srcset

Córdoba

La Cumbre, ciudad de artistas: 5 espacios imperdibles

Cris Aizpeolea
(0)
18 de mayo de 2019  • 08:34

Modernos, de puertas abiertas, integrados a los talleres de trabajo, generosos para exhibir la obra de otros colegas, aquí va un recorrido por cinco espacios de arte que honran las mejores tradiciones de esta ciudad del Valle de Punilla.

Algunas de las obras de Marta Fernández.
Algunas de las obras de Marta Fernández. Fuente: Lugares - Crédito: Guillermo Llamos

Algún día se sabrá qué encantadora pócima se cocina en las alturas para convertir a La Cumbre en la ciudad preferida de los artistas. Ubicada a 85 kilómetros de Córdoba por el Camino del Cuadrado, sus calles tranquilas son tierra fértil para galerías de arte y talleres de puertas abiertas de pintores, escultores y ceramistas. Muchos llegaron buscando un refugio creativo y se sintieron tan a gusto que se quedaron para siempre.

La movida cultural es constante y se manifiesta a pleno en las Noches de Arte o en Semana Santa, cuando el público es invitado a recorrer, mapita en mano, un circuito que integra más de una docena de espacios. La idea, tímidamente planteada en un principio, gozó de tanta aceptación que los eventos se volvieron un clásico. Casi siempre se suman los restaurantes y los bares, y la fiesta se prolonga hasta la madrugada.

El Paraíso, la casa del escritor Manuel Mujica Lainez.
El Paraíso, la casa del escritor Manuel Mujica Lainez. Fuente: Lugares - Crédito: Guillermo Llamos

En alguna forma, esas veladas son deudoras de aquellas que el escritor Manuel Mujica Lainez ofrecía en El Paraíso, la casona de Cruz Chica donde vivió sus últimos 15 años y donde se conservan intactos, desde 1984, sus bienes más preciados. "Mis objetos se adecuaron a él. Cada uno fue, sin vacilar, al sitio que le correspondía, como si yo lo hubiese adquirido para ese lugar", decía Manucho acerca de su edén, una parada cultural de visita obligada.

El pintor Miguel Ocampo se radicó en esta villa cordobesa a fines de los 70, luego de vivir, trabajar y exponer en Paris, Roma y Nueva York. Tampoco hay que irse sin recorrer la sala de arte de estilo vanguardista que preserva su colección privada en medio de un parque de ensueño, en José Hernández 630.

Seguramente sin saber que sería el primero de una larga lista, ya consagrado por su paso por España e Italia, el pintor catamarqueño Emilio Caraffa llegó a La Cumbre con su esposa en 1915 y desplegó una intensa vida social hasta 1939, cuando murió, a los 77 años. La avenida principal lleva su nombre y también el restaurante que funciona en la que fue su casa, atelier y sede señorial de aquellas tertulias.

El Rejunte es el bar que el artista Santiago Darti abrió en su taller.
El Rejunte es el bar que el artista Santiago Darti abrió en su taller. Fuente: Lugares - Crédito: Guillermo Llamos

Modernos, de puertas abiertas, integrados a los talleres de trabajo, generosos para exhibir la obra de otros colegas, aquí va un recorrido por cinco espacios de arte que honran las mejores tradiciones de La Cumbre.

Parada Manantiales, la esquina de Santiago Darti

Sentado sobre sus patas traseras, el perro tiene cinco metros de alto. La escultura construida con retazos de hierro está plantada en la esquina de San Martín 298 para dar la bienvenida a la casa, taller y salón donde exhibe y vende su obra Santiago Darti. Apenas al trasponer la puerta, un living de muebles originales y un par de instalaciones en las paredes sirven como muestra de lo que puede surgir, escaleras abajo, en el taller de este diseñador industrial. En ese mundo de chatarra, él hace arte con lo que otros descartan: máquinas viejas, llantas, alambres, herraduras, chapas. Y si el tiempo ya les imprimió una gruesa pátina de óxido, mucho mejor.

El bar El Rejunte funciona en el taller de Santiago Darti.
El bar El Rejunte funciona en el taller de Santiago Darti. Fuente: Lugares - Crédito: Guillermo Llamos

Darti expuso en Casa FOA, en Arte BA con la cumbrense Galería Júpiter (de Ana Gilligan y Martín Kovensky, se puede visitar en 9 de Julio 346) y acaba de instalar una de sus criaturas en la nueva rambla de la Costanera, en la ciudad de Córdoba. Actualmente trabaja en una impactante serie llamada Nuevas Historias, enormes cuadros-carteles de metal donde toman protagonismo en tercera dimensión figuritas humanas recortadas. La recorrida por Parada Manantiales puede terminar muy felizmente en el bar El Rejunte, otra prueba de su inspiración -a escala arquitectónica, esta vez- instalada en el patio.

