No hace falta irse hasta el Machu Picchu para hacer un viaje místico, acá también podés vivenciar la nueva tendencia de viajes: desconectarse para volver a uno mismo en un entorno natural conmovedor ante el que nadie puede quedar inmune.
No hace falta irse hasta el Machu Picchu para hacer un viaje místico, acá también podés vivenciar la nueva tendencia de viajes: desconectarse para volver a uno mismo en un entorno natural conmovedor ante el que nadie puede quedar inmune.
(0)
30 de mayo de 2019  • 16:51

Durante el último tiempo, son muchas las personas que han sabido leer la energía de la selva misionera. Ellas han creado retiros de yoga, meditación, terapias alternativas con sus cuarzos, cursos de cocina consciente y paseos de auto-descubrimiento. Esta es una guía para escaparse del caos urbano y sincronizar con un escenario maravilloso, repleto de leyendas sagradas y sabiduría de los pueblos originarios.

Aguas sanadoras y baño de luna

Los iones negativos que se liberan en la enorme caída de la Garganta del Diablo ayudan al organismo a relajarse y reducir el estrés. Si a esto le sumamos la energía de la luna en su fase más potente, redondo. El Paseo por las cataratas del Iguazú con luna llena es una experiencia que muchos anotan en su lista de deseos. Y no es para menos. Se realiza cinco noches al mes en el Parque Nacional con tres salidas grupales diarias que llegan hasta la Garganta del Diablo y duran dos horas y media. La caminata se vuelve más misteriosa aún cuando la luna se entremezcla con las nubes que la abrazan, que revelan, y también ocultan, las estrellas. Durante el camino se conocen los hábitos nocturnos de muchos animales, leyendas y mitos. Si el paisaje de las cataratas es difícil de creer de por sí, de noche adquiere nuevos adjetivos. Una invitación a buscar nuevas formas de expresión, celebrar los pequeños logros y recargarse con un baño de Luna."

Conexión con la madre tierra

En plena Selva del Alto Iguazú, Yacutinga Lodge ofrece exactamente eso: en el ambiente de mayor biodiversidad de la Argentina, la idea es incentivar la relación con la naturaleza, buscar el reencuentro y el balance que propician el buen descanso, sentir la paz que brinda el entorno exuberante y rico en expresiones de vida silvestre. Picaflores, mariposas azules y tucanes se van apareciendo mientras avanzas por los senderos de este proyecto de conservación basado en el turismo sostenible. Esta reserva de selva originaria se protege con la llegada de viajeros que se internan en el ecosistema para descansar y aprender de él. Caminatas guiadas y navegaciones en aguas tranquilas.

Además, esquinitas maravillosas para meditar y ejercitar la respiración. También se brindan talleres de "cocina despierta" con un enfoque holístico, reuniones de yoga al amanecer, al anochecer y en el jardín de los colibríes. Entre otras asombrosas tareas que se llevan adelante en este espacio, está el rescate de orquídeas, la ronda de mantras para elevar chacras y relajación con cuencos tibetanos.

La próxima fecha del retiro en el jungle lodge con todo incluido es del 14 al 17 de Junio 2019, y luego vuelve a realizarse del 14 al 19 y del 23 al 28 de julio.

El poder de las piedras

Antiguas leyendas atribuyen el poder curativo de la naturaleza a los cristales, que restauran el equilibrio de las vibraciones físicas, emocionales y espirituales. No hay dos gemas que sean iguales, cada una tiene su huella dactilar de color según la luz que absorbe y refleja. Para conocer todos estos misterios, vale dirigirse hasta Wanda (a menos de una hora de Puerto Iguazú) y visitar la primera mina argentina que vive del turismo en lugar de la explotación de minerales. "Vienen a visitarnos de todo el mundo, para tocar las piedras, que absorben 120 vibraciones por minuto. La energía del mineral desinflama, y si hay un dolor es porque hay inflamación", sostiene Olga, que hace 14 años trabaja en Compañía Minera Wanda. El contenido de las géodas (que se extrae manualmente a martillo y cincel durante una semana) va variando, y así también los colores y sus atributos. "Las violetas, que son las amatistas, transmutan y rechazan la energía negativa, por eso representan a la paz mundial; las rosas relajan; las marrones protegen; las turmalinas negras ayudan a la buena circulación de la sangre y combaten los dolores de hueso. Dicen que es bueno tenerlas en las casas y los lugares de trabajo, lavarlas con agua y sal y secarlas a la luz del sol o de la luna para que absorban esa energía y la transmitan a las personas cuando la necesitan", cuenta Olga. Y advierte: "Muchas veces hay personas que tienen minerales simplemente porque se los han regalado, pero no les dan la importancia que se merecen. Si se quiebran es porque han absorbido una energía muy negativa".

Aquí mismo funciona el Centro de Meditación Misiones: un lugar cargado de energía gracias a las propiedades de los cuarzos que lo conforman. El elegido de grupos de masajes, profesores y alumnos de disciplinas orientadas a liberarnos del stress, depresiones y ansiedades. Ofrece retiros y cursos e instrucción de yoga. "Con la expansión del turismo en Iguazú surgieron nuevas posibilidades" explica Gretel, a cargo del centro. "Este año comenzamos con una modalidad de turismo dirigido, que nos permite manejarnos mejor con pequeños grupos de 10 personas, organizados previamente. Todo está orientado a ofrecer un espacio de tranquilidad , de reflexión y de contemplación, lejos de los trajines de la vida diaria. Eso como destino, nos da un valor agregado diferencial".

Una vivencia transformadora

"No es necesario que te retires, es necesario que te encuentres", dispara Adriana Paoletta. "Quizás te levantes soñando caminar descalzo por la hierba, en silencio, mojando tus pies en los primeros ecos del amanecer. Respirar la intensidad de la selva. Atardecer junto al fuego. Abrazar a quien tengas a tu lado". Sus programas apuntan a desatar los nudos internos y encontrar la salida a los laberintos mentales sin respuesta. Los ciclos se realizan en Terra Lodge (Av. Posadas 618) , unas cabañas de madera de tratado ecológico (sin contaminantes nocivos para la salud). El agua mineral del complejo es extraída de una perforación de 108 metros lo cual le confiere altos principios minerales, excelente presión y un sabor inigualable, de alto valor terapéutico. En este contexto se realizan workshops de meditación en la selva con un tipo de yoga psico- neuro-emocional que busca la sanación de la biografía espiritual a través de la literatura sagrada. Paz, aventura y relax de la mano de una especialista en el arte de la meditación.

Encuentro de culturas

Yrapú ("sonido del agua" en guaraní) es una reserva natural que forma parte del ecosistema del Parque Nacional Iguazú. Es un apacible bosque de 600 hectáreas con árboles de más de 400 años, como la Caña Fistola y el Palo Rosa. En ese espacio, hoy destinado al turismo, los miembros de la comunidad Mbya guían al turista a través de los senderos, para avistaje de aves y reconocimiento de plantas y animales de la zona. ¿El desafío? expandir la consciencia.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.