Entramos a Huis Ten Bosch, el nuevo hogar de Máxima y Guillermo de Holanda

El palacio fue remodelado durante tres años y medio y la obra costó 63 millones de euros. El pasado 14 de enero, los reyes de los Países Bajos dejaron Villa Eikenhorst para instalarse en su residencia oficial junto a las princesas Amalia, Alexia y Ariane
El palacio fue remodelado durante tres años y medio y la obra costó 63 millones de euros. El pasado 14 de enero, los reyes de los Países Bajos dejaron Villa Eikenhorst para instalarse en su residencia oficial junto a las princesas Amalia, Alexia y Ariane Fuente: HOLA - Crédito: AFP
Paula Galloni
(0)
4 de julio de 2019  • 17:19

La traducción de Huis Ten Bosch es 'Casa del Bosque', pero su significado es mucho más que eso para los Orange-Nassau. El palacio, rodeado por una frondosa vegetación que comunica el centro de La Haya con las tierras de Wassenaar -antiguo coto de caza de aristócratas holandeses-, es una de las cuatro residencias de la Corona, y desde 1981, el dulce hogar del monarca reinante.

Para el rey Guillermo , el cambio de casa puede haber resultado un viaje a su infancia. En 1980, cuando la hoy princesa Beatriz accedió al trono, la familia entera (su padre, el príncipe Claus, y sus hermanos, Friso y Constantino) se trasladó allí. Antes habían vivido en Drakensteyn, un castillo ubicado en el centro del país, adonde volvió su madre tras la abdicación, el 30 de abril de 2013.

Como la construcción de Huis Ten Bosch data del siglo XVII, antes de mudarse a palacio, Guillermo y Máxima encomendaron varias refacciones. En el medio de la obra, se descubrieron problemas mayores (como la aparición de amianto, un mineral dañino para la salud), por lo que los arreglos se demoraron más de lo esperado y cotizaron el doble.

Recién a principios de 2019, la zona de vivienda privada de la familia real pudo ser habitada. Para las princesas Amalia, Alexia y Ariane, se trató de la primera mudanza de sus vidas: hasta la fecha solamente habían vivido en Villa Eikenhorst, una casona en Wassenaar, lejos de la majestuosidad de un palacio.

La mudanza de la princesa Beatriz al castillo Drakensteyn, en 2014 puso en discusión el propio traslado de los soberanos de Villa Eikenhorst, en Wassenaar, al palacio de Huis ten Bosch, en La Haya. En ese entonces, la Casa Real sólo indicó que se produciría en el momento oportuno.
La mudanza de la princesa Beatriz al castillo Drakensteyn, en 2014 puso en discusión el propio traslado de los soberanos de Villa Eikenhorst, en Wassenaar, al palacio de Huis ten Bosch, en La Haya. En ese entonces, la Casa Real sólo indicó que se produciría en el momento oportuno. Fuente: HOLA - Crédito: Getty Images

Aunque no está abierto al público, se puede recorrer el bosque Haagse Bos, que rodea la construcción y ver que está coronado con una cúpula octogonal en la que se luce una corona dorada, símbolo de la monarquía holandesa
Aunque no está abierto al público, se puede recorrer el bosque Haagse Bos, que rodea la construcción y ver que está coronado con una cúpula octogonal en la que se luce una corona dorada, símbolo de la monarquía holandesa Fuente: HOLA - Crédito: AFP

Desde arriba, se puede ver el frondoso bosque que protege a Huis ten Bosch. Además de contar con cancha de tenis, pileta y acceso a un lago privado, en su interior tiene ciento cincuenta ambientes, entre los que hay spa y peluquería.
Desde arriba, se puede ver el frondoso bosque que protege a Huis ten Bosch. Además de contar con cancha de tenis, pileta y acceso a un lago privado, en su interior tiene ciento cincuenta ambientes, entre los que hay spa y peluquería. Fuente: HOLA

UNA REFACCIÓN MILLONARIA (Y NECESARIA)

Cuando en 2014, el primer ministro holandés Mark Rutte anunció que el palacio se encontraba en muy mal estado y era necesaria una reforma, informó que el presupuesto rondaría los 35 millones de euros y que se haría en etapas. Pero en junio de 2015, el gabinete envió a la Cámara de Representantes una carta, preparada por el ministro de Vivienda, Stef Blok, donde decía que el palacio sería renovado de una sola vez. "Este enfoque (.) es menos costoso y más eficiente que el plan de renovación gradual anunciado en el presupuesto de 2015 para la vivienda y el sector del gobierno central. Los estudios técnicos demostraron que la sección central del palacio y el ala de La Haya también necesitarán una renovación dentro de diez años. El costo total de la renovación se estima en 59 millones de euros. Se espera que la renovación de todo el palacio de una sola vez demore tres años y cuatro meses y se complete a fines de 2018", explicaba un comunicado publicado en el sitio oficial del gobierno.

