Las propuestas para conocer la región se multiplican más allá de Cataratas, con opciones que suman valor a una visita. De un safari fotográfico y caminatas interpretativas, a navegación por el Paraná, alta cocina nativa y la ruta de la yerba mate.
Las propuestas para conocer la región se multiplican más allá de Cataratas, con opciones que suman valor a una visita. De un safari fotográfico y caminatas interpretativas, a navegación por el Paraná, alta cocina nativa y la ruta de la yerba mate.
(0)
4 de junio de 2019  • 18:15

"Quisiera que los viajeros se lleven más que una foto en las Cataratas, que entiendan dónde estuvieron", anuncia Guillermo su intención como guía de turismo. "Para nosotros, la razón para venir es la selva, es donde tenemos la profunda riqueza", sentencia este joven de Buenos Aires que después de ser coordinador de grupos por Sudamérica, se mudó a Misiones para trabajar en turismo. Y no se equivoca: cada vez son más las opciones para conocer este territorio y cada vez son más los viajeros que se acercan para aprender y disfrutar de él. Aquí compartimos 3 ideas para volar a Puerto Iguazú y redescubrir el alto contenido de esta provincia que es 65% bosque nativo.

Mirá lo nuevo de Puerto Iguazú

02:25
Video

1.Tropicalismo de eco lujo

Una nueva manera de viajar que combina naturaleza y estilo con responsabilidad ambiental, de parte de los viajeros y de los hoteles. Para construir Awasi en la reserva 600 Hectáreas se aprovecharon los claros de la Selva Yriapu (una zona designada para los emprendimientos turísticos de bajo impacto). A este compromiso verde del espectacular Relais&Chateaux que abrió a 20 minutos de las cataratas se suma un amplio menú de experiencias auténticas en locaciones extraordinarias para dar a conocer el entorno con un servicio personalizado de guías y vehículo 4x4 a disposición del huésped. Alta cocina nativa (impresionante la cena de pasos maridados), interiorismo guaraní y privacidad absoluta en 14 villas construidas sobre pilotes, cada una con su propia piscina y con una biblioteca sobre palmeras, orquídeas, mariposas de Misiones, secretos de la naturaleza argentina y la sabiduría ancestral de las plantas americanas.

Todo comienza con la recogida por el aeropuerto y una reunión de briefing que da paso a la aventura. "Le mostramos al visitante el contexto en el que está, las distintas eco-regiones del país, y hacemos hincapié en las dos cuencas principales de Sudamérica, que son la Amazonia y la del Plata, para que se hagan una idea de la naturaleza y la geografía. Los viajeros que recibimos están interesados en estos temas y en la historia jesuítica. Si bien la mayoría viene por Cataratas, después se sorprende de todo lo que la visita implica", detalla Guillermo mientras despliega los mapas. Nos sirven un cóctel con granita de yerba mate y una tabla de quesos que se acompaña con una mermelada de yacaratiá, un árbol nativo del que se come tanto el tronco como el fruto, de la familia de la papaya. "Tenemos muchas actividades para descubrir la selva paranaense, la importancia de los ríos -en Misiones tenemos más de 700 cursos de agua- y del corredor verde, que es una de las áreas de preservación más grandes, trinacional, y es clave para conocer la región. Parte de allí y pasa por Urugua-í (que es más grande incluso que el Parque Nacional Iguazú) y las sierras de Misiones", detalla Guillermo.

En este formato de all inclusive premium, el visitante puede escoger los paseos. Las excursiones de medio día (las más cercanas a Awasi) son al refugio GüiráOga que también funciona como un hospital de animales o dos aldeas guaraníes. "Lo más interesante de esta actividad es que depende de la gente, según sus preguntas, según cuánto indagan puede transformarse en un encuentro de culturas para entender la lucha guaraní en defensa de sus tradiciones". Nosotros partimos a navegar el Alto Paraná, después de transitar por la ruta 12 hasta Puerto Libertad. Tras 20 minutos de lancha río arriba, bajamos al Urugua-i y escalamos a unos aleros de piedra donde se descubrieron restos arqueológicos que datan de antes de los guaraníes.

