Norman Erlich

No contento con actuar y dirigir, el humorista va por su cuarto libro: Cómo sobrevivir a una mujer judía, donde la ironía y la ternura van de la mano
(0)
16 de diciembre de 2001  

1. ¿Cuántas mujeres judías lo marcaron?

–Muchas: todo un conglomerado familiar.

2. ¿Qué opinó su señora del libro? –Me sugirió que escribiera otro, contando cómo sobrevivir a una mujer gallega... y a sus parientes.

3. ¿Sus problemas son económicos o sentimentales?

–Nada de eso, mis problemas son todos existenciales.

4. ¿Le gustaría manejar el mundo?

–¡No..! Es un trabajo que no paga.

5. ¿A quién le debe plata?

–Absolutamente a nadie.

6. ¿Me define su humor?

–Es inteligente y agudo. Y novedoso: antes, en español, hacer humor judío era sólo reírse de un estereotipo, el amarrete.

7. En otros idiomas, ¿todo fue diferente?

–Sí, sí: el humor judío en inglés es maravilloso. Siempre hubo grandes escritores y comediantes, además de muchos monologuistas desconocidos acá.

8. ¿Qué tal fue hacer de gallego en Todo x 2 pesos?

–Me divertí mucho, sobre todo viendo a los otros dos gallegos haciendo de judíos.

9. ¿Descubrió algo nuevo del amor este año?

–Sí, porque hace 11 meses nació mi tercer nieto, el primer varón.

10. ¿Qué le reprocha su médico?

–Todo lo que debería hacer y no hago, que son mil cosas...

11. ¿Algo que no le haya contado al censista?

–Le dije que soy divorciado, pero no le expliqué que mi primera mujer tenía un defecto: respiraba. Y tampoco que estoy feliz con la actual.

12. ¿Cuántos cuerdos quedan en la Argentina?

–Dos: mi analista y yo.

13. ¿Está de acuerdo con que la cara es el espejo del alma?

–En mi caso no: mirarme a la cara ya es algo muy difícil, así que no llegan hasta el alma.

14. ¿El gran cambio que le trajeron los años?

–Yo comencé pintando las características de un pueblo, y ahora siento que me volví más... universal.

15. ¿Qué piensa de la clonación humana?

–Me parece una aberración.

16. En vacaciones, ¿repite lugares, o cambia?

–No, cambio siempre. Pero muchos veranos los pasé trabajando, en Mar del Plata, Córdoba, a veces por el exterior...

17. ¿En cuántos países actuó?

–De América latina, en casi todos. Trabajé también en España, Israel y Estados Unidos, de costa a costa.

18. ¿Qué es el futuro?

–Todavía no es.

19. La frase materna que nunca olvidará.

–Ella detallaba sus dolencias, y al final remataba con: “Pero si vos estás bien, lo mío no tiene importancia”. ¡De ahí salió este libro!

20. ¿Es necesario ser judía para ejercer de idishe mame?

–No. Todas las madres lo son.

21. En el colegio, ¿era de los que hacían reír a todo el mundo?

–Yo fui al colegio del Estado, donde era un zapallo; y también al judío: ahí era gracioso y muy liero.

22. ¿Qué esperaba de la vida a los 18 años?

–Ser actor.

23. ¿Durmió en alguna pensión infame?

–Sí, en Nueva York. Aunque me parece que la de Miami era peor, pero ahí el dueño me había tomado aprecio y me cambiaba las cucarachas todos los días.

24. ¿Qué le divierte más: escribir o actuar?

–Lo mío es actuar, pero ahora estoy cada vez más enganchado con la escritura.

25. ¿Es el creador del café concert judío en español?

–Sí, arranqué en 1974, con un show unipersonal que se llamó Humorovich.

26. La fama, ¿se la debe a la televisión?

–Seguro. Podría haber hecho teatro 30 años más, y seguiría siendo un desconocido.

27. ¿Qué fue del resplandor del teatro en idish?

–Se fueron muriendo el público y los actores, y de a poco se perdió el idioma. Yo le dediqué los 20 años iniciales de mi carrera.

28. ¿Cuál fue su primera obra en español?

–Pan criollo, con Luis Sandrini.

29. ¿De toda anécdota se puede hacer un chiste?

–No. Algunas situaciones no admiten ningún chiste, y otras dan sólo para la salida del momento.

30. ¿Se levanta de mal humor?

–No, nunca: si estoy de mal humor, no me levanto.

31. ¿Guarda muchas fotos viejas?

–Menos de las que quisiera. Tengo tantas cosas, las primeras críticas, grabaciones...

32. ¿Se le da bien la cocina?

–No, no. Seguramente, no apareceré jamás en un programa gastronómico.

33. ¿En qué piensa la Gioconda?

–A nosotros, nos parece profunda y misteriosa, pero en realidad está pensando: “¿Dónde habré dejado los anillos?”

34. ¿Perdona a los políticos?

–No. Ya no los perdono más.

35. ¿El personaje suyo que más recuerda?

–Un viejo profesor de música alemán, que hice en Desgraciado Superstar. Osvaldo Piro venía a verme todas las noches, y se emocionaba: decía que era igual a su maestro.

36. Estar en Café Fashion, ¿era un trabajo o un spa?

–Hay que trabajar mucho para conseguir dar esa sensación de relax.

37. ¿Por qué te quedaste soltero?

–Dígale algo al inventor del matrimonio.

38. ¿Cómo se saca de encima a un pesado?

–Frontalmente. Ya no me interesa quedar bien con nadie.

39. ¿Cuál es su mayor lujo?

–Los amigos y un grupo inmenso de conocidos. Además, los desconocidos que me llenan de afecto por la calle.

40. ¿A quiénes critica?

–A los mediocres de siempre.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.