Javier Mascherano, un lord en el centro de la cancha