Devastador: tiene un cáncer terminal y no sabe cómo despedirse de sus hijos

Megan Scotcher, una joven madre de 27 años, fue diagnosticada con un cáncer terminal y debe afrontar el angustiante momento de despedir a sus hijos
Megan Scotcher, una joven madre de 27 años, fue diagnosticada con un cáncer terminal y debe afrontar el angustiante momento de despedir a sus hijos Crédito: Derby Telegraph
(0)
12 de agosto de 2020  • 14:02

Cuando Megan Scotcher, una joven madre de Ripley, descubrió que tenía siete tumores en los pulmones durante un chequeo en julio, debió afrontar algo aún más devastador para ella: la angustia de decirle adiós a sus dos hijos pequeños después de que le dijeron que su cáncer era terminal.

Megan atravesó la enfermedad en cuatro oportunidades, a pesar de tener tan solo 27 años, pero, en esta ocasión, los médicos explicaron que sus órganos se dañaron por el tratamiento de quimioterapia en tratamientos anteriores. Sumado a esto, la larga serie de operaciones que sería necesaria para frenar el avance de la enfermedad no le daría una buena calidad de vida.

Megan dijo que aún no sabe cuánto tiempo le queda de vida, pero lo que más le preocupa es la conversación que debe afrontar con sus dos hijos: Cole, de ocho años y Archie, de dos. "Estoy esperando mi próxima cita clínica para discutir esto", reconoció.

"Estoy absolutamente devastada, más por mis hijos. Con el más pequeño es bastante difícil porque él realmente no lo entendería. Y con mi mayor, él sabe que estoy mal, pero en este momento no sabe todo el alcance", indicó, según consignó el medio Derby Telegraph.

La mujer fue diagnosticada por primera vez con osteosarcoma, una forma de cáncer de huesos, cuando tenía 14 años. Luego, se rompió la pierna mientras estaba de vacaciones en Francia y, a pesar de que una radiografía parecía mostrar que no había problemas graves, en los meses siguientes perdió mucho peso y tenía tanto dolor que no podía caminar. Los médicos de un hospital de Birmingham descubrieron que tenía un tumor del tamaño de un puño en la rodilla. Tuvo que someterse a quimioterapia y reemplazar los huesos de la pierna con titanio.

El cáncer atacó dos veces más, una vez en 2009 y luego nuevamente en 2010, cuando ya se había trasladado a sus pulmones. En 2009 se sometió a quimioterapia y una operación para extirpar los tumores, mientras que en 2010 ya no pudo recibir más quimioterapia por lo que solo se sometió a una operación, pero ahora, 10 años después, la enfermedad regresó.

Tras conocer la noticia, el padre de Archie, el hijo más pequeño de Megan, abrió una página en la plataforma Gofundme para recaudar 500 libras. Frente a la emotiva historia, superaron las 11.000. Megan dijo que le había sorprendido lo amable que fue la gente y contó que planea usar el dinero para crear recuerdos navideños para sus hijos y les heredará el resto.

"Hemos estado buscando bonitas cabañas de troncos y diferentes lugares donde los chicos puedan ir con las bicicletas. Creará recuerdos realmente agradables para ellos", relató Megan.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.