En el hall de entrada toma protagonismo una estructura luminaria diseñada por Studio Drift, que crea instalaciones interactivas que exploran la relación entre la naturaleza, la tecnología y la raza humana.
En el hall de entrada toma protagonismo una estructura luminaria diseñada por Studio Drift, que crea instalaciones interactivas que exploran la relación entre la naturaleza, la tecnología y la raza humana. Fuente: HOLA - Crédito: Palacio Huis ten Bosch

Al salón le dieron calidez con color y sumaron ornamentos como una alfombra, una gran mesa de madera, pinturas y dos globos terráqueos.
Al salón le dieron calidez con color y sumaron ornamentos como una alfombra, una gran mesa de madera, pinturas y dos globos terráqueos. Fuente: HOLA - Crédito: AFP

Beatriz de Holanda posa con su marido, el príncipe Claus, el 1 de enero de 1994
Beatriz de Holanda posa con su marido, el príncipe Claus, el 1 de enero de 1994 Fuente: HOLA - Crédito: AFP

El rey Guillermo y la reina Máxima de los Países Bajos recibieron a un grupo de miembros de la Cumbre de Seguridad Nuclear el 24 de marzo de 2014. El antes y después, en este ambiente, es notorio.
El rey Guillermo y la reina Máxima de los Países Bajos recibieron a un grupo de miembros de la Cumbre de Seguridad Nuclear el 24 de marzo de 2014. El antes y después, en este ambiente, es notorio. Fuente: HOLA - Crédito: Getty Images

Pero a medida que avanzaba la renovación aumentaban los gastos, que escalaron a 63 millones de euros y generaron malestar y cuestionamientos por parte del Parlamento.

Entre los múltiples cambios, por fuera se renovó la fachada y se invirtió en seguridad. Sumaron catorce postes negros en los alrededores de palacio y puertas de vidrio de alta seguridad que pueden bloquear la entrada por completo. Además, hay cámaras por todas partes en el perímetro, según informó el diario holandés Algemeen Dagblad. Por dentro, se eliminó la presencia de amianto, se refaccionaron los techos, las chimeneas y las escaleras. Varios de los salones de la sección central tienen una nueva ambientación, mucho más moderna, como los escritorios de los monarcas y el hall de entrada.

El Salón Azul del palacio cuenta historias acerca de la familia real y su país. Una de las paredes está dedicada a las hijas de los Reyes y en una de las cómodas de estilo se lucen las fotos de Amalia, Alexia y Ariane durante sus bautismos
El Salón Azul del palacio cuenta historias acerca de la familia real y su país. Una de las paredes está dedicada a las hijas de los Reyes y en una de las cómodas de estilo se lucen las fotos de Amalia, Alexia y Ariane durante sus bautismos Fuente: HOLA

Si observamos en detalle, el Salón Azul tiene en sus paredes detalles que representan al rey Guillermo, en el costado izquierdo, la de las princesas, en el centro, y la de reina Máxima, a la derecha. Como un mural de recuerdos, se lucen objetos importantes para sus ocupantes
Si observamos en detalle, el Salón Azul tiene en sus paredes detalles que representan al rey Guillermo, en el costado izquierdo, la de las princesas, en el centro, y la de reina Máxima, a la derecha. Como un mural de recuerdos, se lucen objetos importantes para sus ocupantes Fuente: HOLA - Crédito: Palacio Huis ten Bosch

Objetos con historia. Entre ellos, un cóndor, típico de los cielos patagónicos y un espectacular vestido bordado con piedras y cristales que usó la soberana el día de su entronización
Objetos con historia. Entre ellos, un cóndor, típico de los cielos patagónicos y un espectacular vestido bordado con piedras y cristales que usó la soberana el día de su entronización Fuente: HOLA - Crédito: AFP

El Salón Groene -que tiene acceso al escritorio del Rey- fue renombrado como Salón ADN porque el ritmo de las decenas de miles de ladrillos que cuelgan de las paredes representan el ADN del rey Guillermo y la reina Máxima
El Salón Groene -que tiene acceso al escritorio del Rey- fue renombrado como Salón ADN porque el ritmo de las decenas de miles de ladrillos que cuelgan de las paredes representan el ADN del rey Guillermo y la reina Máxima Fuente: HOLA - Crédito: AFP

