srcset

Jardinería

Diez soluciones posibles para evitar que mueran tus plantas de interior

(0)
17 de julio de 2019  • 00:09

"Se me mueren hasta los potus", "En mi casa no sobreviven ni los cactus", "Ninguna planta me dura". ¿Te suena alguna de estas frases? Probablemente sí, y eso tiene que ver con que, como todo ser vivo, las plantas necesitan estar en determinadas condiciones que, quizás, no les estemos ofreciendo. Ellas nos comunican sus necesidades a su manera -con hojas que se van marchitando, enrulando o perdiendo el color, por ejemplo-, y si no logramos identificarlas, es probable que lleguemos tarde a la solución y nuestra palmera, helecho o suculenta favorita, no sobreviva al ambiente que le proveímos. En esta nota te ayudamos a identificar los trastornos de las plantas de interior, sus síntomas, las posibles causas y el modo de recuperarlas.

  • Amarillamiento de las hojas basales

Posibles causas: Riego excesivo. Recuperación: Reducí la frecuencia y el volumen de riego. Si los síntomas continúan, aplicá un fungicida.

  • Pérdida de color en las hojas con enrulamiento

Posibles causas: Exceso de luz. Recuperación: Ubicá la planta en un lugar con menos luz directa.

Observar las respuestas de las plantas ante los cambios en las condiciones que les ofrecemos, es vital para aprender a detectar sus necesidades.
Observar las respuestas de las plantas ante los cambios en las condiciones que les ofrecemos, es vital para aprender a detectar sus necesidades. Fuente: Jardín - Crédito: Pexels

  • Reducción del color de las hojas y pérdida de brillo

Posibles causas: Escasez de luz. Recuperación: Ubicala en un lugar más luminoso, pero sin sol directo.

  • Hojas con márgenes quemados, o punteadas con manchas pardas

Posibles causas: Abono excesivo, exceso o falta de riego. Recuperación: Evaluá la situación. Si el problema es el abono, regá abundantemente tres o cuatro veces. Si es el exceso de riego, dejá secar entre siete y diez días. Si faltó agua, regá.

Agua, luz, temperatura y abono en sus medidas justas, son los elementos esenciales que hacen a la salud y vigorosidad de las plantas.
Agua, luz, temperatura y abono en sus medidas justas, son los elementos esenciales que hacen a la salud y vigorosidad de las plantas. Fuente: Jardín - Crédito: Pexels

  • Hojas basales que se acartuchan o enroscan

Posibles causas: Escasez de luz o deshidratación. Recuperación: Colocala en un lugar más luminoso o poné recipientes con agua al lado de la planta.

  • Caída de las hojas

Posibles causas: Temperatura demasiado baja o exceso de abono. Recuperación: Situá la planta en un ambiente más cálido o lavá el sustrato regando abundantemente y escurriendo después el exceso de agua.

  • Hojas marchitas con los márgenes resecos

Posibles causas: Temperatura demasiado alta y falta de humedad. Recuperación: Ubicala en un lugar más fresco. Alejala de las fuentes de calor directo.

Cada especie requiere determinadas condiciones de luz y agua: proveérselas es fundamental para que la planta sobreviva.
Cada especie requiere determinadas condiciones de luz y agua: proveérselas es fundamental para que la planta sobreviva. Fuente: Jardín - Crédito: Pexels

  • Hojas jóvenes que se quedan pequeñas

Posibles causas: Exceso de luz. Recuperación: Situá la planta en un punto menos expuesto a la luz.

  • Retardo del crecimiento

Posibles causas: Temperatura excesiva o falta de abono. Recuperación: Situala en un lugar más fresco o agregá cada quince días un fertilizante equilibrado.

  • Marchitamiento de la planta.

Posibles causas: Luminosidad excesiva. Recuperación: Si la planta tiende a marchitarse, cuando haya más luz situala en un lugar en que no le dé directamente.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.