La experiencia de plantar kiri en Buenos Aires

La experiencia de dos productores agropecuarios
La experiencia de dos productores agropecuarios Crédito: polo today
Sonia Romero
(0)
13 de febrero de 2020  • 15:59

El kiri es un árbol originario de China. Su nombre científico es Paulownia tormentosa, y recibe otras denominaciones comunes como árbol imperio o árbol emperatriz. Es usado como planta ornamental y actualmente se ha propagado su cultivo, por su fácil desarrollo.

Tiene un crecimiento veloz, cinco veces más que el del roble. Luego de cinco años de crecimiento, la madera logra resistir incendios y climas bastante helados. Se cree que tolera puntos de ignición de hasta 247°C, y fríos por debajo de 0°C, hasta de -17°C.

Esta madera es distinguida, llana y liviana, características de árboles que soportan largas sequías. Es un árbol ahorrador de agua. Se desarrolla vertiginosamente.

Crédito: Javier Tanoira

Las ventajas del kiri en primera persona

Javier Tanoira tiene 48 años, es productor agropecuario, hijo de Gonzalo Tanoira (uno de los mejores polistas de su época). Es fundador de All Pro Polo League (APPL)e integró varios equipos de polo, el primero fue Cuatro vientos. Además, dirigió y escribió el guion de un documental homenaje a Jorge Luis Borges

Vive y tiene un campo de 22 hectáreas en el oeste de Buenos Aires, más precisamente en Daireaux. Ahí decidió plantar 6000 esquejes de kiri con el objetivo de forestar y aportar nutrientes al suelo.

Luego de haber cosechado soja en su campo, decidió apostar junto a su amigo Martin Gonzalez a la siembra de k iri para fortalecer el suelo y en cinco años comercializar la madera.

Plantación de kiri
Plantación de kiri Crédito: Martin Tanoira

Tanoira explica que el kiri crece de 7 a 10 centímetros por día y que es una madera muy buscada para muebles y revestimientos de exteriores.

En un año puede alcanzar 1 metro de altura
En un año puede alcanzar 1 metro de altura Crédito: Martin Gonzales

El kiri es una madera semipreciosa que está cotizada y valuada a precios bastante altos, aporta 160 metros cúbicos por hectárea para la comercialización
Martin Gonzales

Vivero de kiri para su porterior siembra en el campo de Javier Tanoira.
Vivero de kiri para su porterior siembra en el campo de Javier Tanoira. Crédito: Javier Tanoira

Además, con la madera se pueden hacer t ablas de snowboard, de surf, revestimiento para aviones, y elementos para construir cabañas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.