Insólito: venden una casa que incluye una inquietante colección de maniquíes