Entre las salidas de un día está Yacuy, una reserva a la que se llega después de atravesar el Parque Nacional Iguazú por la 102, una hermosa ruta colorada que contrasta con la selva. Hay varios senderos de diferente duración para hacer caminatas interpretativas. Otras propuestas son las ruinas de San Ignacio Miní y el Parque Provicnial Urugua-í, que tiene una mayor preservación: "Como no tenía un acceso fácil al río está menos talado. De los cinco tucanes que tenemos en esta provincia todos se pueden ver, es ideal para bird watchers", cierra nuestro guía personal de Awasi.

Para aprovechar: tarifa promocional hasta el mes de octubre.

2.Yerba Mate Tour

Nuestra bebida es un boom en otras partes del mundo (en Brooklyn acaba de abrir un yerba mate bar) y vos todavía no visitaste el territorio de dónde viene. Viajamos al origen de una de nuestras costumbres más genuinas con la visita guiada que propone la nueva generación de Yerbatera.com: "La idea de abrirse al turismo surgió en un viaje que hicimos con mi papá a Mendoza, donde vimos que muchas bodegas reciben a los visitantes para explicarles la elaboración del vino. Nos gustó y queremos hacer algo parecido aquí, en 2 de mayo. Recibir grupos para que puedan ver la cosecha familiar, el día a día de las personas que realizan esta labor hasta la entrega, el secado, el estacionamiento y el envasado de la yerba mate, para cerrar con una degustación de los diferentes tipos que producimos. Con la apertura de un hotel aquí cerca, nos decidimos a hacerlo", relata Joselo. Para llegar hay que dirigirse hacia San Vicente, que queda a dos horas y media de Puerto Iguazú.

Para el joven, sólo los lugareños son grandes conocedores de toda esta cultura: "A ellos sí tenemos que contarle todo con mucha propiedad, en cambio si salís de Misiones la gente no sabe, y nosotros tenemos mucho para transmitir", advierte desde su empresa que trabaja solamente con productores pequeños, con familias que realizan la cosecha en sus propios yerbales y la acercan en sus camionetas.

Por su parte, Karla Johan sostiene que "el 80% de la gente que desea informarse acerca del mate son extranjeros y el 20% locales que desean profundizar sus conocimientos". Para la sommelier de mate y especialista en infusiones, los viajeros que buscan cultura quieren conectarse con el lugar, su comida regional y bebidas: "Hace años que vengo abriendo el mercado de Asia, Europa y América con el mate. Me encanta volcar mi experiencia y la idea de poder aportar al turismo de mi provincia y del país, con propuestas innovadoras como son las charlas acompañas de yoga e infusiones que hacemos en Puerto Iguazú". Karla destaca, además, el hecho de que el destino haya ganado el reconocimiento como una de las Nuevas 7 Maravillas Naturales: "Fue un paso muy importante para ponernos definitivamente en el mapa mundial como destino turístico. Esto nos motiva a mejorar y capacitar al personal, para ser cada vez más competitivos, y al mismo tiempo, a preservar más que nunca la naturaleza". Muchos turistas encuentran en los recursos de la selva nuevas formas de alimentación con ingredientes que fortalecen sus organismos. Misiones tiene una amplia sabiduría en materia de infusiones, y en los talleres de Karla se pueden aprender los secretos de los ingredientes naturales y sus increíbles historias; la próxima fecha es del 17 al 19 de agosto en El Pueblito de Puerto Iguazú. Allí mismo, en La Aripuca, el emprendimiento Cucurucho invita a probar helado artesanal de yerba mate, alfajores caseros de yerba mate y otros productos elaborados con una flor comestible llamada rosella: "Crece únicamente en Misiones y es utilizada para postres, mermeladas, té. Nosotros en el local tenemos helado y jugo de rosella. Nuestra propuesta es ofrecer novedades a los turistas con productos que los sorprendan, utilizando materias primas de nuestra provincia", cuenta Ane.

3. Cataratas después de la Garganta del diablo

Las majestuosas Cataratas se encuentran en el interior del Parque Nacional Iguazú, que además incluye un área de preservación de 67.720 hectáreas. Se trata de un sistema de 275 saltos de agua en plena selva paranaense, por lo cual hay mucho más para ver. El Sendero Macuco es el más salvaje: un camino de tierra que atraviesa el territorio del mono Caí y culmina en el bellísimo Salto Arrechea, con su pozón de agua. Otra opción es contratar un safari fotográfico con guías de turismo en grupos reducidos. Si o si hay que caminar el circuito inferior y el superior para deslumbrarse con otras cascadas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.