srcset

Paisajismo

Jardines de entrada: propuestas para potenciar la fachada

Eugenia Anaya
(0)
2 de febrero de 2020  • 00:00

Los jardines de entrada muchas veces acompañan el espíritu de la arquitectura y suelen ser solo lugares de paso. Pueden responder a estilos más formales, naturalistas, tropicales, modernos o clásicos. La topografía puede nutrir el proyecto: jardines con accesos escalonados, suaves o abruptos, para salvar pendientes o con lomadas para dinamizar el espacio. Cualquiera sea el recurso, la idea es sumar soluciones que acompañen bien la fachada.

Romper la simetría

Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

La premisa fue entrar a través de un jardín, transmitir la sensación "estar rodeados de plantas". La propuesta del paisajismo desestructura la simetría de la arquitectura.

Izq.: Los maceteros del acceso elevan los arbustos y crean una segunda altura respecto de los azareros del suelo. Así, dinamizan el espacio y profundizan las visuales. Der.: un jardín íntimo fue diseñado como expansión del interior y limitado por una tira deligustros.
Izq.: Los maceteros del acceso elevan los arbustos y crean una segunda altura respecto de los azareros del suelo. Así, dinamizan el espacio y profundizan las visuales. Der.: un jardín íntimo fue diseñado como expansión del interior y limitado por una tira deligustros. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

  • La entrada a la casa recorre un espacioso sendero de cemento, suavemente escalonado y flanqueado por grandes maceteros, dispuestos así para elevar la vegetación. Azareros enanos ( Pittosporum tobira 'Wheeleri') y jazmines del cielo blancos ( Plumbago capensis 'Alba') consolidan la volumetría de los canteros.
  • El perímetro del primer piso aloja una tira verde de azareros combinados con Vinca minor en maceteros, que le aportan a la arquitectura las sinuosas formas de los arbustos.

Paisajista Martina Peralta Ramos. Colaboración de Bettina de Anchorena. Arq. Anne Bazan

A cien metros de la playa

El jardín del frente escalonado está constituido por canteros largos de mampostería, que -junto con las contenciones de durmientes- van salvando el gran desnivel.
El jardín del frente escalonado está constituido por canteros largos de mampostería, que -junto con las contenciones de durmientes- van salvando el gran desnivel. Fuente: Jardín - Crédito: Gentileza Rafael Fernández

El paisajismo debía "sostener" la casa y disimular los maceteros.

  • Especies resistentes a la sal y una combinación de azareros enanos, formios verdes y de color bordó (var. Atropurpurea), dietes, agapantos blancos y jazmines viste el frente de la casa.
  • Las especies se mueven con el viento casi permanente del lugar y generan un jardín con estructura, pero sin embargo bien suelto en contraposición con la moderna arquitectura.

Paisajista Eugenia Anaya. Arq. Rubén Bottero.

Sucesión de flores

El conjunto de las especies perennes fue pensado para que la estructura vegetal se mantenga todo el año y, en primavera y verano, aparezcan los regalos escalonados de las floraciones.
El conjunto de las especies perennes fue pensado para que la estructura vegetal se mantenga todo el año y, en primavera y verano, aparezcan los regalos escalonados de las floraciones. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

  • Este jardín acompaña el moderno y sintético estilo inglés de la arquitectura, logrado a través de la combinación de especies de estructura suelta, silvestre, sumado al orden los setos de buxus estrictamente podados que organizan el espacio.
  • Perovskias, agapantos, tulbagias, dietes, stipas, achileas y salvias dispuestas en grupos ocupan toda la superficie destinada para una plantación con criterio estructural, cromático y por época de aparición de las flores.

Paisajista Bettina de Anchorena.

Corredor verde

La idea del diseño de la arquitectura surgió luego de que los dueños de casa hicieran unos viajes por el sudeste asiático.
La idea del diseño de la arquitectura surgió luego de que los dueños de casa hicieran unos viajes por el sudeste asiático. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

La premisa fue que el ingreso estuviera rodeado de vegetación, para propiciar la sensación de frescura mediante especies tropicales, sueltas, sumadas a los dos estanques que flanquean el acceso por la pagoda.

  • Los volumen se trabajaron con el objetivo de que dialogaran entre sí y con el bloque central, que genera el acceso y aloja el patio de entrada.
  • La madera reviste la mampostería, aliviana y logra mayor calidez; y las tejas negras remiten al sudeste asiático.
  • El volumen central conecta con las dos alas laterales de la casa.

Paisajista Sebastián Correa.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.