A la izquierda, se lucen cuatro mates de plata sobre la mesa
A la izquierda, se lucen cuatro mates de plata sobre la mesa Fuente: HOLA - Crédito: AFP

En esta habitación se exhiben fotografías enmarcadas de varios monarcas, incluso la reina Isabel II, la reina Silvia y el rey Carlos Gustavo XVI de Suecia y los reyes de España, Felipe VI y Letizia.
En esta habitación se exhiben fotografías enmarcadas de varios monarcas, incluso la reina Isabel II, la reina Silvia y el rey Carlos Gustavo XVI de Suecia y los reyes de España, Felipe VI y Letizia. Fuente: HOLA - Crédito: GTRES

ADORADOS, TAMBIÉN CUESTIONADOS

Huis ten Bosch queda a seis kilómetros de Villa Eikenhorst, donde Guillermo y Máxima vivieron durante quince años y, según dijo la mismísima Reina, extrañarán mucho "el lugar donde formamos una familia". Con la mudanza a palacio, se desconoce el futuro de su ex residencia, que pertenece a la familia real desde 1883. Pero la prensa holandesa, y gran parte del pueblo, se cuestionan su destino por el alto mantenimiento económico que requiere. Las inversiones de los Reyes suelen ser motivo de debate. En 2012, por ejemplo, tuvieron que vender la casa de verano que habían edificado en Mozambique, a causa de las críticas que recibió la exclusiva residencia en un período de crisis económica y ajustes presupuestarios públicos. El soberano y su mujer, sin embargo, no tardaron en adquirir otro refugio de vacaciones, esta vez en Kranidi, en el sur de Grecia. Y como estaba valuada en 4,5 millones de euros, hubo quienes repitieron el reclamo, aunque sin éxito.

La Sala China tiene una chimenea y las paredes revestidas con pinturas que remiten a la cultura del gigante asiático. Esta vez, los sillones empatan con los muros.
La Sala China tiene una chimenea y las paredes revestidas con pinturas que remiten a la cultura del gigante asiático. Esta vez, los sillones empatan con los muros. Fuente: HOLA - Crédito: GTRES

El recién remodelado hogar de la familia real holandesa tiene una Sala Japonesa, cuyas paredes tienen dibujos tradicionales del país del sol naciente. Convive con mobiliario de estilo y una araña de cristal cuelga al centro del ambiente
El recién remodelado hogar de la familia real holandesa tiene una Sala Japonesa, cuyas paredes tienen dibujos tradicionales del país del sol naciente. Convive con mobiliario de estilo y una araña de cristal cuelga al centro del ambiente Fuente: HOLA - Crédito: AFP

LA HISTORIA DE UN PALACIO DE CUENTO

La construcción de la parte central de Huis ten Bosch empezó en 1645 y fue ordenada por la condesa Amalia van Solms, quien se encontraba exiliada allí junto a su marido, el estatúder Federico Enrique de Nassau, magistrado supremo de la antigua República de los Países Bajos. Se había concebido como residencia de verano para el matrimonio, bajo la dirección de Bartholomeus Drijffhout y según el diseño de Pieter Post y Jacon van Campen. Pero Federico V no pudo ver el proyecto terminado: murió en 1647. Así es que su viuda dedicó el Salón de Orange a su difunto marido y convocó a los pintores más prestigiosos de la época para rendirle homenaje. Al día de hoy alberga una colección de treinta y una piezas únicas de la Edad de Oro.

Fue el príncipe Guillermo IV de Orange, en 1733, quien sumó las alas laterales. Sesenta y dos años después, tras la revolución de Batavia, el palacio no tuvo ocupantes y se convirtió en el primer museo nacional de Holanda. En tiempos de dominio francés, sirvió de residencia oficial del rey Luis Napoleón y la reina Hortensia, entre 1805 y 1807. Y cuando Guillermo I regresó del exilio en Inglaterra, en 1813, marcó el retorno de los Orange en los Países Bajos y, dos años después, Huis Ten Bosch fue puesto a disposición del Rey. Pero pocos miembros de la familia real pusieron sus ojos en esta "Casa del Bosque". La reina Guillermina fue la única que la ocupó, por un tiempo, durante la Gran Guerra. Y en la Segunda Guerra Mundial, tras la liberación de Holanda, pasó a integrar el patrimonio estatal holandés, aunque recién en 1981 volvió a ser habitado, cuando la reina Beatriz decidió renombrarlo como residencia oficial.

