La increíble fiesta surrealista de los Rothschild que desató un sinfín de teorías