Un magnate ofrece casi un millón de dólares a quienes puedan responder una duda existencial