El eterno enigma llamado Luli

Dignity separada, en Laguna Escondida; los Tinelli en Punta; y postales de una fiesta con Messi y Neymar
Dignity separada, en Laguna Escondida; los Tinelli en Punta; y postales de una fiesta con Messi y Neymar Fuente: LA NACION
El príncipe
(0)
4 de enero de 2020  

PUNTA DEL ESTE.- A Luciana Salazar la aman, la odian, pero todos quieren saber de ella. Que está parando en un hotel de la Brava junto a su mejor amigo, ex de la vedette y bailarina Cintia Fernández, es cierto. Juntos van a las fiestas electrónicas que organiza Giuseppe Cipriani; él le acerca limonadas con menta en la pileta y viven intercambiándose programas, paseándose en autos millonarios y demás. Si bien están en cuartos separados y ella jura que sólo son amigos, el derecho de la duda sobrevuela, especialmente cuando bajan a comer sushi en el parador de la playa y ríen sin parar. Pero hay más versiones. Gente que en la semana navideña degustaba rabas en La Choza del mar ( parador de la Mansa de José Ignacio), jura que la vieron con Martín Redrado. Todo se niega, claro. Como cuando dicen que está noviando con un asesor de Sergio Massa.

Dignity separada, en Laguna Escondida

Hace muy poco la actriz Calu Rivero renunció a su melena y, vía redes sociales, pidió que la llamen Dignity. De esta forma contó que estaba viviendo en una nueva piel. "Un cambio de actitud que me enriquece pero no define. Valor es tomar las decisiones por uno mismo. Valor es el amor propio. Llamame Dignity", expresó.

Luego de años duros, la denuncia a Juan Darthés por acoso y la cantidad de malos tragos que debió soportar al respecto, la actriz radicada en Brooklyn (allá se instaló para estudiar y trabajar) estuvo en pareja con Polito Pieres y luego con Joaquín Vitola, músico, ex de Flor Torrente, integrante de Indios.

Parece que la relación a la distancia con su último amor no funcionó, por lo tanto Dignidad estrenó soltería y abrazó el 2020 en familia, festejando los sesenta de su padre en la casa que tiene en Laguna Escondida.

Allá construyó su paraíso. Se llama "Corazonada" y es su lugar en el mundo.

La fiesta por el cumpleaños de su padre, Guillermo, fue un baile eterno. Amigos de la familia y personales, exquisiteces veganas y no mucho más. Le bailaron a la luna; lástima que a la una de la mañana el personal de seguridad del country les exigió apagar la música.

Tragos, ídolos y percance entre las rocas

Todo el mundo hablando del casamiento (en realidad renovación de votos) de Luis Suárez, que fue el gran fiestón de la flamante temporada, en el hotel Fasano Las Piedras, oasis construído por el empresario ítalo brasileño Rogerio Fasano. Ahí se viven los atardeceres más alucinantes(djs y tragos con vistas aéreas a San Carlos y Maldonado); y también se organizan esas fiestas secretas y exclusivas de las que poco se sabe, aunque nada es infalible. Messi llegó en su jet privado con Antonella y su hijo mayor; se quedó 48 horas, las suficientes para disfrutar del spa y un súper asado que se realizó en la pileta rocosa del lugar. Parece que el ídolo argentino se comportó como un señorito. Divertido y mesurado. No tanto Neymar, que un rato antes de las dos de la mañana tuvo dificultades para demostrar un cuatro correcto. Pero feliz siguió brindando...Las caipis del lugar tienen fama internacional y el astro brasileño no pudo mantenerse en pie. Es que la noche estrellada, la amistad de años y la mística de esas anécdotas para libro hicieron lo suyo. Fin del cuento: la fiesta terminó a las 7:30 pero a Neymar se lo llevaron bastante antes unos amables guardaespaldas.

Los Tinelli, muy activos

Guillermina Valdés va y viene por la ex ruta 10, este año en su versión más sexy, enfundada en vestidos tubo y tacos de vértigo. Se la vio por Manantiales, en la presentación de la joyería Pandora(sin marido; él la pasó a buscar por la puerta en una camioneta inglesa negra) y también en Las Garzas, donde Paseo Alcorta hizo una comida y desfile con doble de Luis Miguel incluído, lo que a Guille le divirtió muchísimo. Paralelamente, Mica Tinelli hizo su evento de Ginevra en la terraza de Fasano. Una comida para 50 vips entre los que se encontraban Angie Landaburu y su marido Tomás Eurnekian, Diego Finkestein, Sole Ainiesa, Federico Bonomi, Cynthia Kern, y toda la familia Tinelli. Juanita sorprendió por su altura y confirmó que, con sólo 17 años, ya lo pasó a su hermano Francisco. Hubo tragos multicolores y comida vegetariana para Micaela, la única de la familia que le huye a los asados.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.