Los microbios también pueden ser amigables