srcset

Día del Trabajador

Espacios de trabajo. Una vieja casona de Olivos resurgió como lugar de coworking

Carolina Otero
Daniela Rossi
(0)
29 de abril de 2019  • 15:15

Como adelanto del dossier dedicado a Espacios de trabajo de nuestra edición de mayo, entramos a una casona del 1900 que fue reconvertida en Doce42, un lugar de coworking en el que confluyen agencias, estudios y emprendimientos que aprovechan su clima de hogar y su jardín frondoso como fuente de inspiración y sinergia.

"Mantuvimos todas las aberturas, pisos y vitrales originales. Queríamos que todos pudieran percibir el espíritu tan especial de esta casa", Luli Fernández Navarro.
"Mantuvimos todas las aberturas, pisos y vitrales originales. Queríamos que todos pudieran percibir el espíritu tan especial de esta casa", Luli Fernández Navarro. Crédito: Daniel Karp

Miriam Navarro y sus dos hijas quisieron recuperar el brillo que había perdido la casa durante los años que estuvo alquilada. Así, Luli Fernández Navarro, su hija de la dueña de casa, se hizo cargo del proyecto junto con su amigo Gonzalo del Valle.

Miriam Navarro (psicóloga) y su hija, Luli Fernández Navarro (fundadora de Soda Estudio) madre e hija están a cargo de Doce42. En la galería, sillón antiguo tapizado en terciopelo (Estudio Corteza), almohadones pintados (En Abundancia Deco) y mesa de apoyo y alfombras (Olivia D). Vasos de acrílico (
Miriam Navarro (psicóloga) y su hija, Luli Fernández Navarro (fundadora de Soda Estudio) madre e hija están a cargo de Doce42. En la galería, sillón antiguo tapizado en terciopelo (Estudio Corteza), almohadones pintados (En Abundancia Deco) y mesa de apoyo y alfombras (Olivia D). Vasos de acrílico ( Crédito: Daniel Karp

En los días cálidos en la galería cuelgan hamacas paraguayas, algunas compradas en Tigre, otras en Brasil. Las alfombras coloridas le dan un toque aún más playero

Crédito: Daniel Karp

En los interiores, combinaron muebles antiguos -que heredaron o tenían en sus casas anteriores- con otros ergonómicos, que aportan el confort indispensable para trabajar las horas que haga falta. La sala principal tiene elementos que señalan la historia del lugar: hogar con frente de mármol y araña colgante. Originalmente, la mesa tenía una tapa de madera que la hacía muy pesada; la cambiaron por una de vidrio.

Crédito: Daniel Karp

El plus de estas oficinas lo da el lugar: aberturas, pisos y muebles antiguos dan un aire hogareño.

En el sector de relax, sillón (Laura O) al que le van cambiando la funda y renovando los almohadones (en esta ocasión, de En Abundancia Deco). Sobre el piso de madera original, alfombra (Olivia D). En el consultorio, biblioteca de madera pintada de blanco hecha a medida y silla de estilo francés.
En el sector de relax, sillón (Laura O) al que le van cambiando la funda y renovando los almohadones (en esta ocasión, de En Abundancia Deco). Sobre el piso de madera original, alfombra (Olivia D). En el consultorio, biblioteca de madera pintada de blanco hecha a medida y silla de estilo francés. Crédito: Daniel Karp

Al mediodía, todos se encuentran en la cocina para preparar o compartir el almuerzo. Como parte de la obra, cambiaron todos los frentes de la alacena y el bajomesada que antes eran de color marrón o amarillo y hoy son blancos. En el centro, vieja mesa de madera con individuales, jarras y budines. También pintaron una pared como pizarrón.

Crédito: Daniel Karp

Miriam, fanática de la jardinería, se ocupó de recuperar el césped -que estaba muy maltrecho-, de poner canteros de agapantos y de podar y mantener en buena forma los ejemplares históricos de la casa: un nogal, un limonero, un olivo y un árbol de paltas
Miriam, fanática de la jardinería, se ocupó de recuperar el césped -que estaba muy maltrecho-, de poner canteros de agapantos y de podar y mantener en buena forma los ejemplares históricos de la casa: un nogal, un limonero, un olivo y un árbol de paltas Crédito: Daniel Karp

El amplio jardín tiene ejemplares añosos, un marco perfecto para trabajar en calma. En los días cálidos también es el lugar elegido para los after office y partidas de backgammon.

Izq.: El escritorio se armó con una tabla de madera y caballetes, una solución práctica y accesible. Der.: Cambio de aire: una breve caminata para recargar energías antes de volver al trabajo
Izq.: El escritorio se armó con una tabla de madera y caballetes, una solución práctica y accesible. Der.: Cambio de aire: una breve caminata para recargar energías antes de volver al trabajo Crédito: Daniel Karp

Fuimos las primeras en instalarnos acá. Trabajamos en nuestro espacio y, al mismo tiempo, tenemos vecinos con los que charlamos y colaboramos
Luli Fernández Navarro

En el centro del cuarto, mesa hecha a medida para trabajar en ronda con sillas Eames y Bertoia. En las paredes, láminas, croquis y mapas.
En el centro del cuarto, mesa hecha a medida para trabajar en ronda con sillas Eames y Bertoia. En las paredes, láminas, croquis y mapas. Crédito: Daniel Karp

  • Mirá más ideas para armar tu espacio de trabajo en nuestra edición de mayo

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.