", relata la artista. Fuente: HOLA

Junto a su hija, Valentina, fanática de los caballos como ella. Mi madre (May Helena Perkins) criaba caballos árabes y ella los presentaba en La Rural. Crecí rodeada de animales y naturaleza, algo que evidentemente marcó mi obra. En mi caso, los caballos los tengo por amor", reflexiona.
Junto a su hija, Valentina, fanática de los caballos como ella. Mi madre (May Helena Perkins) criaba caballos árabes y ella los presentaba en La Rural. Crecí rodeada de animales y naturaleza, algo que evidentemente marcó mi obra. En mi caso, los caballos los tengo por amor", reflexiona. Fuente: HOLA - Crédito: Tadeo Jones

"Si puedo acomodar a los chicos, creo que ya me quedo en el campo para siempre. Mi marido está acostumbrado a ir y venir, y después de quince años juntos, está bueno extrañarse"
"Si puedo acomodar a los chicos, creo que ya me quedo en el campo para siempre. Mi marido está acostumbrado a ir y venir, y después de quince años juntos, está bueno extrañarse" Fuente: HOLA - Crédito: Tadeo Jones

"La cerámica, si usás hornos eléctricos, deja de ser ecológica, entonces regalé el mío y me hice uno a leña, que recupero de árboles caídos. Funciona muy bien", cuenta De Ridder.
"La cerámica, si usás hornos eléctricos, deja de ser ecológica, entonces regalé el mío y me hice uno a leña, que recupero de árboles caídos. Funciona muy bien", cuenta De Ridder. Fuente: HOLA - Crédito: Tadeo Jones

Al morir su madre, a Desirée le tocó la casa y una parcela de tierra de La Providencia, una de las estancias que surgieron a medida que se fue dividiendo El 29, el campo de sus abuelos. "No es rentable pero es mi pequeño paraíso", dice.
Al morir su madre, a Desirée le tocó la casa y una parcela de tierra de La Providencia, una de las estancias que surgieron a medida que se fue dividiendo El 29, el campo de sus abuelos. "No es rentable pero es mi pequeño paraíso", dice. Fuente: HOLA

El atardecer es el momento perfecto para encender una colección de candelabros, su más reciente trabajo.
El atardecer es el momento perfecto para encender una colección de candelabros, su más reciente trabajo. Fuente: HOLA - Crédito: Tadeo Jones

En la sala de exposiciones se destacan dos ciervos hechos en cerámica y a gran escala, muy típicos de la artista, que este año se vio envuelta en una pesadilla cuando voló a Italia para trabajar su arte en un castillo y, estando allí, la sorprendió la pandemia y quedó varada dos meses y medio
En la sala de exposiciones se destacan dos ciervos hechos en cerámica y a gran escala, muy típicos de la artista, que este año se vio envuelta en una pesadilla cuando voló a Italia para trabajar su arte en un castillo y, estando allí, la sorprendió la pandemia y quedó varada dos meses y medio Fuente: HOLA - Crédito: Tadeo Jones

Con camisa escocesa y una boina campera, Desirée trabajó durante un año levantando paredes y poniendo en condiciones el lugar. "Para el revoque usé ceniza, baba de tuna y engrudo, entre otros materiales. Trabajé junto a mis hijos, fue una experiencia maravillosa", revela
Con camisa escocesa y una boina campera, Desirée trabajó durante un año levantando paredes y poniendo en condiciones el lugar. "Para el revoque usé ceniza, baba de tuna y engrudo, entre otros materiales. Trabajé junto a mis hijos, fue una experiencia maravillosa", revela Fuente: HOLA - Crédito: Tadeo Jones

"Reciclamos, tenemos huerta, compostera y yo, hace un año, soy vegetariana. Me siento mejor y más coherente con lo que pienso"
"Reciclamos, tenemos huerta, compostera y yo, hace un año, soy vegetariana. Me siento mejor y más coherente con lo que pienso" Fuente: HOLA

La tapa de la revista ¡Hola! Argentina de esta semana
La tapa de la revista ¡Hola! Argentina de esta semana Fuente: HOLA - Crédito: Nicolas Gerardin

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.