srcset

Jardinería

Ideas: qué tenés que tener en cuenta antes de hacer una pérgola en tu jardín

(0)
17 de mayo de 2020  • 00:00

En las casas y en los jardines existen espacios, algunos más protagónicos a la vista, otros más escondidos y de perfil bajo, que nos regalan momentos especiales y hacen del tiempo allí instantes únicos y singulares. El que ocupan las pérgolas, por caso, es uno de ellos . ¿Cómo no entrar en estado de ensoñación bajo una pérgola de glicinas, no dejarse entregar a la lectura de un buen libro bajo el manto de un jazmín fragante o no ver diluir el espacio y el tiempo bajo una siesta al reparo de una parra?

Un jazmín crece por el muro y sigue por la pérgola, en esta galería de piso con adoquines de madera. Paisajismo: Estudio Clavijo y Hertz.
Un jazmín crece por el muro y sigue por la pérgola, en esta galería de piso con adoquines de madera. Paisajismo: Estudio Clavijo y Hertz. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

Las pérgolas tienen eso: no solo aportan una dimensión vertical. También generan espacios de sombra, pequeños refugios que invitan a quedarse y donde pueden crecer todo tipo de enredaderas que endulzan el aire con su perfume o que alegran la vista con el colorido de sus flores. En términos puramente prácticos, estas estructuras pueden resultar útiles para tapar vistas no deseadas, enmarcar caminos o crear un sector más en el jardín.

Izquierda: pérgola de estructura sencilla que deja trepar una glicina, complementada con hiedra perenne que se va guiando y aporta sombra todo el año. Derecha: Pérgola que genera sombra inmediata y permite el uso de la terraza, ideada por el arquitecto Pedro Insúa para atemperar el sol del verano.
Izquierda: pérgola de estructura sencilla que deja trepar una glicina, complementada con hiedra perenne que se va guiando y aporta sombra todo el año. Derecha: Pérgola que genera sombra inmediata y permite el uso de la terraza, ideada por el arquitecto Pedro Insúa para atemperar el sol del verano. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

Es un elemento más allá de lo estético que bien vale la pena tener en mente cuando imaginamos el jardín como un espacio para ser vivido intensamente , ya que no todo se reduce a plantas y césped. Al igual que las glorietas, las pérgolas participan del diseño y hacen de la vida en el jardín una experiencia más confortable y agradable. Pueden formar parte del esqueleto del jardín y deberán guardar cierta proporción con el terreno y la casa existentes. Bien diseñadas e integradas, podrán convertirse en rincones dilectos tanto en invierno como en verano.

Pérgola octogonal en hierro, por la que trepa una glicinas de flores blancas. Al florecer, forma un manto de sombra y perfume. Paisajismo: Alejandra De Dominicis.
Pérgola octogonal en hierro, por la que trepa una glicinas de flores blancas. Al florecer, forma un manto de sombra y perfume. Paisajismo: Alejandra De Dominicis. Fuente: Jardín - Crédito: Archivo Revista Jardín

Al igual que con otros elementos, la función que le demos al espacio será vital para definir sus dimensiones: si sólo va a ser un lugar de descanso en el recorrido del jardín o un espacio de sombra en la pileta. En el caso en que se utilice como lugar para comer, es necesario calcular el tamaño de la mesa con las sillas.

Gran pérgola de cañas secas que se armaron directamente en el suelo sin modificar. Flanquean los laterales de la pérgola tres árboles ejemplares de ibirá pitá. Paisajismo: Mariana Hogg (Alalma).
Gran pérgola de cañas secas que se armaron directamente en el suelo sin modificar. Flanquean los laterales de la pérgola tres árboles ejemplares de ibirá pitá. Paisajismo: Mariana Hogg (Alalma). Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

La pérgola se montó en este patio seco para protegerlo del sol del oeste. Por ella trepa una parra híbrida de hoja grande que aporta una sombra densa. Paisajismo: Alejandra de Dominicis.
La pérgola se montó en este patio seco para protegerlo del sol del oeste. Por ella trepa una parra híbrida de hoja grande que aporta una sombra densa. Paisajismo: Alejandra de Dominicis. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

Materiales, ¿qué tener en cuenta?

  • El estilo de la casa y los materiales utilizados: la idea es generar un espacio relacionado con la vivienda, sobre todo si va a estar cerca.
  • Durabilidad y mantenimiento: cada material tiene sus pros y contras. H ay que aplicar los tratamientos básicos para una mayor duración. Si se va a usar madera y crecerán plantas encima, elegir un tipo de madera que no necesite pintura permanente. Desmontar la planta cada vez que tenga que pintar puede resultar muy engorroso. El lapacho, el quebracho y el eucalipto impregnado son las más usadas por su larga durabilidad.

Esta pérgola fue concebida para generar un espacio de uso con sombra, protegido del sol del mediodía y de la tarde. El solado se cubrió con un deck de madera dura. Los erigerones, ubicados debajo de los Citrus en maceta, le dan al rincón un aire silvestre y desestructurado. (Maggie Cavanagh, Estudio
Esta pérgola fue concebida para generar un espacio de uso con sombra, protegido del sol del mediodía y de la tarde. El solado se cubrió con un deck de madera dura. Los erigerones, ubicados debajo de los Citrus en maceta, le dan al rincón un aire silvestre y desestructurado. (Maggie Cavanagh, Estudio Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

  • La madera se pudre más rápido en contacto con la tierra. Por eso, hay que darle unas manos de brea (pintura asfáltica) o de algún tipo de aislamiento a la parte que va enterrada bajo tierra. También pueden colocarse soportes de hierro amurados al piso con cemento para evitar el contacto de la madera con la tierra.
  • Para que los postes queden firmes, enterrarlos al menos una tercera parte de su largo (si 2m van a quedar afuera, enterrar 1m). En lo posible, ampararlos con cemento y cascotes.

El resto consistirá en habitar el espacio, haciendo realidad la experiencia anhelada, ya sea ese momento de soledad tan ansiado o el encuentro alegre en compañía de los seres queridos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.