Living Responde. Cómo elegir, instalar y mantener las cortinas

Cortinas roller de Hunter Douglas
Cortinas roller de Hunter Douglas
(0)
24 de junio de 2019  • 15:29

¡Cuánto esperamos de las cortinas! que combinen con el ambiente, que garanticen privacidad pero que a la vez dejen entrar buen caudal de luz; que sean de fácil mantenimiento y filtren los ruidos externos. Para atender tantos frentes, a continuación les ofrecemos una guía que abarca desde la elección de las telas al sistema ideal para cada espacio.

Antes de elegirlas

  • Considerar si la ventana abre hacia adentro, hacia afuera o si es corrediza.
  • Qué elementos la rodean (muebles, estufas, etc.).
  • Qué función tendrá: ¿Cuánta luz queremos filtrar? ¿Hace falta amortiguar ruidos? ¿Mantener el calor con cortinas forradas?
  • Lo estético. Lo primero es decidir si queremos una tela de presencia fuerte o que se asimile con discreción al resto del ambiente.

Sistemas y telas para cada ventana

Para ventana de abrir

  • Cortinas con riel (europeo, americano)
  • Con barral (hierro, madera)
  • De sistema oriental.
  • Visillos (con frunce o rectos).

Para ventanas corredizas y paños fijos

Cortinas dobles para regular la luz en el dormitorio de Jimena Caprile, de la firma de deco Olivia D
Cortinas dobles para regular la luz en el dormitorio de Jimena Caprile, de la firma de deco Olivia D Crédito: Daniel Karp

  • Cortina roller
  • Cortina romana
  • Cortina oriental
  • Cortinas tradicionales

BARRALES. Si la ventana se abre para adentro, el barral debe superar el ancho del marco. El sistema de colgado es con argollas, presillas o pasantes. Telas: todas, desde el voile hasta el terciopelo.

ROMANAS. Este sistema pliega la cortina en forma horizontal por medio de cordones que pasan por la parte posterior de la tela. Se pueden hacer con o sin varillas horizontales, lo que cambia el efecto de plegado. Quedan muy bien solas o como complemento de otro sistema. Telas: algodón, bengalina, black-out y panamá.

ROLLER. Un sistema perfecto para agrandar el espacio. Por lo general se usa con blackout o tela sunscreen. Esta malla, a diferencia del blackout, permite el paso de la luz en el grado que se necesite. Telas: blackout, sunscreen.

Cortinas roller Quantum, de Hunter Douglas
Cortinas roller Quantum, de Hunter Douglas

PARA TENSORES. Ideales en espacios, de paredes irregulares o ventanas difíciles. Hay que tener en cuenta que, en el caso de una tela muy pesada, el cable irá perdiendo tensión. Si se trata de un género liviano, la cortina se cuelga mediante broches o presillas. Para una fácil apertura, el tensor debe sobresalir por los costados de la ventana. Telas: voile, gasa, lino, organza.

VISILLOS. Una buena elección para puertas con vidrios o sobre el marco de la ventana. Además, al usarse generalmente con telas traslúcidas, brindan privacidad sin impedir el paso de luz. Telas: gasa, encaje, voile, lino.

PANELES ORIENTALES. Un recurso para las decoraciones modernas son los paneles orientales, que prolongan las líneas simples de esos ambientes al revestimiento de las ventanas. Corren por guías en la parte superior y tienen contrapesos en la parte inferior. Así se logra que la cortina tome la forma de paneles que pueden desplazarse en forma independiente. Telas: todas

Paneles orientales de arpillera en la cocina de Clara Houssay, de Hachez Home
Paneles orientales de arpillera en la cocina de Clara Houssay, de Hachez Home Crédito: Daniel Karp

BANDAS GIRATORIAS. Hecha con bandas de tela colocadas en posición vertical, son aptas para grandes superficies por su peso ligero. Brindan una efectiva protección frente al sol y una óptima aislación térmica. Se realizan a medida en telas tratadas para evitar que se abarquillen o se doblen.

CON RIELES. Aptas para cualquier tipo de ventana. Si se trata de ventanas con apertura hacia adentro, sólo hay que calcular unos centímetros más de cada lado para que la cortina quede en el borde. Los rieles pueden ser de plástico o metal, para telas más pesadas. Los hay dobles o triples para colocar capas superpuestas. Telas: todas.

Con interiorismo de la firma Batavia, obra del estudio madrileño Ábaton
Con interiorismo de la firma Batavia, obra del estudio madrileño Ábaton Crédito: Belén Imaz

¿Cómo calculo la cantidad de tela?

Persianas americanas de lapacho y cortinas para barral en organza de lino en el living de Carolina Biercamp
Persianas americanas de lapacho y cortinas para barral en organza de lino en el living de Carolina Biercamp Crédito: Javier Picerno

Para cortinas tradicionales, se calcula aproximadamente el triple del ancho de la ventana, aunque ahora no se usa con tanto frunce: puede variar entre dos veces y media o un poquito menos.

Por ejemplo, para una ventana de 2m de ancho x 2,20 de alto, se necesita entre 5 o 6 metros de tela (si el ancho de la tela es de 3m) o 9m (si es de 1,40).

Para cortinas orientales o romanas, la cantidad de tela es del ancho y el alto de la ventana más 20cm extra para cada paño.

Las medidas por lo general se toman de marco a marco más diez centímetros de cada lateral. La distancia al piso por lo general es de 1,5cm o también pueden ser que arrastren y se calcula unos cinco centímetros más de la altura total.

¿Cómo se limpian las telas de las cortinas más comunes?

Teatrales, los cortinados de géneros pesados dan calidez y se complementan con prácticas roller para filtrar la luz
Teatrales, los cortinados de géneros pesados dan calidez y se complementan con prácticas roller para filtrar la luz Crédito: Daniel Karp

  • Voiles o gasas: En el lavarropa, siempre con agua fría y lavados cortos con centrifugado suave. Se pueden colgar húmedas para evitar el planchado.
  • Panamá, madraz, rafia: también pueden lavarse en lavarropas. Es muy importante mojar la tela antes de confeccionarlas, ya que siempre toman con el primer lavado.
  • Forradas, de seda natural o telas de tapicería como pana: sí o sí limpieza a seco por gente especializada.
  • Roller de black out o sun screen: con un trapo húmedo con jabón blanco. Jamás usar limpiadores en crema, ya que corroen las telas.

Recomendaciones generales

Crédito: Daniel Karp

  • Por lo general, las cortinas se limpian dos veces al año. Pero depende mucho el uso que se les dé, o si están expuestas sobre alguna avenida muy transitada.
  • Las cortinas jamás se deben dejar en remojo: la suciedad de las telas proviene del hollín y, si se dejan reposar en un medio líquido, éste se impregnará en el tejido.
  • Hay que asegurarse de lavar la tela antes de su confección, así no encojen en el primer lavado.
  • Siempre se recomienda quitar los ganchos del tipo alfiler para que no levanten puntos de la tela ni la manchen de óxido.
  • En el caso de los ganchos cosidos -que no se oxidan porque son de mejor calidad-, lo ideal es atar el cabezal de la cortina con una banda elástica o una cinta.
  • En contra de lo que dice el folclore, no porque se las cuelgue húmedas las cortinas van a quedar perfectamente planchadas: ¡eso se consigue solo con la plancha!
  • Cuando los cortinados están muy expuestos al sol, lo más aconsejable es usar géneros con poliéster, que lo soporta bastante bien.

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.