Eduardo Costantini: "Sería positivo para Argentina que gane Macri"

(0)
5 de agosto de 2019  • 13:56

Empresario exitoso en el mundo inmobiliario y del arte, Eduardo Costantini tiene 73 años y es uno de los hombres más ricos de Argentina. Está al frente del Malba y desarrolla proyectos de construcción en el país y en el exterior. En este Cuestionario Sehinkman , cuenta qué siente cuando cierra una operación exitosa y por qué Mauricio Macri debería ser reelecto.

-En alguna entrevista dijiste: "Yo he podido comprar las mejores obras del arte latinoamericano porque he sido persistente. Estuve cuando aparece la obra y replico lo mismo con los terrenos". Hablemos del rol de la paciencia en una negociación.

-La paciencia está en relación con una finalidad y tu proyecto de vida. En la medida en que esa obra o terreno encaja en tu proyecto, vos lo vas ejecutando. Es como el buen pescador, que tiene paciencia y sabe cuándo hay pique y cuándo no. Un proyecto inmobiliario tiene un horizonte generalmente de cinco o seis años. Aunque, por ejemplo, Nordelta tiene un horizonte de 40 o más. Para desarrollar Nordelta o Puertos, si no estás preparado para todo ese tiempo, la pasás mal por la ansiedad.

- Tomando la metáfora del pescador, ¿cuáles fueron los peces más grandes que, gracias a tu paciencia, pudiste atrapar, tanto en el arte como en lo inmobiliario?

-La compra de Baile de Tehuantepec, de Diego Rivera, de 1928, que yo no pude comprar en 1995 porque no tenía el presupuesto. Fue cuando la colección IBM decidió desprenderse del arte latinoamericano. Esa vez pude comprar Chango con loros, de Frida Kahlo, que está en la sala del Malba, del año 42, pero siempre tuve en la cabeza esa obra de Rivera, una de las tres telas más grandes que Diego haya pintado. Entonces en 2016 o 2017 me manda un e-mail Augusto De Uribe, que fue el que las había rematado en el 95, para ofrecerme la obra. Me escribe: "Vos sos el primero en la lista de oferentes potenciales". Te hablo de una obra que hizo récord de precio en la historia del arte latinoamericano.

-¿Qué te pasó cuando leíste ese e-mail?

-¡Me mató, me rompió toda la estructura, empecé a caminar por las paredes! [ Se ríe] La compra me rompió los esquemas financieros, pero después de un mes llegamos a un acuerdo y la adquirí. La noticia salió en 150 medios en Estados Unidos y otros países. Y como desarrollador-creador inmobiliario, recuerdo el terreno de Bal Harbour. Ese fue el terreno más caro de toda la Florida, espectacular, con doble frente, el proyecto más grande de mi vida en un lapso tan corto de tiempo. También te puedo decir el terreno de Grand Bourg, acá en Figueroa Alcorta.

-¿Qué sentís cuando se cierran operaciones semejantes?

-Bueno, hay un término que es overwhelming [se puede traducir como abrumador]. A veces la situación es un poco overwhelming. Me produce emoción.

-¿Y cuál es el momento de máximo goce? ¿Cuando se logra comprar eso tan deseado, al momento de colgar el cuadro en el museo o cuando se edifica el terreno?

-Cuando cerrás la operación. Cuando vos lo comprás, ese es el mayor placer, porque hasta el instante anterior no era tuyo. Después, vos ya sabés qué le va a ocurrir a eso que adquiriste.

-Vos integrás ese grupo de WhatsApp de empresarios llamado "Nuestra voz". ¿Cómo imaginás Argentina si reelige a Macri y cómo si opta por Alberto Fernández?

-Creo que sería positivo para Argentina que gane Macri. No estoy de acuerdo en todo lo que hizo, ni mucho menos, pero me parece que lo que se está discutiendo es una forma de hacer política, de respetar a los otros poderes, como la Justicia, también desde el punto de vista ético. Me parece que pasa más por eso que por el contenido de un programa económico específico.

- ¿Y qué crees que pasaría si no gana Macri?

-Hay que ver si se plantea la nulidad de las causas judiciales. Imaginemos por un minuto que la causa de los cuadernos queda en la nada. Sería muy malo para Argentina que hubiera impunidad. Si vos podés tomar el Indec y mentir, y después te votan de nuevo, entonces ya hay una crisis de valores manifiesta. No digo que este gobierno sea impoluto, pero hay cosas planteadas que están en la Justicia. Si se vuelve a lo anterior, me parece que ahí hay un problema cualitativo. Los errores de Macri refieren más a lo técnico que a la concepción de la política y el respeto por la ley y la República, que vienen primero. Por eso prefiero la continuidad del gobierno de Cambiemos.

- ¿Te agrada verte como noticia por tus nuevas parejas?

-Mirá, yo soy un romántico. Soy un romántico y tal vez la ilusión más sublime del ser humano es el amor. Antes de ser empresario, o además de ser empresario, soy una persona que ama la vida, amo a mi pareja, a mi familia, a mis amigos. Me gusta más la creatividad que la parte técnica-empresaria-financiera. Yo no me quiero mostrar como un empresario frío de los números, porque no lo soy.

- Tu pareja actual es Elina. Fernández Fantacci [ modelo mendocina, de 28 años].

-Sí, sí.

-¿Te incomoda que hagan señalamientos sobre la diferencia de edad?

-No, para nada. Me parece que las relaciones van más allá de la edad, esos son prejuicios que la gente tiene, culturales. Hay prejuicios de género, del color de la piel, prejuicios culturales de modelos de pareja. Yo soy muy independiente, muy libre y lo más importante es ser honesto. Las relaciones tienen que ser a partir de la honestidad. No estoy en una etapa de mi vida en que me gusta divertirme, yo siempre busco mi pareja con la intención de morir al lado de ella. Yo amo a mi pareja.

- En una escena imaginaria, salís del Malba y pasa por Figueroa Alcorta en un Citroën el Constantini de hace muchos años, que vendía bufandas por avenida Santa Fe. ¿Qué le diría el Eduardo de hoy a aquel?

-Le agradecería, porque lo que soy hoy es gracias a él.

- ¿Por qué?

-Porque ese Eduardo tuvo mucha convicción y sacrificio. Había elegido una carrera [ Economía y luego máster en Arte] y algunos miembros de su familia querían que la dejara para trabajar en un negocio familiar. Ese Eduardo dejó una oportunidad muy buena y con 25 mil dólares se fue a hacer un posgrado a Inglaterra.

-¿Te referís al Frigorífico Rioplatense, propiedad de tu hermano Rodolfo?

-Sí. La oportunidad era la de formar parte de la dirección del frigorífico. Pero yo quería tener un posgrado, quería ir a la cuna de la economía como ciencia, que es Inglaterra, y me fui con mis tres hijas y mi exmujer sin saber nada, y me volví con el posgrado. Me quedé con 4 mil dólares [ se ríe], pero bueno, yo hice mi camino siempre.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.