Chica lunar. La materialidad de internet