Los camping ahora son high tech

Parlante inalámbrico vinculado al celular para musicalizar el fin de semana
Parlante inalámbrico vinculado al celular para musicalizar el fin de semana Fuente: LA NACION - Crédito: Patricio Pidal/AFV
Natalí Ini
(0)
22 de diciembre de 2018  • 00:32

Cargar el celular o la linterna con paneles solares, utilizar esa energía renovable para calentar el agua para el mate y hasta hacer un microcine en la carpa con un proyector para smartphones forman parte de la experiencia high tech disponible para quienes quieren irse de camping. Pero no solo eso: las aplicaciones de mapas y pronóstico del tiempo también modificaron algunos hábitos de quienes acampan. Y aun cuando quedan muchas zonas sin señal de 3G o 4G, las versiones offline de las aplicaciones y los módems portátiles permiten que la tecnología nos acompañe en la aventura.

Francisco González Táboas tiene 36 años, es observador de aves, trabaja en el área de comunicación de Aves Argentinas y desde chico, épocas en las que era scout, disfruta mucho de acampar. Por trabajo o por placer, acumula varias noches en carpa y cuenta que la experiencia cambió mucho, sobre todo de la mano de los smartphones. En sus viajes de relevamiento le resulta imposible salir sin sus cargadores portátiles que alimentan el celular, la cámara de fotos y la linterna. "Si se que voy a estar un día sin acceso a electricidad, administro muy bien mis baterías y me aseguro de que los cargadores estén al 100%", dice Francisco. Aparte está el capítulo conexión a internet. "En mis viajes voy a muchos lugares sin conexión ni señal, por eso me encargo de chequear los campings con buen wifi. Voy bastante a Entre Ríos y Corrientes, ahí ya sé cuáles tienen buen servicio". Cuando vuelve al camping a la noche y el cielo está despejado, abre la aplicación Sky Map y apunta su celular al cielo; al moverlo identifica estrellas, constelaciones y planetas. Ahora bien, si el clima no acompaña, se mete en la carpa y ve series en su celular.

Es cierto que acampar tiene la magia de poder hacerlo en lugares remotos sin acceso a la electricidad ni cercanía con centros urbanos. Para reemplazar los generadores convencionales se desarrollaron distintos elementos que usan energía solar para funcionar, lo que resulta más liviano, portátil y ecológico. El cargador de batería de paneles solares, por ejemplo, ya está bastante extendido, hasta el punto de que desde el año pasado EXO comercializa una mochila con panel solar que tiene salida USB para conectar directamente a los dispositivos, y trae una batería portátil con linterna para mantener en carga, por ejemplo, durante el trekking. También hay elementos que emplean la luz solar para transformarla en calor, como los termos Solarmate, que reflejan la luz solar en unas alas metálicas y ese calor puede llevar el agua a punto de ebullición o mantenerla caliente para infusiones o sopas en media hora.

María Di Pierri incorporó la energía solar a sus visitas anuales a Villa de Las Rosas en el cerro Champaquí, Córdoba. Con su pareja y amigos, eligen este destino con la idea de desconectarse; arriba de las sierras no hay electricidad y no usan mucho más que el GPS que se alimenta a través de cargadores de paneles solares con USB. "Cargan más lento de lo que estamos acostumbrados con la electricidad", dice María, que disfruta de hacer trekking y sostiene que el cambio más notable de los últimos años es la reducción del peso del equipamiento. Francisco recuerda que años atrás cargar las prendas y el calzado era algo tedioso; hoy, con la opción de las camperas de pluma, las zapatillas de trekking ultralivianas y las toallas de microfibra de secado rápido, el equipaje se redujo significativamente. Con las carpas, por ejemplo, una iglú para dos personas como la Doite Himalaya pesa menos de 3 kilos, y para cuatro personas, 7 kilos.

Cargar el smartphone con el panel solar de la mochila ahora es posible
Cargar el smartphone con el panel solar de la mochila ahora es posible Fuente: LA NACION - Crédito: Patricio Pidal/AFV

Conectividad, ante todo

La infraestructura de los campings también se modificó en los últimos años. El Camping Bahía de los Lobos tiene como prioridad la mejora del wifi para este verano porque es un servicio cada vez más demandado. Al recorrer Bahía de los Lobos, lo que más se ve son los parlantes bluetooth. Atrás quedó el baúl abierto del auto con música a todo volumen; ahora los parlantes de todos los tamaños y colores que se cargan vía USB están al lado de la parrilla o cerca del mate. Sebastián Taverne fue a pasar el día al camping, llevaron cosas ricas para hacer un picnic, un gazebo para repararse del sol y el parlante inalámbrico bien cargado. "Lo llevo a todos lados, suena muy bien, estuvimos dos semanas acampando en el sur y con la opción offline de Spotify teníamos música constantemente".

Para Pilar Cedras, diseñadora gráfica de 44 años, el wifi no es un tema menor. Le gusta viajar sola, este año estuvo en Uruguay, en campings cerca de la playa en La Paloma, Valizas y Punta del Diablo. "Hago una búsqueda exhaustiva de opiniones en portales tipo TripAdvisor por el tema del wifi, sé que en parcelas abiertas es difícil tener buena señal o que a veces solo agarra cerca de la administración o en los ambientes cerrados y eso es un garrón", dice Pilar, a quien no le preocupa tanto estar comunicada, sino procurarse entretenimiento para los días de lluvia, poder navegar, ver series o escuchar música desde su tableta.

