Envenenaron al perro guía de un niño con Síndrome de Down

(0)
23 de mayo de 2019  • 15:13

Fido era el amigo inseparable de Martín, lo acompañaba en todo momento y así fue durante los últimos cuatro años, hasta ayer. Luego de una desesperante noche de vómitos y convulsiones, el perro guía y protector de este niño sanjuanino con Síndrome de Down murió en la madrugada del miércoles, envenenado.

Sucedió en Caucete, provincia de San Juan, y la familia Ruarte todavía se debate entre contarle al niño que nunca más volverá a ver a su compañero fiel, adoptar una nueva mascota o esperar.

Fido fue muy importante en el desarrollo de Martín, que hoy tiene 9 años, cuentan sus hermanas. Desde que el mestizo se integró a la familia, el niño comenzó a progresar de tal manera que pudieron cambiarlo del colegio especial al que iba a una escuela de enseñanza tradicional, según contó su hermana Ruth Ruarte al Diario de Cuyo.

El callejero marrón era su protector incansable, su amigo más fiel, su guía y compañero de andanzas. "Las maestras de la escuela le consiguieron el perrito. Ellos iban juntos a todos lados. Una vez Martín se escapó de la casa trepando la reja y Fido salió por el fondo para seguirlo. Una vez que mi hermano se quedó en un lugar, el perro volvió a la casa para avisarle a mi mamá", recordó Ruth.

Cuentan que cuando Fido comenzó a sentirse mal el martes por la noche, intentó alejarse de la casa familiar "para morir lejos", como suelen hacer los callejeros acostumbrados a la libertad, pero el abuelo de Martín salió a buscarlo y lo trajo, quiso reanimarlo, no lo logró. Los Ruarte están convencidos que un vecino del barrio Marayes fue quien lo envenenó.

Como todos los días, esta mañana Martín se despertó y fue a llevarle la comida a su mejor amigo. No lo encontró. "Todavía no le dijimos que lo mataron, no sabemos cómo lo va tomar", contó Ruth.

"El daño que hiciste envenenando a este perrito, no te lo imaginas", publicó Erica Ruarte, la otra hermana de Martín, en su cuenta de Facebook. "Él era su cuidador, su guía, su todo. No entendemos porque tanta maldad, pero hay un Dios que todo lo ve". Ahora quiere adoptar un cachorro grande "no importa la raza" para ser entrenado y que pueda cumplir el mismo rol de compañero y protector que hasta ayer cumplía Fido.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.