Kaktov. El trapero que se tatuó hasta una curita en la nariz

Fuente: Brando - Crédito: Ezequiel Salvatierra
Nazareno Brega
(0)
9 de diciembre de 2019  

:: Trapero, tatuador y modelo, Kaktov empezó a llenar su cuerpo de tatuajes desde la adolescencia, a tal punto que prefiere no hacer las cuentas a la hora de enumerarlos y asegura tener uno solo, enorme, "en proceso". El cantante, que acaba de lanzar su nuevo tema, "Reptil Boi", se define como un coleccionista de tatuajes, protesta porque sus colegas en la escena del trap local se tatúan solo lugares visibles como la cara o las manos, y sueña con tatuarle No somos nada a Evaristo, cantante de La Polla Records.

:: ¿Cuántos tatuajes tenés?

Creo que es lo que más me preguntaron en la vida. Ni idea, tendré como 500. Es más fácil decirte cuántos huecos tengo en el cuerpo. En cinco o seis sesiones, ya se me termina el juego. Yo siempre digo que es uno solo grande, en proceso. Empecé a los 16 porque mi viejo está todo tatuado y, desde que tengo uso de razón, andamos en casas de tatuajes. Tiene hechos los brazos, la espalda, el pecho. Me he criado en casas de tatuajes. A los 7 años me perforé la oreja por primera vez. A los 16 recién cumplidos, mi viejo me regaló un tatuaje, y así empezó la historia. Fuimos en familia. Estaba recagado. Nos hicimos un destello en la muñeca. Sigue ahí, aunque rodeado de otros diseños. Fuimos a la Bond Street hace 12 años, y salió $50.

:: ¿Cómo terminaste todo tatuado?

A los 17, uno de los pibes de mi banda se compró una maquinita, así que todos tenemos tatuadas cosas viejas y feas en las piernas. Pero le agarré el gustito. Me escapaba de casa y nos hacíamos tatuajes, todo en malas condiciones. Al año siguiente me tatué la mano y la cara, después el pecho, un brazo, los dedos...

Fuente: Brando - Crédito: Ezequiel Salvatierra

:: ¿Cuál fue la reacción en tu casa por el de la cara?

Mi vieja no es de los tatuajes. Me bardeaba, pero como yo era un descontrol, el tema de los tatuajes era lo de menos. La primera vez que me tatué la cara fue un impacto para ellos. Tenía 18, me cagué de risa. Ella tiene uno solo, que se lo hice yo hace poco. Me dijo que quería tatuarse mi nombre y el de mi hermana, que también tiene bastantes. Fue el más emotivo que hice, aunque era una boludez, con los dos nombrecitos chiquitos en la muñeca. Tatúo hace 10 años, pero toda esa experiencia se me fue a la mierda con la emoción. Tenía que hacerlo perfecto, despacito y con cariño. A mi papá también lo tatué, pero no fue tan emotivo.

:: ¿Cuál fue el último que te hiciste? ¿Y el próximo?

Me hice cuatro recién. Me voy rellenando despacio. Me hice una A de anarquía, una lágrima en el pómulo entre dos tatuajes, un destello en la frente y "1312" en el cachete hace unas horas. El próximo ni idea. Ya vendrá. Tengo ganas de tatuarme el logo de Flema en la nalga, que la tengo bastante limpia. Seguro, ese sera el próximo.

:: ¿Necesitás que tengan un significado?

En las piernas me tatúo boludeces porque ya no me importa, pero en la cara y en las zonas que más veo, todo está relacionado con alguna etapa importante de mi vida. Tengo mamma, en italiano, en la cara por mi vieja; tengo un tridente gigante en la frente porque es el arma de Shiva y yo viví un tiempo en un monasterio. La base de la ideología hindú es que no somos este cuerpo, así que no les molestaban mis tatuajes. En este momento, estoy viviendo una etapa agnóstica, pero ese tatuaje igualmente me representa por más que ya no esté conectado con ningún tipo de doctrina. Vivo de esto hace una década, así que siento que estar tan tatuado es una forma de agradecimiento. Mi día a día tiene que ver con el tatuaje, vivo en un estudio de tatuajes.

Fuente: Brando - Crédito: Ezequiel Salvatierra

:: ¿Cuál es la mejor historia de tus tatuajes?

Me miro al espejo y me cago de risa porque cada tatuaje tiene una historia divertida. Me hice una curita en el tabique. Me la dibujó un pibe de mi crew, Formol. Estábamos todos los pibes yendo a tatuar a un evento en un lugar secreto, pero estábamos tomando unas birras antes de salir y le pedí que me la tatuara. Fue de un momento para el otro, no planificado. Es el más criticado y el más elogiado. Es controversial. Tengo el tabique de una manera que puedo mover la nariz de un lado para el otro como si nada, entonces parece que me hubiese hecho nana y, por eso, me puse la curita.

:: ¿Te arrepentís de alguno?

Tengo una propuesta de noviazgo a una ex en la entrepierna. Dice el nombre de ella y abajo: "¿Querés ser mi novia?". Me divierte y son etapas de mi vida que me gusta recordar, pero es molesto porque cada vez que lo ve alguien, que no es en cualquier contexto, es raro.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.