Innovación para ejercitarse: el argentino que salió a competirle al crossfit

La evolución del fitness no tiene techo porque cada vez más personas en el mundo se suman a rutinas y nuevos métodos
Sebastián Campanario
(0)
24 de diciembre de 2016  

Santiago Vimo, creador de Kropp 3D, un sistema para hacer fitness que involucra tecnología y ciencias cognitivas
Santiago Vimo, creador de Kropp 3D, un sistema para hacer fitness que involucra tecnología y ciencias cognitivas Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Cichero/AFV

Nicolas Cage es uno de los actores más prolíficos de Hollywood. El experto en estadísticas Tyler Vingen descubrió que hay una alta similitud entre el número de películas que filma el actor de Hechizo de Luna en doce meses con la cantidad de personas que se mueren cada año en los Estados Unidos ahogadas en piletas de natación. Increíblemente, las curvas se mueven casi idénticas desde 1999 hasta la actualidad.

Vingen es un cazador de "correlaciones espurias": variables insólitas que bailan a la par sin que haya causalidad entre ellas. Por un hecho completamente azaroso, el mismo proceso que llevó a Cage a hacer un "paneo" en una historia de innovación en fitness que involucra nuevas tecnologías, ciencias cognitivas y a un emprendedor inquieto de Neuquén. Cage es amigo de uno de los socios en los EE.UU. de Santiago Vimo, un profesor de educación física que lanzó un sistema de entrenamiento, Kropp 3D, que busca competir con el crossfit y ya tiene más de 2000 entrenadores matriculados en una decena de países. En su sucursal de Arlington, Cage y otras estrellas fueron invitadas a entrenar y participar de la promoción del sistema.

"En el ámbito del fitness, el ritmo de innovación fue impresionante en la última década", cuenta Vimo, un fanático de las estadísticas que desde su época de estudiante mide absolutamente todo en sus grupos de entrenamiento. "Tal vez el cambio más importante se dio a partir de entender que para lograr resultados no hacían falta sesiones largas, de una hora o más, como se creía antes, sino que con tramos de 30 minutos se pueden conseguir logros inclusive mejores con un buen diseño de la rutina", dice Vimo.

En los EE.UU., el profesor de educación física estudió a fondo el modelo de negocios de la cadena Curves, que promueve sesiones de entrenamiento de 30 minutos para mujeres, y que tardó siete años en lograr la cantidad de locales que a MacDonal's le llevó 25 años. El nombre Kropp se le ocurrió de casualidad, mientras conversaba con su padre, y luego de registrarlo, navegando por Wikipedia, se enteró de que quiere decir "cuerpo" en sueco, en otro paneo inesperado del azar en esta historia.

"En los últimos tiempos, la innovación en fitness tiene que ver con dos tendencias que se cruzan: la extensión de la esperanza de vida activa y el trabajo y el ocio sedentarios, que hicieron que millones de personas sin chances competitivas elijan hacer actividad física varias veces por semana", explica ahora la economista Carmen López Inmicoz, que está por lanzar un libro sobre economía y running, en marzo próximo. "Con el avance de estas tendencias, los gimnasios dejaron de ser esos subsuelos intimidantes de antaño, poblados solamente por hombres musculosos que hacían pesas o box, y pasaron al modelo inclusivo actual, que prioriza que se sienta cómodo el debutante fuera de forma", agrega López Inmicoz.

La especialista en running y maratonista viene estudiando desde hace años modelos que involucran descubrimientos de la economía del comportamiento (que toma enseñanzas de la psicología). Un trabajo de los economistas Stefano Dellavigna y Ulrike Malmendier publicado en el American Economic Review se titula "Pagando para no ir al gimnasio" y muestra cómo los modelos de negocios de los gimnasios aprovechan que la mayoría de nosotros "solemos confiar demasiado en nuestra fuerza de voluntad o capacidad futura de efectivamente ir al gimnasio". De esta manera, economistas del comportamiento diseñaron aplicaciones que "restan dinero" directamente de la cuenta bancaria si se falta a la actividad, para estimular el presentismo en personas de baja fuerza de voluntad. Por el sesgo de "aversión a perder", estudiado en las ciencias cognitivas, funciona mejor como motivador la perspectiva de un costo que el incentivo de una ganancia.

"Por otra parte, en una época en la que los vínculos afectivos y laborales tienden a ser transitorios, la pertenencia a estas tribus urbanas (crossfiter, runner) es una fuente de identidad y, selfie mediante, compartible en redes sociales", completa la economista.

Como en todos los procesos de innovación, la variable diversidad actúa como un acelerador adicional. "Me di cuenta de que cuanto más diverso es un grupo, cuanto más diferencia de edades y personalidades hay, más equilibrio de género, mejor salen los programas de fitness", dice ahora la entrenadora Laura Michi, "este es un fenómeno de la última década y que nos obliga a los entrenadores a ir un paso más allá en el diseño de las rutinas". El desafío es mantener la motivación que brinda hacer gimnasia en grupo, pero atendiendo a los intereses y capacidades individuales de cada participante.

Para estar actualizadas con las últimas tendencias, las fuentes consultadas para esta nota siguen distintas cuentas de Twitter que aportan novedades al respecto, como @Pegeeks. Viktor Kass, uno de los curadores de esta cuenta, explica que en sus clases a estudiantes los hace traer sus dispositivos electrónicos favoritos (iPads en general) para volver las rutinas más divertidas. Por ejemplo, coloca códigos QR en las distintas estaciones de trabajo, y a medida que se completan las series los alumnos pueden ver mediante los códigos, en su tableta, detalles técnicos para realizar bien el ejercicio. "Cuando se masifiquen todavía más los sensores y dispositivos de «Internet de las cosas», que provean información fisiológica en tiempo real y permitan optimizar las rutinas, el límite para el fitness es el infinito", completa Kass.

Hasta las neurociencias tienen novedades para aportar en este vector. Un reciente estudio de investigadores de la Universidad de Jyvaskyla en Finlandia testeó distintos tipos de ejercicios para ver cuál tiene un mayor efecto en neurogénesis (creación de nuevas células en el cerebro). Como el experimento involucró un procedimiento cerebral invasivo, se realizó en ratones. El resultado: la neurogénesis fue significativamente mayor en el grupo que realiza ejercicio físico moderado pero constante, por encima del levantamiento de peso o de entrenamiento intensivo por intervalo. "Si quieres ser más inteligente, salí a correr", propone el paper.

El ritmo de innovación no para y en un futuro cercano los entrenadores humanos deberán competir con algoritmos "emocionales" que nos acompañarán full time, conocerán nuestros hábitos y la forma de motivarnos las 24 horas del día y los siete días de la semana, como se describió la semana pasada en un artículo sobre inteligencia artificial publicado en esta sección.

"La verdad es que no te podés quedar quieto. Nosotros ahora estamos por lanzar una plataforma para que los usuarios de Kropp puedan hacer rutinas de acuerdo al tiempo del que dispongan (de doce minutos a una hora, no importa, todo suma a objetivos del programa) mediante una aplicación online (www.kropp3d.com)", dice Vimo. Según la consultora Nielsen, que releva tendencias de ejercicio físico, en los EE.UU. ya un 50% de las personas que entrenan en gimnasios o al aire libre complementan su rutina con opciones de video. La carrera es cruenta, contra una demanda cada vez más sofisticada y contra la inteligencia artificial. Tal vez no venga mal un nuevo empujón de Nicolas Cage para impulsar la iniciativa.

sebacampanario@gmail.com

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.