El artista Santiago Darti en su taller.
El artista Santiago Darti en su taller. Fuente: Lugares - Crédito: Guillermo Llamos

El espacio propio de Marta Fernández

Marta Fernández casi perdió la cuenta de la cantidad de espacios que puso a funcionar en los 23 años que lleva en La Cumbre. Reciclar con espíritu lúdico lugares olvidados y sin alma para que se llenen de arte, es una de sus mejores especialidades. Desde hace un año, en la primera cuadra de la calle Sarmiento, al lado del restó La Urraca Cocina, un nuevo salón exhibe las distintas etapas de su trayectoria.

Plato del día, una de las obras de Marta Fernández.
Plato del día, una de las obras de Marta Fernández. Fuente: Lugares - Crédito: Guillermo Llamos

Un ejemplar del Código Civil todo recortado y servido en bandeja se llama Plato del Día, la cola de un vestido de novia que cruzó el Atlántico se transforma poéticamente en Las Aguas, unos muñequitos le ponen acción a los Pueblos Equilibrados. Esas son sólo algunas de las obras que justifican la visita y que explican por qué esta escultora, pintora, performer y artista incansable, sigue siendo un referente obligado de la movida local. En este espacio también expone sus esculturas en madera Patricio Arrighi.

Uno de los caserísimos plato de La Urraca.
Uno de los caserísimos plato de La Urraca. Fuente: Lugares - Crédito: Guillermo Llamos

Karina Cortés, joyas en la galería

Compañía de Arte (Belgrano 280) es otra de las galerías de arte donde la tarde puede volverse eterna entre pinturas, esculturas y objetos de colección. Allí exhibe su joyería contemporánea Karina Cortés, artista, investigadora y docente platense que hace 12 años adoptó La Cumbre como segundo hogar. Sus creaciones son esculturas en pequeño formato de elementos naturales -semillas, ramitas, capullos, hojas, cortezas- que recoge en sus caminatas habituales, convertidas ya en una práctica estética, una suerte de meditación en movimiento donde comienza el proceso creativo.Luego en el taller, con la antigua técnica renacentista de la cera perdida (un proceso de fundición de precisión), replica cada hallazgo en plata o en bronce. Los collares con semillas de braquiquito (Brachychiton populneus) son verdaderas piezas de arte portante. Karina se reparte entre La Cumbre y La Plata, donde mantiene su actividad docente y el taller. "Pero ahora tengo mi guarida acá, cerca del balneario El Chorrito. Tiene una vista hermosa de todo el pueblo. Es como un ranchito medieval desde donde salgo a caminar y a buscar", revela.

Una de las piezas de joyería contemporánea de Caria Cortes.
Una de las piezas de joyería contemporánea de Caria Cortes. Fuente: Lugares - Crédito: Guillermo Llamos

Carlota Pottery, cerámica en tiempo real

En diagonal al Cine Berti, en Belgrano 381, dos amplios ventanales que dan a la vereda anuncian el atelier de Paula Grunig . Ella se enamoró para siempre de la alfarería a los 15 años en las clases de Laura Daltoé, fallecida en 2018, referente junto a Emma Gargiulo de la cerámica.

El trabajo de Paula Grunig.
El trabajo de Paula Grunig. Fuente: Lugares - Crédito: Guillermo Llamos

Heredó de su maestra el delantal que usa todos los días en el torno y la curiosidad para seguir investigando en las posibilidades de un arte noble que requiere básicamente de sus manos y de la tierra. Carlota Pottery es salón de ventas, taller de cerámica creativa y es un laboratorio donde Paula se vuelve alquimista y ensaya distintos procesos con esmaltes y engobes naturales. La línea funcional tiene vasijas y cuencos texturados que piden ser tomados con ambas manos y la línea artística, de cerámica conceptual, exhibe piezas de gran impacto como la serie de las flores suculentas. En un estante también hay simpáticas creaciones de Clara, su hijita de seis.

El Rancho de Matías Mischung, una casa taller de puertas abiertas

En Cruz Chica, en avenida Bartolomé Jaime 619, asoma detrás del cerco verde El Rancho de Matías Mischung, la casa-taller de este escultor donde cobran vida fascinantes libélulas, pájaros, peces, hormigas, lagartos y otros bichos de su fauna de hierro y material enlozado. También hay cactus gigantes, juguetes con cuerpo de máquinas viejas, ollas que se hicieron héroes, matafuegos que respiran nuevas vidas.

El escultor Matías Mischung en su taller.
El escultor Matías Mischung en su taller. Fuente: Lugares - Crédito: Guillermo Llamos

"Lo que yo junto es un asco, es horrible, es espantoso. El desafío es convertirlo en algo bonito", se ríe. Versátil, artista autodidacta nacido en Barracas, comenzó con sus criaturas hace 10 años, casi jugando, mientras se aburría en el hotel familiar que podía darle una vida acomodada. La galería porteña La Mersa llevó a Casa FOA sus primeras obras. Después vino Arte BA con la galería Júpiter. Hoy sale al mundo desde su rancho gracias a internet, con Instagram, y sus obras viajan a galerías de Punta del Este, Cariló o Tucumán. En junio dos libélulas gigantes volarán a la Bienal de Andorra. Matías viajará a instalarlas con su mujer, Catalina Rivera Villate (artista también, de San Isidro) y con Cedric e Ian, que faltarán unos días al colegio para disfrutar de la experiencia en familia.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.