Ivana Nadal y la depresión: creer o reventar

(0)
7 de noviembre de 2020  

En bikini y detrás de unos enormes anteojos de sol, la chica Ivana Nadal les dijo esta semana a sus 2,6 millones de seguidores que la depresión y la ansiedad se curan si creés en vos. "Fijate, replantealo. ¿No sabías que todas las enfermedades son emocionales?", inquirió la modelo y conductora con la impunidad de las gafas y las redes, con la impunidad de quien no sabe lo que a un depresivo le cuestan las mañanas o lo que puede doler el sol cuando la química de la cabeza no funciona.

Cancelar a Ivana sería lo más fácil, es lo que se usa ahora para expiar todos nuestros pecados sociales de la manera más cómoda. Pero no sirve si no asumimos lo que hay detrás del mensaje: en el país de los psicólogos, las enfermedades mentales son banalizadas hasta por el Estado, como se vio durante esta cuarentena donde el aislamiento, la pérdida de libertades, la incertidumbre laboral y la separación de los seres queridos se hicieron sentir incluso para quienes no tenían patologías preexistentes, sin que hubiera políticas de contención significativas.

Especialistas de todo el mundo coinciden en que, con el transcurso del tiempo, la pandemia trajo un aumento de los casos o síntomas asociados a los trastornos de ansiedad y la depresión debido a la falta de actividad y distracciones, donde tanto el cuerpo como la mente se ven amenazados. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha identificado las enfermedades mentales entre las más incapacitantes del mundo occidental, con efectos superiores a los de afecciones como la diabetes, el cáncer y las enfermedades cardiovasculares juntas. Se estima que, en 2030, la depresión será la principal causa de discapacidad.

En la Argentina, 1 de cada 10 personas conviven con los síntomas de la depresión, pero son pocos los que se atreven a decirlo en voz alta porque, en 2020, sigue siendo un trastorno estigmatizado. Aunque ahora parezca muy obvio que lo de Nadal estuvo fuera de lugar, todos los que han pasado por esto escucharon alguna vez a alguien cercano que, incluso con las mejores intenciones, los alienta a poner lo mejor de ellos para salir adelante, o cuestiona la efectividad de la medicación, algo así como si a un diabético le dijeran que tiene que poner todo de sí para dejar pronto la insulina. "Tenés que creer en vos", se entiende fuera de lugar cuando lo dice Ivana pero quienes han pasado temporadas en la oscuridad saben que ese mensaje llega muchas veces de la gente que los quiere. Hay una lectura social de la depresión que tiene que cambiar: no hay elección en la enfermedad por más que se hayan empeñado en convencernos de eso los manuales de autoayuda new age y por eso es raro que muchos de los que siempre denostaron esas prácticas no pongan reparos en asumir que la depresión es una cuestión de voluntad.

Todavía hay mucho que entender sobre cómo funciona nuestro cerebro, y eso hace jugar en desventaja a los que padecen enfermedades mentales, pero es hora de dejar de tratarlos como si fueran responsables de su sufrimiento. Ya es un trabajo enorme para ellos levantarse todas las mañanas y tratar de darle cuerda a la vida cuando todo parece inasible como para hacerse cargo de la serotonina que la genética no les proveyó.

Por cierto, Ivana: hace falta creer mucho en uno mismo como para hacerle frente al mundo con todo y eso en contra. La cuestión es que a veces simplemente no alcanza con creer. No los obligues a contestarte que todos los días, cada minuto están haciendo todo lo posible incluso cuando sienten que todo es más difícil. Elijo creer en vos también y en que diste ese "consejo" tan liviano sin pensarlo dos veces, sin pensar en la realidad que hay detrás de la palabra "depresión", después de todo no sos la única. Como decís vos: fijate, replantealo. De paso, no viene mal que nos replanteemos todos sacar de una vez del clóset a las enfermedades mentales. Después de todo, quizá hasta te tengamos que agradecer: hiciste que la depresión fuera tendencia en un año en que muchos la llevamos en voz bajita y desde el encierro.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.