La tarde de Vernaci

(0)
2 de abril de 1999  

¿Quién lo diría? A pesar de su imagen de comehombres, una personalidad que intimida y la fama de ser una mujer fácilmente irritable que se le atribuye, se pone nerviosa frente al grabador. No obstante asegura estar lista para reencontrarse con el micrófono cuando este lunes, a las 17, el comienzo de su programa Tarde negra indique su retorno a la Rock & Pop.

"De la radio siempre me voy y también siempre vuelvo. Puedo estar sin trabajar un tiempo, pero siempre estoy por ahí. Son tiempos que me tomo para descansar y para que la gente descanse de mí. Lo que es claro es que no lo siento como un retorno después de la prueba de la tele (el último año condujo, con Claudia Fontán, Infómanas, en Telefé), como decir: "Después de las luces de la gran ciudad vuelvo al pueblo que me vio nacer". No es así", calcula, se enreda e ironiza Vernaci.

En un horario inmejorable (lunes a viernes, de 17 a 19), en una radio muy bien posicionada (la cuarta FM más escuchada), y con un equipo altamente probado (Fernando Peña en la piel de Milagritos López, Douglas Vinci a cargo de la sección Mentime que yo te creo y Carlos Barragán en la producción), Vernaci vuelve a la emisora que comanda Daniel Grinbank después de un año y medio de ausencia.

"Lo de Tarde negra es una broma a mí misma. En la radio es común escuchar: "¡Uh! La Negra siempre llega tarde" o que siempre armo lío. No me queda otra que aceptar que soy la tarde negra de la Rock & Pop."

-Tan mal no te deben ver. Alguna vez, Mario Pergolini dijo que no tenía mujeres en su programa porque Negra Vernaci había una sola y la tenía Lalo.

-Eso era cuando me quería (se ríe). Puede ser que algo me quieran. De hecho trabajé con todos los hombres que quise trabajar, salvo Pergolini, pero creo que en su proyecto no entran las mujeres.

Convencida de estar en medio de una radio eminentemente masculina -no sólo por el sexo de la mayoría de sus conductores, sino también por una invisible línea que todos siguen-, Vernaci se meterá entre Juan Di Natale (va de 13 a 17) y Lalo Mir (de 19 a 21) para hablarle a las mujeres. "Por eso va a estar la sección Argollas de oro - para las que se quieren casar-; la novela Ese bulto negro abandonado en Flores -el bulto negro soy yo-; un sketch en el que todos somos compañeros de teatro y nos apoyamos y nos damos fuerza para poder hacer alguna obrita por ahí...", continúa Vernaci.

Habla rapidísimo, casi grita, gesticula como si estuviera frente a una cámara de televisión, ofrece café, gaseosas y cigarrillos al mismo tiempo. A esta altura ha convertido al grabador en su aliado; ahora el responsable de sus nervios es el programa.

"Es la primera vez que tengo que armar la artística, el eje del programa y la estructura. Hasta ahora siempre lo hice con Lalo. Si bien tengo muchísima ayuda, ahora estoy solita. No sé, supongo que con el transcurso del programa agregaré cosas, sacaré otras, eso también depende de la respuesta de la gente. En definitiva, me voy a sentar y voy a ser la misma mina de siempre."

Se siente en la mira de la gente de la radio (de la de adentro y de la de afuera): tiene que hacer algo que divierta, que le guste a los pibes, que siga la línea de la radio.

"Lo único que espero es que nadie llame para decir: "¿Cuándo volvés con Lalo, Negra?". Ahí sí... chau... me salió todo mal."

***

Tarde negra .

Conducción: Elizabeth Vernaci Lunes a viernes, de 17 a 19.

Rock & Pop (FM 95.9)

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.