Guía para tunear tu auto, primera parte

Alerones, suspensión hidráulica y tacómetros. Aquí, la primera entrega de una guía para entender la función de cada pieza. ¿Qué opinás del tuneo?
(0)
10 de diciembre de 2009  • 15:58

Por Pablo López Kaiserián.

Para los amantes de los autos, tunning es una palabra delicada. Por lo general remite a esos modelos que pueden verse en las exposiciones o en las películas, y que son coches extremadamente modificados, tanto en su interior como en su exterior. Este tipo de modelos suele generar rechazo y una pregunta "¿cómo alguien se anima a salir a la calle con un auto así?

Lo cierto es que esa versión del tuning, extremo y marketinero, no es el único camino posible. Hay un tipo de tuneo menos intenso y más sobrio, que busca incorporar o cambiar algunos elementos específicos del auto, con un objetivo claro (es decir, no tunear por tunear). Entonces, con un criterio estético y personal ante todo, tuning deja de ser una mala palabra. Aquí, la primera parte de una guía para conocer las distintas piezas con las que podés tunear tu auto.

Los carritos de supermercado: alerones

La utilidad práctica de un alerón (también llamado spoiler) es una mejora en la performance del coche: disminuye la resistencia del aire, adhiriendo el auto al piso. Esto poco importa a quienes deciden comprar uno, que en la mayoría de los casos lo hacen por una cuestión estética.

Es un tema delicado porque muy pocos modelos de alerones se ven bien en los autos. Los mejores son los que vienen de fábrica porque están diseñados por especialistas en diseño de automóviles.

Suspensión hidráulica: prohibido pozos

Planchar un auto le da un look deportivo y moderno, pero también implica cambiar la forma de manejar. Si querés sumar una suspensión hidráulica a tu auto, vas a tener que evitar empedrados y ser muy cuidadoso con baches y lomas de burro. ¿Qué se gana? Estabilidad en altas velocidades y buen agarre en curvas.

La mejor manera de bajar un auto es comprar espirales deportivos (de tipo progresivos o rally), nunca, pero nunca cortes los que vienen de fábrica (solución casera de varios): empeoran la marcha y hacen el auto menos seguro.

El accesorio popular: tacómetros

Los tacómetros son instrumentos que miden las revoluciones por minuto del motor. Aunque los tableros de los autos ya vienen con un tacómetro incorporado, los que colocan uno nuevo (generalmente al costado izquierdo del volante) buscan una apariencia deportiva en el interior. Se encuentran de todos los tamaños y estilos: con luces, con medidores de aceite y temperatura, y hasta con indicadores luminosos que señalan el pase de un cambio a otro. El precio varía entre 120 y 1500 pesos.

¿Qué opinás del tunning? Contanos

En la próxima entrega: pedaleras, volantes, butacas, caños de escape, llantas y más.

Mirá más: Cómo se construye un concept car I Renault Koleos I 50 años del Mini I Pininfarina BO I Fisker Karma I Aptera 2e I MISSION ONE: la moto eléctrica más veloz I Cómo manejar un auto de TC2000 I Revolte, el nuevo concept de Citroën I Los 5 autos más feos de la historia I Los 5 autos más importantes de la historia I Test drive: Chevrolet Vectra CD 2.4 I Los accesorios prohibidos para el auto I Claves para comprar un auto usado

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.