En coordinación con varios de los salones de la residencia, las paredes del escritorio de la Reina están revestidas con un mural donde se identifican las palmeras. El color azul Klein es, una vez más, el color que manda en esta sala. Al parecer, el preferido de Máxima.
En coordinación con varios de los salones de la residencia, las paredes del escritorio de la Reina están revestidas con un mural donde se identifican las palmeras. El color azul Klein es, una vez más, el color que manda en esta sala. Al parecer, el preferido de Máxima. Fuente: HOLA - Crédito: AFP

En la biblioteca, que tiene una puerta secreta que conecta con el escritorio de Máxima, no sólo se pueden encontrar variedad de libros de arte, enciclopedias y biografías, entre otros, también se descubre el gran protagonismo de una colección de elefantes en miniatura sobre la chimenea
En la biblioteca, que tiene una puerta secreta que conecta con el escritorio de Máxima, no sólo se pueden encontrar variedad de libros de arte, enciclopedias y biografías, entre otros, también se descubre el gran protagonismo de una colección de elefantes en miniatura sobre la chimenea Fuente: HOLA - Crédito: AFP

Moderno y clásico a la vez, en el escritorio del Rey se lucen varias esculturas. y portarretratos con fotografías de su mujer y sus hijas. Además, se puede ver el lienzo de Van Dyck, quien retrató a Federico Enrique de Nassau, príncipe de Orange, en 1631.
Moderno y clásico a la vez, en el escritorio del Rey se lucen varias esculturas. y portarretratos con fotografías de su mujer y sus hijas. Además, se puede ver el lienzo de Van Dyck, quien retrató a Federico Enrique de Nassau, príncipe de Orange, en 1631. Fuente: HOLA - Crédito: AFP

El Oranjezaal, o la Sala de Orange, fue abierta en contadas ocasiones. Fue construida por el arquitecto y pintor holandés Peter Post y está decorada con las pinturas de artistas como Jacob Jordaens, Gerard van Honthorst o Salomon de Bray, de quienes también hay obra en el museo del Prado.
El Oranjezaal, o la Sala de Orange, fue abierta en contadas ocasiones. Fue construida por el arquitecto y pintor holandés Peter Post y está decorada con las pinturas de artistas como Jacob Jordaens, Gerard van Honthorst o Salomon de Bray, de quienes también hay obra en el museo del Prado. Fuente: HOLA - Crédito: AFP

El pasado 3 de julio, la prensa pudo acceder a ese salón que la condesa Amalia von Solms dedicó a su marido, el estatúder Federico Enrique de Nassau, tras su muerte.
El pasado 3 de julio, la prensa pudo acceder a ese salón que la condesa Amalia von Solms dedicó a su marido, el estatúder Federico Enrique de Nassau, tras su muerte. Fuente: HOLA

El Witte Eetzaal (o comedor blanco) no atravesó demasiados cambios, a simple vista. Se encuentra en una de las alas agregadas al edificio por Daniel Marot para el príncipe Guillermo IV de Orange entre 1734 y 1737.
El Witte Eetzaal (o comedor blanco) no atravesó demasiados cambios, a simple vista. Se encuentra en una de las alas agregadas al edificio por Daniel Marot para el príncipe Guillermo IV de Orange entre 1734 y 1737. Fuente: HOLA - Crédito: Palacio Huis ten Bosch

Constantino, Claus, Guillermo, Beatriz y Friso de Holanda posan en palacio el primero de enero de 1982. Así recibían un nuevo año y celebraban los casi dos que llevaban viviendo allí. La actual princesa reinó durante treinta y tres años.
Constantino, Claus, Guillermo, Beatriz y Friso de Holanda posan en palacio el primero de enero de 1982. Así recibían un nuevo año y celebraban los casi dos que llevaban viviendo allí. La actual princesa reinó durante treinta y tres años. Fuente: HOLA - Crédito: AFP

El bosque comunica el centro de La Haya con las tierras de Wassenaar, antaño generosas en presas de caza y coto preferido de la realeza de Holanda. El lugar fue transformado en parque en 1820.
El bosque comunica el centro de La Haya con las tierras de Wassenaar, antaño generosas en presas de caza y coto preferido de la realeza de Holanda. El lugar fue transformado en parque en 1820. Fuente: HOLA - Crédito: AFP

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.