Martín Caparrós

En su novela anterior, La historia, imaginaba una civilización; ahora, Seix Barral lanzó Un día en la vida de Dios, donde se atreve a jugar con universos enteros
(0)
26 de agosto de 2001  

1. Con este libro, ¿querías descansar de la Argentina?

-No, intento cansar a la Argentina. Con este, y mis otros libros.

2. ¿Sospechabas que eras escritor de ciencia-ficción?

-De mí puedo sospechar cualquier cosa.

3. ¿Sufrió Dios al crear el hemisferio sur?

-No, para mí que se reía. Somos su carcajada.

4. ¿Qué están diciendo tus bigotes manubrio?

-Que los tímidos encontramos formas de disimularlo...

5. ¿Alguna otra coquetería?

-Todas. Pero la coquetería principal es que no se note.

6. ¿Te sorprende tu hijo?

-Sí. A los 10 años, está en la edad de tomarme el pelo... Y aunque tengo poco yo me dejo.

7. ¿Y los discursos políticos?

-Me sorprende notar que aún espero que alguno me sorprenda.

8. ¿Confiás en los malvados que nunca cambian?

-No, justamente desconfío de lo que no cambia; como las religiones, inmóviles por excelencia.

9. ¿Te pasó de terminar enfrentado con amigos?

-Sí, y no caigo en el facilismo de pensar que entonces no eran amigos. Me pasó... y aún me duele.

10. Ser original, ¿es un karma?

-¡Cuando yo lo consiga te cuento!

11. ¿No te vas del país por el dulce de leche?

-Hay un lugar en la Rue de Gerard donde venden uno exquisito; si no me voy es por mi hijo Juan, y otros dulces más secretos.

12. ¿Cuándo te sentiste corresponsal de guerra?

-Por desgracia, los frentes de la guerra hoy están por todos lados.

13. ¿Cómo te agarró el periodismo taurino?

-Diría que por los cuernos, pero temo ser mal interpretado.

14. ¿La voluntad puede torcer la historia?

-Hacia delante, la historia está sin escribir: la voluntad ayuda a encauzarla.

15. ¿Sos buen cocinero?

-Antes que fraile. Es una de las pocas formas decentes de dar placer al cuerpo del otro.

16. ¿Con qué regás tus cenas?

-Aquí debería ponerme voltaireano, y decirte que con buenas palabras; pero lo único que traigo de mis viajes, además del cansancio, son botellas de vino.

17. ¿La ventaja de tener padres psicoanalistas?

-Que todo tenía un sentido, incluso el hacer ruido al tomar la sopa.

18. ¿El error paterno que no repetirías?

-Llevar a mi hijo reiteradamente a la cancha de River.

19. ¿Y ése no era tu cuadro?

-No, yo siempre fui de Boca, por supuesto. ¡Por eso digo!

20. ¿Cómo fue transitar la Sorbona?

-Debería agradecer a los militares argentinos que me obligaron a seguir mi educación afuera, en un lugar donde aprender era un placer y no una imposición.

21. ¿Qué es el presente, para un licenciado en historia?

-"Ayer se fue, mañana no ha llegado, hoy se está yendo, sin parar un punto...", dijo Quevedo.

22. ¿La memoria es privilegio de pocos?

-Pienso que no; pero parece que fuera un privilegio el saber qué hacer con ella.

23. ¿Plantaste un árbol?

-No. Por suerte, no es lo único que me falta hacer.

24. ¿Visitaste playas nudistas?

-Varias veces, pero las dejé espantado al ver cómo el erotismo se diluía en la arena.

25. ¿Habrá un universo sin corrupción?

-La corrupción, en la naturaleza, permite que todo muera para renovarse; pero aquí lo entendieron mal, como siempre.

26. ¿Llegamos al año 2100?

-A mí, no me veo con chance.

27. ¿Qué te gustaría decirle a Einstein?

-Algo que leí hoy mismo: por no sacar una conclusión más de su famosa teoría, no llegó a ver que el universo estaba en expansión.

28. ¿Adónde irías de juerga con Shakespeare?

-Dada cierta fama suya, a un lugar donde nadie nos viera, a ver de qué sería capaz yo por merecer uno de sus sonetos...

29. ¿Qué te hizo ver más, los libros o los viajes?

-Todo: se trata de aprender a leer unos y otros.

30. ¿Separadito y sin apuro?

-No, vivo corriendo, apuradísimo.

31. ¿Siempre hay que elegir entre dos males?

-Eso es lo que intentan hacernos creer. Hay que buscar lo deseado, no resignarnos a lo impuesto.

32. ¿Se puede recuperar la inocencia?

-No, la inocencia sólo lo es cuando se ha perdido...

33. ¿Qué cambiarías de vos mismo?

-Quizá la estúpida idea de que no tenía que cambiar nada.

34. ¿Combatís tus defectos o los dejás pastar?

-Combato con ellos y me ganan.

35. ¿Podés nombrar uno?

-Preocuparme de más por la elegancia, en las actitudes y la forma de decir las cosas...

36. ¿Sos obsesivo corrigiendo?

-Sí... Tengo un crítico insoportable dentro.

37. ¿Estás más cómodo en radio que en TV?

-Muchísimo más cómodo. ¡Por eso nunca hago radio!

38. La lucidez, ¿se paga cara?

-Si la encontrara, pagaría hasta lo que no tengo por ella.

39. ¿El mejor día de la semana?

-El lunes, porque todo es posible todavía...

40. ¿El mundo te duele entero o por partes?

-Mi abuela me dijo que lo de las partes es una obscenidad; y yo creo que el mundo es uno solo.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?