Para los que no quieren arriesgarse a que el wifi falle, están los módems portátiles, como el MI FI de Personal, de conexión inalámbrica a internet utilizando la red 4G+ de Personal en la notebook, en el auto o la tableta. Para tener una referencia, una hora de visualización de una serie por streaming consume entre 200 MB y 1 GB de datos, dependiendo de la plataforma y la conectividad en el lugar. Los planes van de 1 a 10 GB.

Mientras tanto, quedan algunos campings que optan por no brindar servicio de wifi, como Kapawa, que tiene instalaciones para campamentos de chicos y jóvenes. Su director, Ariel León, dice que muchos colegios prefieren que los chicos se conecten solo por la noche unas dos horas, y otras veces ni siquiera eso. "Nosotros formamos parte de una suerte de contracultura, la idea es que los chicos vengan acá a desconectarse. Ellos saben que acá no habrá actividades con el celular, no es que se sorprenden", dice.

La opción offline de las aplicaciones es la gran aliada de Francisco. La que más usa es Maps.me para reemplazar el GPS. Baja los paquetes por provincia o región cuando tiene señal, y luego con el GPS del celular tiene la localización aunque no tenga internet; también le gusta Wikiloc, que tiene rutas y puntos de interés para senderismo. "La app de Aves Argentinas funciona offline, cuando estoy en relevamiento voy cargando fotos, grabaciones de cantos, descripciones, y en cuanto el celular agarra señal, se suben. Cuando lo diseñamos, sabíamos que era fundamental la opción offline porque muchas veces acampamos en el medio de la nada", dice Francisco, que destaca que estas aplicaciones son pesadas en términos de memoria, pero valen la pena.

Cuando se acampa en familia y con chicos, los días de lluvia pueden hacerse largos y la tecnología es una herramienta de diversión. Netflix también tiene su versión offline, Se pueden descargar las series o películas cuando hay conexión para poder verlas en otro momento sin acceso a internet; se descarga en la aplicación y cuando vuelve a tener acceso a wifi descarga el capítulo siguiente de manera automática. Ricardo estuvo acampando con sus hijos de 8 y 11 años, y adentro de la carpa vieron películas con el proyector Insta-Share Projector de Motorola que funciona con los celulares de la familia Moto Z, con el que se proyecta fácilmente hasta 70" en superficies planas. "Estábamos en el sur, en una zona sin señal de ningún tipo; me ocupé de descargar las películas en la app de Netflix y lo proyectamos sobre la tela de la carpa. El proyector se conecta al celular y tiene una patita que te permite elegir la inclinación, así que lo podés apoyar en el piso, por ejemplo, y proyectar en el techo. O apoyarlo sobre una mochila y proyectar en la pared de la carpa. Anda bárbaro", dice Ricardo, que sorteó la lluvia con un microcine en la carpa. Para tener una experiencia de mayor calidad, recomienda llevar un parlante bluetooth ya que el audio del celular puede no ser suficiente.

Atentos al clima

La decisión sobre si prender el fuego o lavar un poco de ropa hoy se toma con la aplicación del clima en mano. También son útiles para redefinir rutas o planes al revisar los pronósticos. Las más populares son WingdGuru, que tiene versión paga o gratuita y da una información bien detallada por hora, y AccuWeather.

Las rutas de los mochileros que acampan también se modifican según lo que arrojen aplicaciones como Carpoolear, que une viajeros en auto con quienes están buscando un aventón, y que como muchas de las innovaciones de los últimos años, tiene como fin último contribuir al medio ambiente, en este caso haciendo un uso más eficiente de los autos. El año pasado, Bárbara viajó junto a tres amigas al sur y al buscar un viaje en Carpoolear que las acerque, encontraron dos chicos que se dirigían en casa rodante hasta Bariloche: "Tuvimos suerte de dar con un vehículo grande porque éramos cuatro chicas con mochila, bolsas de dormir y carpa. La aplicación da la posibilidad de chatear con el conductor y avisar si uno tiene mucho equipaje", dice Bárbara, de 23 años, que usa bastante la aplicación y que la considera más redituable y divertida, porque le permite conocer gente.

Vivir por una semana en el desierto podría ser lo más extremo en términos de acampar. Una vez por año en Nevada, Estados Unidos, se monta una ciudad en el evento Burning Man, que se hace desde 1987 y que en la actualidad incorporó mucha tecnología para el armado de las viviendas de cada campamento; algunas son de madera, otras están hechas con paneles aislantes.

Ignacio Roizman asiste a Burning Man desde 2011 y este año vio algunas herramientas tecnológicas que lo sorprendieron: "Para el momento del armado, pudimos construir nuestro hexayurt (casas de fácil armado hechas de materiales aislantes) con destornilladores a batería que se cargaban vía USB; también había muchos generadores silenciosos y cocinas casi industriales que funcionaban por energía de paneles solares".

La energía solar funciona a máxima potencia porque en el desierto el sol no descansa. Una app que estaba bastante expandida en Burning Man era FireChat, que consiste en un chat que no necesita señal de internet ni de teléfono y que depende de la densidad de gente que la tenga activa para funcionar. Para quienes estén pensando en viajar al exterior, en Estados Unidos hay un dispositivo muy popular para acampar que resume el camping high tech, ya que une algo tan antiguo como el fuego con algo tan contemporáneo como la carga de celulares y linternas. Es el BioLite CampStove, que funciona como una estufa: al quemar ramas genera electricidad y por un lado, es cargador de USB y, por otro, calienta agua o cocina alimentos.

El termo solarmate, un aliado imprescindible para los amantes de la vida al aire libre
El termo solarmate, un aliado imprescindible para los amantes de la vida al aire libre Fuente: LA NACION - Crédito: Patricio Pidal/AFV

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.