Dividir ambientes del mejor modo

Sin obras complicadas, e incluso con muebles, es posible separar ambientes de manera práctica y elegante. FOTO: Gentileza Knauf.
Sin obras complicadas, e incluso con muebles, es posible separar ambientes de manera práctica y elegante. FOTO: Gentileza Knauf.
Cristina Mahne
(0)
9 de noviembre de 2018  • 19:22

Para dividir espacios no necesariamente hay que recurrir a paredes tradicionales: es estéticamente mucho más interesante una separación con una placa que alberga una pantalla de TV o una chimenea empotrada, y cumple no solo con la función de aislar ambientes sino también con el sueño de tener una obra limpia, silenciosa y rápida.

La mejor herramienta para lograr este objetivo múltiple es la construcción en seco, rubro en el que se destacan los sistemas KNAUF, que son hasta cinco veces más rápidos que los métodos tradicionales, evitan los escombros, ofrecen terminaciones impecables (sin juntas aparentes), facilitan la colocación de cañerías e instalaciones sanitarias y eléctricas y brindan alto aislamiento acústico y térmico y resistencia al fuego.

Los paneles divisores pueden ser, también, buenos marcos. FOTO: Gentileza Knauf
Los paneles divisores pueden ser, también, buenos marcos. FOTO: Gentileza Knauf

Pero además este sistema cuenta con la ventaja adicional de que los paneles son tratados en la fábrica que la firma tiene en Mendoza para hacerlos resistentes a la humedad y a los hongos. Una vez instalados, se pueden recubrir con azulejos o cualquier otro elemento de decoración. También es posible realizar cambios o reparaciones pequeñas sin necesidad de desmontar el panel. Esto es útil, por ejemplo, para hacer arreglos en el sistema eléctrico pero también para instalar una TV en medio de una pared: basta cortar el pedazo de placa necesario.

Más opciones

A su vez, De Otro Tiempo, empresa especializada en diseño y fabricación de vestidores, se suma a la tendencia de utilizar el recurso del mueble como divisor de ambientes y propone uno con una profundidad de 55 cm, lo que lo hace autoportante sin necesidad de recurrir a estructuras anexas.

Para que se integren mejor en el ambiente, estos vestidores tienen maderas naturales, laqueadas, melaninas o vidrios, herrajes corredizos y ocultos y expulsores que los alejan de la estética del viejo placard y que, además, pueden simular una pared o revestimiento. De esta manera solo el dueño de casa sabe que esa fachada oculta puertas de acceso a un vestidor.

Y para dotar a estos muebles de mayor funcionalidad, los responsables de la empresa sugieren incorporar iluminación interna que permita una visualización completa de lo que se guarda en cada módulo

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.