Hacerte amigos después de los 30 cuesta más, pero no es imposible